31 diciembre 2010

Gracias 2010


Habrá quienes crean que en el último día del año debería de contar alguna historia con temática amigable y pachanguera; pero la vida no sabe de fechas y celebraciones, las cosas sólo pasan así, sin guión o programación.

El señor X ha muerto esta madrugada, llevaba días respirando más por reflejo que por voluntad; un costal del huesos rígido y arrugado, caricatura cruel y marchita de lo que alguna vez fue un hombre. Su mente se perdió en los recuerdos hasta desvanecerse en laberintos y callejones oscuros, según relata el historial médico.

Se quedo sin fuerzas para cerrar los ojos, y sus lágrimas se evaporaron como gotas de lluvia en el desierto. De su vida poco puedo contar, habrá reído alguna vez y llorado otro tanto como cualquier mortal, igual me gustaría pensar que en algún momento fue feliz.

Contra todos los pronósticos su corazón cansado seguía latiendo, manteniéndolo en un estado de transición obligada entre la vida y la muerte. La dama de negro hizo su entrada triunfal y en más de una ocasión lo dejo relegado, siempre optando por carnes más frescas, cómo renegando del viejo. Quieta y sigilosa lo observaba, lo olía y saboreaba pero por algún motivo que desconozco no se lo llevaba.

Las facciones del señor X me recordaban al quijote, si ese hombre existiera ahora, seguramente sería muy parecido a él. Siempre estuvo solo, no hubo visitas esporádicas de familiares y nadie preguntaba por él, hacían notar lo que con frecuencia se ve en asilos y hospitales, personas que son transformadas en bultos sepultados a destiempo en el baúl de los recuerdos de su progenie.

Anoche nos despedimos en calma, el ruido del monitor nos regalo el silencio, cansado de ser ignorado dejo de tenerle miedo a la figura esquelética y oscura del ente con la guadaña en la mano y exigió lo que por derecho a todos nos corresponde.

Esta noche alzare mi copa en memoria del señor X, el hombre que sin pronunciar palabra me recordó la necesidad de sentir compasión y respeto ante la fragilidad del ser humano.

No puedo publicar la última entrada del año sin agradecer todas las atenciones de las personas que pasan por aquí y se toman la molestia de leerme, los que nutren el blog con sus comentarios y los que como el chino se la pasan nada más “milando”…

Muchas Gracias a todos, mis mejores deseos para este 2011 y todos los que le siguen :)


30 diciembre 2010

En promoción...


El amor no se puede vender.... pero el mío esta en subasta.

Quiero uno de estos para mi cumpleaños


Astro A40 Wireless Headset


PD: Que alguien le diga a Ma-Kymer que aborte la idea de las lentejas para ese día por favor U_U


26 diciembre 2010

Resumen Navideño


Llegue y ya no había nadie sentado a la mesa, todos llevaban coloridos pijamas puestos, según se justificaron optaron por este atuendo en vista de la comodidad que proporciona el elástico después de un banquete.

Restos fríos de lo que sobro se posaron sobre mi plato, probablemente comí recalentado 24 horas antes que el resto del mundo, bebí una copa de vino y suspire…

Si, llegue tarde a la cena… pero valió la pena.

22 diciembre 2010

Ya es hora...


Llego el momento, sabía que tarde que temprano ocurriría pero igual cuesta aceptarlo, ya es tiempo de partir y de partírmela en otro sitio y con otra gente. Iré a donde me lleve el viento o a donde se abra el camino, de igual forma llegare, sea corriendo, saltando o en remolino, tengo las bases para sobrevivir y las ganas de trabajar. Los cambios me cuestan más que a ninguna pero ya es necesario e imposible postergarlo, se me terminaron las escusas para quedarme más tiempo y aumentaron los motivos para largarme más rápido.

No sé si habrá mejores senderos, es un riesgo que debo tomar, de igual forma siempre intentare marcar la diferencia en donde quiera que este; me llevo lo bueno y te archivo lo malo.

En este 2011 Kymer buscara un nuevo trabajo, ya es tiempo de sitios con enfermeras guapas y recepcionistas atentas, coquetas, que usen escote. No pido mucho, con la subdirección de alguna clínica u hospital me doy por bien servida, no me ofrezcan el IMSS porque les perderé el respeto, estas carnes no nacieron para esas fuerzas de carga, que cierto es que aquí hay talento para eso y más, pero ese no es ambiente para mi salud mental.

Zurzo bien bonito y las traqueotomías me quedan que ni mandadas, lo mismo atiendo un parto que un infarto, a veces le atino y los pacientes mejoran…que más pueden pedir. Llevenme a su hospital mas cercano, soy el alma de las fiestas, galante con las mujeres, tierna con los niños, implacable con los malvados, a no... ese es Kaliman, pero el alma de la fiesta si soy. U_U

17 diciembre 2010

Como lo hago sino me lo enseñaste…


No sé como corresponderte, dejaste pasar tanto tiempo que me conforme con solo ver tu sombra. Ahora intentas acercarte a mí y eso me desconcierta, estoy tan acostumbrada a la distancia y a tu silencio. Tantas veces desechaste mis intentos por ganar tu empatía que me rendí.

¿Porque ahora si estás listo para mí? ahora que ya no me esfuerzo por captar tu atención ¿Qué te ha hecho cambiar de opinión?

Mamá siempre me dijo que me querías mucho, que era yo la que no sabía entenderlo; siempre que me lo decía le sonreía, asentía y guardaba silencio, nunca le dije que el amor que ella me daba no requería de traductor y siempre me era fácil de comprender las facciones que reflejaban su cara, que el refugio de sus brazos y la calidez de sus abrazos era algo que no requería explicación.

Siempre estabas demasiado cansado para escuchar mis locuras y rara vez ponías atención a mis relatos, aun así me interese por aprender las cosas que a ti te gustaban, por escuchar las historias de tu infancia, esas que siempre repetías y acumule en la memoria, te observe durante horas sin que me vieras y fracase una y otra vez en mis intentos para crear lazos afectivos significativos para ambos.

