12 enero 2010

Sin Cambios...Aun!


Siempre me he preguntado hasta qué punto el ser humano es capaz de cambiar sus hábitos, sus costumbres, sus manías, sus temores, si una cosa he comprobado a mis casi, e insisto, casiiiii 32 años, es que al menos yo, no puedo hacer mucho al respecto….- sí, Kymer sigue envejeciendo, aunque parece de 28 ejem…digo de 82 - esos cambios drásticos y radicales no se me dan…y lo que me temo es que podrían pasar 30 años más y creo que seguiré siendo el mismo “animalillo” travieso de costumbres metódicas, enajenada del tiempo, que sigue leyendo comics, comprando videojuegos, coleccionando cosillas de Superman, comiendo cereal a todas horas, cenando osos de gomita hasta quedar sin muelas y al borde del coma diabetico, temiéndole a las gallinas o lo que es lo mismo a todo animal con plumas, le seguire buscandole la gracia a mis desgracias y como siempre las iré contando por ahí, con el humor más negro que el de un agujero en el espacio.

El viernes cumplo 32 años, y he de confesar que pensé que al llegar aquí mi vida sería diferente, no sé si más fácil o más difícil…solo creí que yo sería diferente...hoy me alegra saber que no es así...tanto trabajo para tener defectos, que no es el caso perderlos un dia, asi nada mas por que si, digo yo...

Llevo 10 días fastidiando, al que se deje y al que no también, sobre la próxima fecha de mi cumpleaños, más de uno me ha preguntado como lo voy a celebrar…en mí cabecita han aparecido algunas ideas:

- Una fiesta al aire libre, cerca de algún lago, música en vivo, familia y amigos reunidos, harto tlapegüe y chupirul - bebidas alcohólicas pues- todos sonrientes, felices y contentos, yo encerrada en el despacho de la casa atendiendo las peticiones de mis invitados, ya que al parecer por regla de no sé quien, no me puedo negar a realizar ningún favor el día de mi cumple…deseche la idea porque todo mundo me va a andar diciendo “Madrina”, me van a andar babeando la mano, y voy a tener que andar haciendo ofertas de esas “a las que nadie puede negarse”… y como que no me va.

- Gran fiesta de salón, todo mundo se divierte…pero ya entrada en copas me da por ir gritando “Say hello to my Little friend” y claro todo mundo sale corriendo despavorido, cuando yo lo único que quiero es presentarles a mi amigo “Niqui” –por aquello de que: ni pasa de los quince centímetros del suelo-….

Creo que mejor desechamos a la imaginación y solo me dejo apapachar por la gente que importa, aunque si la situación se pone critica por aquello de la recesión, aviso que me dejare abrazar y felicitar por toda extraña y desconocida que se me ponga en frente…y sino pues también, que estaré de cumple y en la vida no se llega a los veintidoce todos los días…
!afortunadamente!

1 comentario:

Adriana dijo...

Felicidades Kymer

yo me pinto las canas, que decision tomaras con las tuyas. jajajajajajajaja

Tu amiga Adriana