26 octubre 2009

Pequeños grandes retos


Cuando tenía ocho años algunas noches me quedaba despierta hasta tarde pegada a la ventana mirando las estrellas, alzaba la mano y fingia que las atrapaba entre mis dedos oprimiéndolas hasta hacerlas desaparecer, imaginaba que se sentiría tocarlas y poder volar como Superman entre ellas, bueno si de algo vale solo tenía ocho años y no sabía nada de astronomía o de que Superman es puro cuento…

Tenía ganas de volar para caer en la luna y vivir una aventura como la del Principito, infinidad de veces le pedí a mi padre esa historia, pero nunca me la compro, un día mi abuelo se entero y me dijo que él me la prestaría, para mi desgracia ese día el abuelo se encontraba en un estado poco conveniente y en lugar de El Principito me prestó La Divina Comedia de Dante Alighieri en su paso por el infierno.

La de noches que no dormí, con el miedo a despertar a las puertas del averno rolleyes; bueno pero igual seguí leyendo la novela, que con la descripción tan detallada que hacía del infierno, hasta un mapa me hice, por aquello de mi mal sentido de la orientación y que siempre termino perdiéndome.
Tengo copias por si a alguien le interesa…razz

Es triste cuando te das cuenta que te han dado gato por liebre, te sientes defraudado, desilusionado, sin ganas de vivir…jajajajajaja, -bueno tampoco es para tanto, no hay que exagerar- lo que si, es que aprendes a desconfiar de tu buena suerte, de las promesas, de las personas, del perro que se mea en tu cuarto y al ver que estas a punto de lanzarle un zapatazo te ve con esos ojotes tristes y cara de “ yo no quería hacerlo, prometo que no volverá a pasar” cuando ya hasta tiene marcado el sitio de tantas veces que lo ha hecho….pierdes la inocencia y un buen día te das cuenta que santa Claus no existe, que tu novia te puso el cuerno infinidad de veces y tu ni cuenta, que te van a despedir del empleo aunque a ti te hayan dicho que pretendían darte un contrato por un año más; que en tu banco todo este tiempo te han lavado el cerebro haciendo creer que eres un buen candidato para un crédito bancario, pero que lo último que harían en la vida seria soltarte más dinero ja!…. esta de mas decir que lo que más me dolió de todo esto obviamente, fue la noticia de santa…gordo maldito y yo que te esperaba con tanta ilusión...rolleyes

Ya me dirán algunos Kymer ¿a que viene este temita y desorden de ideas que te ha dado por escribir hoy?

Pues a nada en particular, solo que me he dado cuenta que me vale un reverendo cacahuate cuando una persona o mejor dicho un paciente, me miente justo a la cara….pero me revienta bastante que me quieran hacer partícipe de sus mentiras ante los demás.

Como aquella chica que pretendía que le dijera a su madre que las múltiples marcas que presentaba en cuello y tórax se debían a un problema hematológico, cuando en realidad lo que pasaba es que su novio tenía labios de vetosa y le dejaba sendos chupetones, cualquiera que la hubiera visto creería que mas que besarla pretendía absorberla y tragársela.eek

La mujer policía de la guardia pasada que pretendía sacarme un justificante para no presentarse a laborar, y eso que su única gracia es estar sentada detrás de un escritorio; y a mí no me importaría que faltara a trabajar de vez en cuando, lo que me molesta es que se presente en calidad de urgente, demandando atención por un dolor que no tiene, para poderse ir a bailar con sus amigos, por mi que falte a trabajar cuando le pegue la gana, pero porque tiene que venir conmigo inventándose enfermedades?, que una vez a cualquiera se le permite, pero que lo haga con tanta frecuencia y regularidad que ya hasta me su historia clínica de memoria….pues eso ya duele.confused

O aquella mujer indígena con su traje tipico, trenzas, huaraches y reboso, que apenas se le entendía el español y que con mucho esfuerzo le capte sus intenciones….tenía seis hijos ya, y sospechaba un embarazo, el problema es que su marido tenía dos años que se había cruzado la frontera para trabajar en el campo….así que a menos que este se lo hubiera hecho vía correo electrónico no había manera de ser…aun me da risa su cinismo.
Kymer: Bien, hágase esa prueba y con eso sabremos si está usted embarazada o no.
Mujer: ¿Queres que me saque sangre?

Kymer: si, asi estaremos seguras si estas embarazada o no porque las cuentas no me salen y tienes muy poco tiempo retraso.

Mujer: Oye Dotora y si toy embarazada… ¿Que vamos a hacer? (Sip, en ese momento me sentí como si yo le hubiera hecho la gracia…estuve a punto de decirle "pues nos casamos total")
Kymer: Pues yo, seguir trabajando tan campante como siempre, tu… pues supongo que un buen mole, ¡Pa’ celebrar el bautizo del escuincle! biggrin
Mujer: ----eek

2 comentarios:

Q dijo...

jajaja ay Diosss, ese último parrafo me ha dejado riendo, espero que nadie llegue ahora mismo porque no quiero que me salgan con que tanta terapia no me ha resultado........

un abrazo.....

Anónimo dijo...

..yo sugeriria que cuando vuelva el marido, mande a unchico a la casa de un pariente. Asisiempre serian seis. Total el mardono se va a acordar de los nombres de todos y de sus cara....jajaja