Sé que percibes mi ausencia, pero que quieres que te diga, si hemos vivido en mundos tan diferentes todos estos años. Tú me enseñaste de disciplina, a esforzarme cada vez más, alcanzar objetivos, el respeto a los demás y el valor de las personas, que el trabajo siempre es primero si queremos proveer a la familia, pero nunca me enseñaste a como ser tu hija papá. Sé que estas orgulloso de mis logros y no me alcanzara la vida para agradecerte el apoyo que me diste, fueron tus esfuerzos los que proveyeron mi camino, me regalaste tantas cosas pero nunca atinaste mis deseos, yo solo quería tiempo; ahora te aproximas y pretendes que conversemos, pero te siento tan extraño, tan ajeno a mi mundo que sin quererlo termino poniendo en práctica lo que mejor aprendí de ti.

Yo no fui la hija que tú querías o tú no fuiste el padre que yo esperaba, nuestra relación siempre la marco la distancia, nadie sabe con exactitud porque, solo basta saber que entre tú y yo no hay nada que reclamar, solo somos dos extraños con una forma extraña de quererse…


16 diciembre 2010

Situación de Impacto



Si a un prestador de servicios le dicen “el cliente quedo impactado” puede considerarlo como todo un halago a su labor, así sea una sexoservidora o un arquitecto. Si una enfermera me dice que cierto paciente esta impactado eso no es lo más alentador para nadie, implica tener que enguantarse poner algo de gel lubricante e ir a explorar esa cuevita oscura para destapar el caño.

Hay experiencias que una vez vividas no las quieres volverá repetir, en medicina existen procedimientos que entran dentro de este marco y una de ellas es el manejo del estreñimiento de más de cuatro días de algún adulto mayor. Ordenas rayos x con la esperanza de que se trate de una sub oclusión u oclusión intestinal y venga el cirujano a encargarse, miras la placa con los dedos cruzados y solo vez material suficiente para esculpir al David de cuerpo entero, el abdomen se encuentra distendido que hasta da la impresión de un embarazo de seis meses -hasta estuve tentada a buscarle el foco fetal- digan lo que digan sabes bien que el relleno seguro tiene más de cuatro días.

Empalmas dos cubre bocas para fabricarte una cámara hermética que te cubra hasta las cejas en un efímero intento para quedar libre de olores, tu artefacto termina haciendo efecto invernadero, los gases entran pero no salen, la enfermera se sorprende al ver lagrimas en tus ojos, hace alarde de tu sensibilidad ante el resto del personal, lo que no sabe la muy bruta es que no llorabas por empatía sino porque te estabas aguantando la respiración y por poco te asfixias.

Durante el procedimiento le pides al Dios del Topo para que el paciente no tosa, te pones el guante y te lanzas en estocada; en tu imaginación esperas encontrar un estorbo no más grande que un corcho, la realidad se parece más a un costal de papas; escarbas y escarbas, y aquello sigue dando como maquinilla dispensadora, solo que esta es de aguas negras. Sales de la habitación con cara de nausea y con olor a fosa séptica, te lavas bien las manos, las desinfectas pero solo de recordar en donde han estado tus deditos te dan ganas de cortarla.

Anoche ante la obstrucción pensé en ponerle algo de dinamita, si les funciona a los mineros porque a mí no; pero las enfermeras se opusieron rotundamente y me amenazaron con un paro de labores, ante la ofensiva ordene un enema tibio jabonoso con resultados por debajo de lo esperado, la idea del guante paso por la mente de todos pero para no contaminar más el ambiente y escupir los tacos que ya habíamos cenado le administramos un laxante digno de un elefante y es hora que aquello sigue…y sigue… y sigue fluyendo U_U

14 diciembre 2010

Haciendo alusión al título para no variar…


Sobre aviso no hay engaño, en esta ocasión podría decir más incoherencias y estupideces de lo acostumbrado, tengo un súper resfriado y estoy medicada a niveles casi tóxicos.

Este año tampoco me voy invicta, la culpa es mía por confiarme demasiado, el sábado me la pase bebiendo cerveza a la intemperie acompañada de Gamer y Maleta en algo muy parecido a una manifestación sindical de algún país reprimido que no pasa de los veinte habitantes. La velada fue por demás agradable, el despertar no lo fue tanto, un fuerte dolor de cabeza seguido de un ruido estrepitoso que hizo vibrar cada neurona de mi cerebro a niveles dolorosos, despertando mis miedos irracionales de que tal vez el final había llegado y la muerte me tomaría por sorpresa, cruda, en mis jugos y dejándome caer un avión encima -aunque pensándolo bien también pudo haber sido el camión de la basura y gracias a las condiciones insalubres en las que me encontraba me fue imposible de distinguir-

Hace un par de semanas alguien preguntaba ¿a que le tenemos miedo? ¿Qué es lo que nos pone nerviosos? La lista de cosas que me atormentan con remedos ridículos de ansiedad no es más grande y gruesa que el pequeño Larousse, por el contrario mis miedos son muy específicos, en el que más he pensado últimamente es en la posibilidad de que me callera un avión encima, entiéndase no me da miedo volar sino todo lo contrario, no me preocupa que se caiga el enorme pajarraco de metal cuando yo voy arriba, es cuando no estoy en él y escucho que pasa sobre mí que la idea se dispara y comienzo a preocuparme.

Contrario a lo que esta idea les pudiera hacer pensar no vivo cerca del aeropuerto y antes de ser juzgada cabe recordar que en ningún lado está escrito que los miedos solo se basan en fundamentos racionales. La única ventaja que le encuentro a esta gripa es que no huelo nada y por lo tanto tengo dos días sin oler las pesuñas pestilentes de los adolescentes hediondos que llegan a mi consulta. Así que sepan disculparme si al leer esto me escuchan algo gangosa.

Nota mental para Kymer: Nunca beber más de 4 cervezas en una misma velada :(

09 diciembre 2010

Mi cuento de navidad...

