28 octubre 2009

Lección de Vida


Hay días que por más que trato de evitar estas tentaciones no logro dejarlas pasar, pero es que claramente no soy yo, ellas solas me buscan y lo confieso…soy débil. Y no estoy hablando de mujeres, estoy hablado de situaciones en las que el Karma me utiliza como instrumento de tortura para educar a mis semejantes.

Y yo que soy tan buena y cooperadora, pues no me puedo rechazar a semejante ofrecimiento.

Hace dos días un niño-saurio de 13 0 14 años, de esos que mas que tener bigotes de leche tienen leche en el bigote, andaba por la escuela tirando babas cual típico adolescente de su edad sin aspiraciones, oficio ni beneficio…que ganas de verme cruel tengo hoy jajajaja…en fin el monigote andaba baboseando por la escuela y no se fijo que delante de él había un pequeño poste, del tipo que si lo intentas abrazar no te alcanzan los brazos para hacerlo, sip así de miope esta el escuincle, se estrello en el cual mosco en parabrisas de carretera de cuota, provocándose un chichón de no más de 2 cm de diámetro, que para encontrarlo casi tuve que pedir asistencia de localización satelital lol, porque aunque su señor padre insistía que existía y que el lo había visto, casi como cual indio Juan Diego queriendo convencer a los monjes de que se le había aparecido la virgen, yo nada mas no veía o palpaba, hasta que por fin di con el remedo de cuerno.

Debo decir que desde el momento del accidente hasta el momento de su llegada a mi consultorio habían transcurrido ocho horas, la evolución del cuadro parecía bastante favorable, aparte del leve dolor localizado no había datos positivos o síntomas que me hicieran pensar en esto terminaría en “llámese tragedia” u “otra mente brillante desperdiciada por culpa del algún imbécil al que se le ocurrió ponerle un poste a su paso”... rolleyes

Lo mande a casa con analgésicos y antiinflamatorios, un día de reposo y descanso sin ir a la escuela, el padre insistía en la necesidad de tomografías, resonancias magnéticas o alguna cosita simple como neurocirugía, por lo que concluí que el Discovery Channel no siempre es algo bueno, les explique tres veces detalladamente lo que debíamos hacer y al parecer se marcho contento….biggrin

Ocho de la noche del día siguiente aparece el nene, ¡en la madre!…perdón quise decir… ¡con su madre! Y aunque por más que suplique, la tierra no me trago, después de cinco minutos de plegarias sin resultados efectivos, decidí enfrentarme a lo que me esperaba, y es que después de un tiempo en esto te acostumbras a identificarle “la zanca al pollo”…neutral

Los pase nuevamente al consultorio y escuche el recital del mono, era evidente que se lo había aprendido de memoria, refería dolor en su cuerpecito, sensación de vacío cerebral, (aunque eso pude ser algo mas genético que otra cosa), fuga de ideas, que las extremidades no le respondían, que no tenía ganas de nada más que de comer y ver televisión, ¡Oh por los Dioses, la decadencia de otro genio!…vamos que él y la muñeca fea eran la misma cosa.

Nuevamente soporte el discurso de la madre, ya saben –así murió el primo de un amigo- etc. Todo con la única finalidad de convencerme que era mi obligación solicitarle una tomografía, con su respectiva resonancia magnética por un lado, que poco le falto para pedir una valoración por el Dr. House.eek

Ellos estaba ahí pidiéndolo a gritos y el Karma parado junto a mi…diciéndome, -vamos hazlo que esperas- mientras me picaba con un trinche…aunque ahora que lo pienso… ¿el Karma tiene cuernos, es rojo y carga un trinche?rolleyes

Hice lo mejor que pude para enseñarle que mentir no es bueno… ¡lo hospitalice! Que mejor castigo que estar atrapado en un hospital, comiendo la asquerosa comida, y ser canalizado con una vía intravenosa por las enfermeras del terror y no lo digo por Halloween, sino porque mínimo son tres piquetes a la vena antes de que tengan éxito razz…pero como la situación lo ameritaba hice lo que en un caso de traumatismo cráneo encefálico de verdad se haría…lo deje en ayuno, que este jovencito necesitaba algo en que entretener tanta energía desperdiciada…que mejor que el hambre y el revoloteo de tripas.

Doce horas después ocurrió el milagro, el niño se había curado de todos sus males, se sentía fantástico, lleno de energía, con ganas de vivir y también de comerse una vaca….podemos dar gracias, hemos logrado salvar a otra mente brillante….y solo tuvimos que matarle de hambre…ja!mrgreen

1 comentario:

BOMBON dijo...

Y seguro no disfrutaste nada, con esta experiencia...