La noche se mostraba gélida como todas las noches de invierno, las calles lucían mojadas después de la tormenta y en el cielo no se vislumbraba ni luna, ni estrellas. Despacio cruce la oscuridad del callejón, el silencio ensordecedor era interrumpido por las gotas de lluvia que caían de los techos; a mi izquierda la puerta abierta de una habitación con luz que invitaba al refugio, era eso o subir a la oscuridad a través de la escalera de peldaños carcomidos que se posaba a la derecha.

No tuve tiempo de elegir, apareciste de entre las sombras y ninguna de las dos pronuncio palabra alguna. El negro de la noche protegió tu rostro, solo la luz ilumino tu mano junto con el revólver que llevabas en ella, te reconocí enseguida y ya no me diste tiempo a nada. Una chispa pequeña roso mi aorta y una gota tibia perseguida por un pequeño rio de sangre me recorrió el cuerpo, las piernas perdieron fuerza y de rodillas caí sobre suelo húmedo, por instinto lleve una mano a la herida que sangraba, el dolor de saber que fuiste tú, la mujer que mas amaba la que jalaba del gatillo sin remordimiento ni piedad fue mayor que cualquier otra aflicción vivida. Te marchaste y me diste por muerta. De eso no te culpo, por meses yo también creí que lo estaba.

La cicatriz permanece en su sitio, ahora la veo como una marca más de nacimiento. Es diciembre el que siempre desentierra tu silueta y evoca el aroma asfixiante del perfume que llevabas, es el calendario el que me trae a la memoria tu miserable recuerdo y el de aquella mi triste navidad...

PD: Hay cosas que ni con el Cicraticure se arreglan U_U


08 diciembre 2010

Desde mi rincón analítico... ja!

Hay comienzos que inician con un saludo, otros van seguidos de alguna despedida, el orden no altera los factores, aunque no siempre lo parezca… Cualquiera de las dos opciones vendrá acompañada de algo nuevo.

Cuando salí -bueno me sacaron- de mi aislamiento para ser introducida en el mundo de las relaciones sociales, aprendí que las personas dan demasiada importancia al saludo y muy poco ó casi ningún valor a las despedidas.

De saludos y presentaciones se pueden escribir tratados, todo comienza con un apretón de manos y algún par de frases trilladas socialmente aceptadas; soy tolerante ante la ocasión, pero la verdad es que poco me complace eso de tocar la mano de alguien que no conozco. Los saludos que mayor desagrado me provocan son los de las personas que te extienden la mano empapada en sudor, los que extienden la mano pero solo te dan los dedos y no sabes si saludas a una persona o un muñeco de trapo, los que te atrapan la mano y no sabes si te saludan o quieren triturarte los huesos.

Hay variantes extrañas, muy comunes en los barrios marginados y las cárceles, aquí no solo es tocar la mano tienes que hacer coreografía con ella. Yo prefiero el saludo apache, sin acercamientos ni roses de ningún tipo.

En México es muy común el saludo de presentación acompañado del beso en la mejilla, tampoco comparto ese gusto, más que nada debido a los traumas generados en la infancia y la influencia de Ma-Kymer en mi etapa de crecimiento. La mujer me obligaba a besar a todo pariente que llegaba a casa, no valían los besos en el aire, de esos que haces como que te acercas pero ni tocas nada. ¡Oh no! para ella tenía que haber contacto, era bastante desagradable besar a mis tíos cuando pocas veces se afeitaban o lavaban lacara ya no digamos bañarse. Sin embargo soy un animalillo besucón algo selectivo, muchas son las solicitudes pero pocos los que se hacen merecedores de mis demostraciones de afecto de este tipo…. Y no, tampoco es para llenar solicitud U_U

Las despedidas son una cosa olvidada, para estas no hay libros escritos de cómo decir adiós y revertir los efectos negativos de la primera impresión. De igual forma son diversas y no menos importantes; las hay sin aliento, con llanto exhaustivo y café con piquete, con lágrimas de cocodrilo, apáticas, silenciosas, violentas, resentidas, obligadas, caprichosas, amenazantes, repentinas y las más comunes, las que utilizamos todos a diario… Las que prometen “nos vemos mañana”, “hasta la luego”, “hasta pronto”.

Por ahora no me despido….siempre tengo la mala costumbre de volver.

02 diciembre 2010

La geometría del amor...


Una tarde de abril mientras el maestro Euclides se amarraba la sandalia se le ocurrió clasificar a los triángulos por la longitud de sus lados en equilátero, isósceles y escaleno; por la amplitud de sus ángulos en triangulo rectángulo, obtusángulo y acutángulo, el pobre no supo donde acomodar el triangulo de las bermudas y los triángulos amorosos, convirtiéndose en un mito más en la historia, además del chupacabras.

Las mejores enseñanzas que he aprendido me las ha dado la medicina y alguno que otro zape surgido de la mano de Pa-Kymer, mi pragmatismo me incapacitaba para ver mas allá y entender la complejidad de una situación amorosa en donde existen por gusto y en ocasiones hasta por convicción tres protagonistas.

La frase que dice que para entenderlo mejor hay que vivirlo es muy cierta, el otro día tuve la oportunidad de experimentar una situación según creo yo de lo más parecida, seguramente será lo más cercano que estaré en la vida de un triangulo amoroso nuevamente, por lo menos de manera voluntaria.

Dos mujeres debatiéndose con la huesuda y un solo ventilador mecánico funcionando, el equipo médico en medio de las dos, interesados por el bienestar de ambas, no deseábamos hacerle daño a ninguna, mucho menos que nuestras acciones favorecieran a una a costa de perjudicar a la otra. Desenchufar a una para enchufar a la otra, las dos necesitan la maquina, pero solo una podría tenerla.

Nadie me hizo caso cuando aconseje echar una moneda al aire para tomar la decisión afortunadamente, por ahora las dos se recuperan a pasos lentos pero continúan en cuidados intensivos, cada que el tiempo me lo permite me pasó por ahí y les muestro revistas de espectáculos con hombres medio desnudos para que ejerciten los latidos cardiacos, da gusto ver como sanamente les aumenta la frecuencia cardiaca y el brillo les regresa a la mirada.

No me decido por una u otra, deseo que las dos se recuperen pronto y quiero lo mejor para las dos, por el momento tenerme cerca es lo mejor para las tres… Estaré ahí mientras siga circulando por los caminos de la soltería -en algo hay que entretenerse- pero en cuanto caiga alguna seguro no me vuelven a ver ni el polvo U_U

EXTRA

Del triangulo poco queda, mis dos amores han encontrado mejores cosas que hacer, una ya está en platicas con San Pedro a ver si hay acuerdo, la otra ni pregunta por mí. Ahora mismo estoy tan terriblemente aburrida que hasta me atrevería a chatear.


30 noviembre 2010

A horse with no name...


Hablando de mujeres y traiciones… Siempre he querido utilizar esa frase para iniciar una historia pero nunca le encuentro la utilidad.

Por estos días la vecina me recuerda constantemente la proximidad de las épocas decembrinas, el resplandor de sus cientos de luces navideñas entra todas las noches por mi ventana, tan intensas cual letrero de neón en motel de paso. No es tristeza tal vez solo apatía, pero no me emociona saber que pronto será navidad, que como siempre ese gordo panzón se ira de paso y ni siquiera para utilizar el baño entrara por mi chimenea. Si tengo suerte Ma-Kymer me regalara pijamas y mi hermano un suéter reciclado que no le gusto a su mujer y que a mí me viene chico. Pa-Kymer nos obligara a sentarnos a la mesa para fingir que convivimos como personas civilizadas, tolerar la hipocresía de Lucrecia -la vieja del Barbas, mi hermano- hablar trivialidades y fingir que me interesa escuchar sus opiniones. Hare un esfuerzo por organizar alguna actividad o de plano embriagarme antes de la cena y evitar el sufrimiento, siempre ante los ojos del borracho el alcohol vuelve agradable a cualquiera que este sobrio.

En estas últimas semanas la gente se toma la molestia de regala buenos deseos nada más por acercarse el último mes del año y eso sí que no lo entiendo.

Diciembre siempre es un mes triste en los hospitales, llenos de ancianos enfermos olvidados por sus familiares, todos los años es el mismo cuento; el intoxicado con la cena navideña, el borrachín inconsciente y vomitado que platica con el extinguidor pensando que es una enfermera, el niño con quemaduras porque le exploto un cuete, la victima de algún accidente automovilístico, un herido de la cabeza tras una disputa familiar, la señora con ataque de histeria porque descubrió a su hijo varón besándose -disfrazado con peluca, tacón alto y vestido de lentejuela- con el vecino, mientras relata como ella nunca sospecho nada muy a pesar que hizo lo mismo para celebrar las fiestas patrias, halloween y el día de la virgen de Guadalupe. Señores diciembre es la peor fecha para salir del closet con la familia, eso déjenlo para las pascuas U_U

En el trabajo hemos tenido bajas, no son las perdidas a las que estamos acostumbrados y si lo analizamos a conciencia en algunos casos no se perdió mucho -no entrare en detalles- algunos compañeros de trabajo han abandonado nuestras filas de manera voluntaria. El hada de los dientes, si aquella enfermera que tumba dientes cada que aspiraba las secreciones de los pacientes, agarro hueso en cierto instituto de gobierno y se fue sin decirme adiós. La vacante quedo abierta y pese a que insistí en que fueran más selectivos en la elección del personal de enfermería, -la intensión de que agarraran algo bueno y contar con algo de atractivo visual se fue al caño- volvieron a lo de siempre y agarraron lo primero que paso. La nueva tiene problemas con el frenillo y habla tipo el gato silvestre con frenos mientras come una papa caliente, atractivo no hay pero parece buena persona y me entretiene escucharla hablar, si es eficiente o no ya lo diré con los días.


PD1: ¿Acaso tendré Grinchitis?

PD2: El titulo es el nombre de la canción que escuchaba cuando se me ocurrió escribir estupideces.

25 noviembre 2010

Culpo al chocolate




Hace tanto frio que creo que ya perdí una oreja, el clima me obligo a beber un chocolate caliente y eso siempre es mala idea, esa sustancia siempre provoca un trastorno de hiperactividad y aceleración dinámica 100 veces mayor que la cafeína o cualquier otra bebida. Si antes pensaba cuatro cosas a la vez con este elixir en las venas me siento creativa y algo maniaca, pero como estoy trabajando y no hay mucho que hacer, decidí asustar a medio mundo, quitarme la caja y cambiar la foto del perfil.

Probablemente mañana la quite y regrese a la imagen de siempre… no se angustien U_U


PD: Tengo ganas de ir a saltarle en la cama a los pacientes :P

24 noviembre 2010

Cuando te digo te amo… ¿Cuándo te digo te amo?


El estrés de decir TE AMO, una serie de letras que dispersas en el abecedario no valen nada, pero juntas pueden llegar a ser más pesadas que una bomba atómica o más dulce que la dextrosa al 50%.

¿Existe el momento ideal para declararle tu amor al ser amado? es difícil saberlo. Por años Hollywood nos vendió la idea fantasiosa de un momento maravilloso, mágico y perfecto para pronunciar un te amo, abusaron tanto de él que termino por convetirse en cliché; siendo realistas el decir te amo durante o inmediatamente después del acto sexual no siempre significa literalmente lo que se está diciendo. Personalmente creo que algunas veces solo se trata de una expresión de afirmación a la gratificación sexual obtenida. Otras veces dependerá de la boca que lo pronuncie, hay gente que va por la vida diciendo “te amo” como si te dieran los buenos días; los hay más atrevidos, van por la vida exigiendo escucharlo tan solo por la mera necesidad de sentirse amados.

Ya sé que más de uno dirá que el decirle a alguien te amo no debería de ocasionar ningún tipo de angustia, pero seamos realistas y descaremos nuestros sentimientos, en estos tiempos de guerra decir te amo es más complicado que intentar viajar atreves del tiempo.

La idea aterradora de que al decirlo dejas de tener voluntad propia para convertirte en un zombi, esclavo y dependiente de otro ser por el resto de tus días, puede perturba a cualquiera. Contrario a lo que se piensa creo que decirlo no es un compromiso para toda la vida, pues es un sentimiento sin límite ni tiempo, que igual termina mañana o perdura hasta el final de los días.

Para mi decir te amo es un compromiso que estoy dispuesta a tener conmigo misma, en un intento de ser feliz y hacer feliz al mismo tiempo a ese alguien de manera sincera y honesta… y eso sí que es aterrador.

Aprender a diferencial el compromiso de un contrato es la clave y la punta del iceberg en ese tema tan complicado que la gente suele llamar amor.

PD1: Ustedes perdonen mi cinismo, a veces es inevitable.
PD2: No está bien que yo lo diga pero ahora mismo se me antoja fumarme un cigarro :(

22 noviembre 2010

Dime vaquera...



Un buen día recibes una llamada de alguien diciéndote que hay una chica que está más que dispuesta a tener una cita a ciegas contigo; recuerdos tormentosos de citas pasadas se apoderan de ti, sacas valor para no colgar y escuchas con atención la voz que sale del auricular. Divagas un poco hasta que tu neocorteza cerebral te susurra al oído “¿Que tan malo puede ser? OK no me contestes eso, solo toma en cuenta que el que no arriesga no gana, ya nos merecemos salir y pasar un rato agradable, es solo una cita para conocer a una chica…di que si”

Conoces las estadísticas ya no eres nueva en esto, eres conciente del porcentaje de éxito, 0.001%. Estas renuente a la idea pero ese estúpido optimismo que a veces se apodera de ti y la imagen de una anciana solterona con 200 gatos termina convenciéndote...

Como si se tratara de hacer contacto con algún espía te dicen hora, lugar y alguna característica inútil que no te sirve de nada para identificar a la susodicha. Te preparas a conciencia, es importante generar una buena primera impresión; una mascarilla hidratante y revitalizante, depilación de rigor aunque estemos en invierno, tallones por aquí y por allá con piedra pómez pero terminas poniéndole grava y algo de arenilla a tu gel corporal para una exfoliación completa, un atuendo perfectamente combinado con planchado de tintorería.

Acudes puntual al encuentro, no quieres decaer en las expectativas de tu cita, miras la hora y te percatas que te has puesto tu reloj de Mickey Mouse, no quieres parecerle infantil así que te lo quitas rápidamente y te lo guardas en el bolsillo del pantalón.

Vislumbras a un señor de coleta sentado en la barra ó por lo menos eso te parece a ti porque al ver aquel ente de cerca te das cuenta que se trata de una mujer - con cuerpo de tamal mal amarrado, pero vieja al fin- tu incredulidad y ese centímetro de esperanza te impide aceptar que ella es tu cita; en apariencia es una mezcla de Camelia la texana y choche del grupo bronco; bota vaquera de piel de cocodrilo, pantalón de mezclilla, blusa tipo rodeo con algo de lentejuela y cinto piteado.

¿Una víctima más de la moda grupera o es que trabaja en el lienzo charro? No, esa no puede ser ella. La tierra se abre, en fracción de segundos te traga para después escupirte al mundo, pues tienes una cita que cumplir con la hija de Paquita la del Barrio. Buscas con desesperación algún indicio de cámara escondida pero no hay nada, haces de tripa corazón y te resignas a que esta noche tienes un compromiso con el ratón vaquero.

Córtex: ¡Oye eso es discriminatorio! la apariencia no lo es todo dale una oportunidad, seguramente es simpática y hasta tienen cosas en común.

Kymer: Está bien lo intentare, joder y yo que hasta traje condones, ejem digo que...

Al final de la velada -tres horas después- mi neocorteza cerebral me pidió disculpas U_U

18 noviembre 2010

Love is in the air...



Creo que ya tengo novia y digo creo, porque la verdad no estoy segura si esto es un noviazgo o una obsesión. Nuestra relación comenzó hace dos semanas y contando. Es simpática aunque demasiado achacosa para mi gusto, además de un poquitín manipuladora. La chispa surgió tan de repente, yo decía una cosa y ella hacia lo contrario, yo hacía por ignorarla y ella se daba mañas para encontrarme.

Hoy se presento nuevamente sin avisar, creo que la necesidad de verme le gano, para mí fue toda una sorpresa, en estas dos semanas de locura he aprendido lo aferrada que es. También vino su marido, o si también tiene uno de esos. Se le veía nerviosa pero decidida a obtener lo que quería, no titubeo al pedírmelo y no me quedo más remedio que rendirme y decirle a todo que sí.

Bueno, está bien lo confieso no tengo ningún amorío, solo una ancianita diabética enfadosa que no sigue mis indicaciones y a la que llevo dos semanas diciéndole que vaya al médico internista. Esta noche se presento diciendo que sentía los sinsabores de la hipoglucemia y descubrí que nada eso era verdad, podría decirse que la tenia mejor que yo.

K: Señora su glucosa está muy bien.

P: Pues si doctora, pero es que yo me quiero quedar.

K: Pero es que no existe ninguna indicación médica para dejarla hospitalizada.

P: ándele déjeme y enchúfeme un suero de esos de glucosa, cuando me sube el azúcar a mas de 250 me siento reeee-bieeeen -esto último en tono de adolescente bajo los efectos de la marihuana-

Está bien, la culpa es mía he creado a una junkie a la glucosa, y como decirle que no a una viejecita, tenemos que ir haciendo espacio para lo nuevos que van llegando...que aquí ya hay mucho pueblo U_U

PD: Estos excesos de trabajo me tienen así, sepan disculpar :P

16 noviembre 2010

Proyecciones


El hemisferio cerebral izquierdo piensa tres cosas a la vez, el hemisferio cerebral derecho pretende hacer dos cosas a la vez, además de parar la oreja con la simple finalidad de enterarse en que está pensando su homónimo, ¿esa disfuncionalidad es lo que me hace ser especial?...o tal vez solo rara.

Me encuentro sentada en una oscura sala de cine, no hay nadie más que yo en el lugar, ¿me pregunto si habré llegado demasiado temprano a la función? El telón se abre y la proyección comienza en medio de la oscuridad y monótono silencio, ¿será posible salir a comprar palomitas a estas alturas? Es tarde para eso, imágenes se proyectan sobre la pantalla. La protagonista de esta historia me resulta demasiado familiar, demasiado vista, su actuación no es para nada espectacular, podría decirse que cae en lo cotidiano. La trama de la historia es una maraña sin principio ni fin; una mujer en solitario yendo y viniendo para todos lados, no pronuncia ningún dialogo, solo se escuchan los ecos de sus pensamientos, ideas locas y un montón de dudas. Creo que está enferma de soledad, aunque no recuerdo haber leído nunca sobre ese tema en mis libros de medicina.

Escenas repetitivas aparecen continuamente, a veces se ríe y otras no sabe qué hacer. Se le ve confundida, apagada y pensativa. Tiene ataques de espontaneidad, ¿intentos mediocres por pasarlo bien o solo para olvidar? ni ella misma lo sabe bien. No pasa el 1.67 de estatura, complexión delgada de no malas carnes pero sin llegar a la anorexia, cabello castaño lacio hasta los hombros, cuando sonríe se le forma un hoyuelo en la mejilla derecha, es compulsiva con el orden y la secuencia de las cosas, cualquiera diría que se parece a mí.

No entiendo porque escogí este pinche película nefasta y aburrida, tal vez me deje llevar por el cartel que además de estar muy bien hecho y ser bastante llamativo se lucia en casi todas las salas.

Mi pensamiento se queda enmudecido al ver la última escena aparecer, veo a la protagonista sentada en la oscuridad de una solitaria sala de cine, esperando que comience la función, repitiendo a exactitud el mismo dialogo que no hace mucho se generaba en mi cabeza '¿Me pregunto si habré llegado demasiado temprano a la función?' …

PD: véanme en su cine favorito :P

14 noviembre 2010

No me digas, no me cuentes.



Esta mañana mi Baby-Sis me hizo una confidencia, no conforme con eso me pidió que no se lo comentara nadie, muy particularmente enfatizo el no mencionarle nada a Ma-Kymer; me he pasado el día leyendo y jugando videojuegos hasta sentir una profunda resequedad lagrimal y ahora estoy aquí a falta de algo mejor que hacer a punto de soltar la sopa al mundo.

Se dice que cuando a una persona se le encomienda guardar un secreto el protagonista o dueño de esa información hace entrega de un gran voto de confianza, a decir verdad no me queda claro que gano yo al ir guardando secretos, pero bueno.

Basta con adentrarse un poco en la historia de la humanidad para entender que desde los tiempos más remotos los seres humanos tendían a reservarse algunos detalles que terminaban por resolverse en los campos de batalla, la guillotina o la horca. Los secretos son diversos y dependen en su mayoría de las circunstancias en las que se generan, los hay desde benignos, íntimos, agradables, profundos hasta horrendos, vergonzosos, repugnantes y asquerosos.

El que me confió mi hermana esta mañana no creo que clasifique en ninguno de los anteriores, pero si de algo estoy segura es de que hubiera preferido tener la elección de elegir para no enterarme. Para el resto de los mortales no es nada del otro mundo, para mí el peso de este secreto pudiera significar el fin de mi vida, Si Ma-Kymer se entera que tuve la oportunidad de evitar que la mocosa se hiciese un tatuaje y no hice nada al respecto…adiós mundo cruel.

Y no es como que no le dijera nada, claramente le pregunte si estaba segura de lo que pretendía hacer -dos veces-, le recordé que el tener un tatuaje te impide ser donador de sangre -pero no describiré la cara que me puso-, le mencione la posibilidad de tener una reacción alérgica - esa piel transparente que se carga- pero tampoco le importo mucho; por ultimo me cerciore que eligiera un sitio bastante escondido como para que en la vida nuestra progenitora lo encuentre ¿y que va y hace la muy bruta?...Pues que lo cambia y se lo pone en un pie.

Lo primero que hizo nada más llegar fue enseñarme su obra de arte corporal, ella dice que es un ángel pero yo le veo más la forma de una pintura rupestre. Ahora jura que Ma-Kymer no se enterara…jajajajaja ya la quiero ver en verano con los calcetines puestos todo el día.

Un secreto es tu esclavo si lo conservas, tu amo si lo pierdes... (proverbio árabe)

PD: Por lo pronto yo practico mi cara de sorpresa para cuando estalle la bomba.

11 noviembre 2010

Desaten mi ira…llámenme!!!


Soy de los médicos a los que les gusta dar explicaciones, me gusta que mi paciente se interese por aprender sobre su padecimiento y que tenga la confianza para preguntarme sus dudas al respecto.

Durante la estancia en mi consultorio tengo por costumbre preguntar como mínimo dos veces si existe alguna duda con respecto al diagnostico o al tratamiento, resalto algunos puntos importantes antes de dar por terminada la sesión. A pesar de todo esto de vez en cuando existe algún oligofrénico que no entendió algún detalle del tratamiento o simplemente tiene ganas de escuchar mi bella voz atreves del auricular y me llama para preguntar algo relacionado.

Lo que no tolero y me llena de rabia es que un imbécil que ni siquiera estuvo presente en el momento de la consulta me llame para cuestionarme el porqué no le hice tal o cual cosa.

Llega a mi consulta un adolescente con acné al que le duele la rodilla después de un resbalón; investigo a detalle el mecanismo del accidente, realizo una exploración minuciosa de la articulación, le explico a la madre el diagnostico y el tratamiento a seguir, insisto sobre las dudas que pudiera tener, no parece haber ninguna así que le doy cita para dentro de dos semanas y se marchan conformes.

Tres horas después recibo una llamada de un padre inconforme, con un tono de voz desagradable me pregunta si le he mandado hacer una radiografía a la rodilla de su hijo, mi respuesta se limita a un simple NO, me pregunta si no considero necesario realizar una, vuelvo a responder con un simple y tajante NO.

Cambia el tono de voz y finge empatía, me pide una falsa disculpa y cuestiona mi decisión. “No necesito una radiografía porque ya aplique y realice 32 maniobras diagnosticas para valorar el estado de la articulación, así que no necesito ni me sirve de nada una placa radiográfica para llegar al diagnostico”.

Tiene ganas de más...ahora cuestiona la elección del tratamiento.
P: No es mejor poner un yeso.
K: No
P: Es que mi hijo es muy inquieto y no creo que siga las indicaciones.
K: Esa parte le corresponde a usted no a mí. Amárrelo o dele de latigazos, yo no puedo hacerlo todo.
P: Ah…. ¿Entonces se lo llevo en dos semanas?
K: Me temo que si.

Con gente así me brota el espartano radioactivo que llevo dentro. U_U

09 noviembre 2010

Esta no es una declaración de guerra…pero podría serlo si tu quisieras.



Ya no me conformo con pensar en ti, y no me consuela el saber que existes.
Jamás me has visto o escuchado, pero por ti puedo materializarme enseguida.
Esta no es una invitación para conocer mi lado oscuro, soy trasparente llegando a lo invisible.
Sé que tengo lo que se necesita para sorprenderte casi a diario.
Dime que si y déjame intentar el hacerte reír por lo menos un día.

PD: No, no me he golpeado la cabeza...pero debería.

04 noviembre 2010

El regalo perfecto…


En un día como hoy hace poco más de un quinquenio tuve la brillante idea de regalarle la luna a la mujer que amaba. Extrañamente no le gusto el regalo, para ella significo poca cosa que yo me arriesgara a robarle aquel cuerpo celeste a la humanidad con la única finalidad de iluminar sus madrugadas. No supo qué hacer con el satélite y mucho menos que hacer conmigo.

Tal vez no le gusto la idea de poseer aquel trozo de material espacial ya pisoteado, rete-visto por el hombre y hasta escupido por alguno que otro marciano de crucero por la vía láctea; tal vez le hubiera gustado que llevara su nombre grabado en lugar del lampareado símbolo de Batman, como saberlo si no me quede a averiguarlo.

Desde entonces opte por no volver regalarle ningún trozo de mi amado universo a nadie más…hoy desperté con ganas de regalarle el sistema solar a alguna mujer hermosa, así que nadie se asuste si en estos días ocurre un eclipse o algún evento astronómico raro, la culpa de ello será mía, en un intento cursi y mediocre por conquistar a la diosa de mis sueños.

PD1: No encuentro a ninguna víctima…digo diosa, si alguien me pudiera presentar alguna prima o vecina simpaticona se los agradecería infinitamente.

PD2: Alguien dijo yo???

29 octubre 2010

Sin palabras...


Como buenos mexicanos que somos, es bien sabido que los servicios de salud pública, -si esos que nos corresponden de manera gratuita tan solo por el hecho de nacer en suelo mexicano y que en una noche de indigestión a algún genio superdotado se le ocurrió que sería una buena idea venderle membrecías de seguridad social al populacho como si de buñuelos se tratase, psss al fin y al cabo el pueblo compra todo lo que se anuncia en la tele- bien podrían compararse con los servicios de una ramera barata.

En este país no se prevén enfermedades, solo se hace como que se trabaja en ello con cada campaña política. Y quien opine lo contrario juro por Esculapio que le caeré a porrazos hasta hacerle sangrar las encías con las estadísticas.

En estos tiempos de consumismo todos quieren más por su dinero, sacarle el jugo a todo, siempre obtener el máximo provecho sin invertir mucho; por desgracia esa es una de las tantas ideologías que por años ha mantenido estancado a nuestro país, no se asusten no pienso hablar de política, eso no es lo mío…ya está más que claro que lo mío siempre ha sido quejarme U_U

En el tema de la medicina privada, nuestros consumidores -entiéndase los pacientes, su familia, primos, vecinos y alguna que otra suegra metiche- pretenden obtener el máximo provecho, cual anuncio de la Comer: “siempre más por tu dinero”; y en una sola visita exprimir la bata y el cerebro del galeno.

Antes me angustiaba mucho y hasta cierto punto me sentía obligada cuando me tocaba un paciente con síndrome de la comer…con los años comprendí que solo soy una simple mortal, con algo de buena voluntad y lo mío no es obrar milagros. Toma tiempo y algunos puñetazos de la vida llegar a este punto, pero a la larga todos los que nos dedicamos a la medicina terminamos ahí.

Y ahora el 80% de ustedes no saben de qué diablos estoy hablando, 10% ni siquiera término de leer cuando ya cerraron la pagina, el 10% restante ha llegado aquí por casualidad, mientras buscaba en Google: ¿qué hacer si tengo diarrea con mocos? Y a ese diez le digo, ¡largo de aquí vayan al médico inmediatamente!

Ejemplo de paciente con síndrome de más por tu dinero.

Paciente: Fíjese que vengo a consulta porque me duele la rodilla.
Kymer: Cuando inici…-interrupción-
P: pero también me arde al orinar
K: bien, entonc…-interrupción-
P: Sufro de estreñimiento y tengo dos días sin ir al baño
K: entiend…-interrupción-
P: Y pues aprovechando quería checarme la próstata y que le eche usted un vistazo a mis hemorroides porque últimamente se me están inflamando.
K: muy bien, entonc… -interrupción-
P: Tengo hongos en los pies, a ver si me receta algo para eso ya de paso, no aguanto la comezón de las patas.
K: si, clar –interrupción-
P: fíjese que también tengo una semana sintiéndome débil, a veces me duele la cabeza y no me da hambre, aunque yo de todas maneras sigo comiendo.
K: oh, per…-interrupción-
P: ah y cuando como chile me arde el estomago y me inflamo.
K: aja
P: oiga doctora cree que esta verruga sea cancerosa.
K: O_o

La medicina privada se convirtió en una Madame a la que le piden repasarse el Kamasutra en una sola sesión y eso no es sexy… !Es ofensivo!

22 octubre 2010

Recuerdos y recordatorios…


Desde que recuerdo siempre quise ser médico, no sé porque, solo era algo natural para mí, nunca tuve dudas ni segundas opciones. En mis juegos de la infancia siempre me encargaba de atender a los heridos o en el peor de los casos desarmarlos para ver cómo estaban hechos por dentro. Después de un par de castigos por culpa de los lloriqueos de mi hermano, que me acusaba injustamente de obligarlo a donar algunos de sus juguetes a mi causa puramente científica, comprendí que tenía que encontrar alguna otra especie o material para el estudio de mis investigaciones.

Mis primeros pacientes no fueron humanos, y contrario a lo que podrían pensar tampoco fueron muñecas…sino hormigas. No fue una tarea fácil, y antes de que se rían ya los quiero ver tratando de ponerle un vendaje a una cosita de ese tamaño; son unos bichitos muy traicioneros e inquietos, nunca logre hacerme de su confianza, a pesar de que me dedique a contribuir en su alimentación y recolecta de víveres, les construí una represa, un centro recreativo, varios hospitales y casas de retiro, sus constantes mordidas siempre me lo hicieron notar.

Ya he dicho en muchas ocasiones que fui una niña rara de que se extrañan, siempre llevaba piquetes de insecto en el cuerpo que mi madre y mi medico solía confundir con alergias, lo que me llevo a alejarme del jamón, el tocino y otros derivados del cerdo por gran parte de mi vida. Aun ahora Ma-Kymer se preocupa cuando me ve atragantándome con un trozo de tocino y piensa que ya me está dando un choque anafiláctico porque mi supuesta alergia ha vuelto, la pobre nunca se entero de los verdaderos orígenes de mis lesiones.

En fin, todo esto para recordarles que no olviden felicitar este 23 de octubre a ese pobre desgraciado o desgraciada, según sea el caso, que se ha pasado la mitad de su miserable vida estudiando medicina y la otra mitad aguantándose las ganas de ir a orinar.

El día del médico llego otra vez, así que por una vez en la vida en esta fecha tan importante traten de ser muy cuidadosos para no rebanarse ningún trozo, dejen de tragar tacos en la esquina, bien saben que la señora esa no se lava las manos después de cobrarles mucho menos después de ir al baño y recuerden un grano con pus en la frente no es motivo suficiente para ir a consulta a media noche, hay cosas que pueden esperar a la luz del sol.

Y si no existe más remedio que ir al médico, por lo menos pongan atención cuando les entregue la receta, ese es el momento para aclarar dudas y no a las 3 am del día siguiente, no olviden felicitarlos en su día, pero sin abrazo con arrimón o beso en la boca que tampoco es como que ya hubiéramos encontrado la cura del SIDA o que la consulta fuera gratis.

A mi fanaticada les recuerdo que soy materia dispuesta, yo voy a donde me inviten, pero eso sí, la celebración no incluye valoración preoperatoria o la extirpación de un sexto dedo del pie.

PD: Quiero abrazos con apretón y besos con arrimón…. hagan fila U_U

18 octubre 2010

Mansedumbre para el desayuno


Por estos días estoy ingiriendo una dosis diaria de paciencia, no puedo negarlo me costó trabajo aceptar que necesitaba ayuda, después de todo el pellizcarme la pierna cada vez que entraba en mi fase radioactiva no me estaba resultando muy terapéutico que digamos; me sienta bien andar bajo el embrujo de la farmacología en estado de parsimonia, por lo demás creo que ya me iré acostumbrando al resto de sus efectos secundarios que como toda buena medicina no podría dejar de carecer. Ahora que divago por los caminos de la serenidad me dedico a ser espectadora de los destellos de impaciencia del resto de la perrada.

Gracias a esto pude ser condescendiente con el berrinche de una embarazada que en plena madrugada y tras sentir unos cuantos estirones uterinos, que no llegaban ni a precalentamiento mucho menos a las contracciones uterinas necesarias para el verdadero trabajo de parto, gritaba que el bebe se le iba a salir y demandaba atención medica en calidad de urgente. Después de explorarla descubrí en la trastienda apenas un centímetro de dilatación de los diez reglamentarios para considerar que la puerta está totalmente abierta para la llegada del nuevo inquilino, ante los berridos de la fémina él renacuajo se aferraba a una costilla y entretenido jugaba con el riñón de mamá. Dos días después la cosa termino en cesárea…¿Está de sobra decir que de aquel uno no paso a nada más?

La indulgencia se apodero de mis esta tarde cuando la ansiedad hizo presa de una mujer que se empeñaba en el deseo guajiro de no sentir ni la más mínima molestia a escasos cuatro días de haber sido arrollada por un taxi que avanzaba en reversa unos cuantos centímetros; basto la distracción del conductor y que la ingrata estuviera papando moscas en el sitio equivocado para que le dieran un empujoncito que la hizo besar el suelo y sentir cada célula del cuerpo adolorido retorcerse, no aplique ninguna técnica de la psicología para convencerla que esos síntomas que tanto refería y exageraba al caminar eran en parte normales tras el antecedente de semejante madriza corporal, solo basto una cuerpografía para demostrar la integridad del esqueleto y obtener un suspiro de alivio para el desasosiego de la paciente, ya el exceso de radiación con el que se marcho va por cortesía de la casa.

Y por las maravillas de la medicina mi víscera cardiaca ya no padece taquicardias, mi ulcera gástrica dejo de sangrar y el único que me es siempre fiel en estos tiempos de adversidad y cuadros diarreicos fuera de temporada es mi querido e incomprendido insomnio. Se requiere abrazo forzoso :(