22 febrero 2010

....de fantasías


Hablar y realizar las fantasías de tipo sexual con nuestra pareja o incluso con la pareja de alguien más -por aquello que esto también aplica a los encuentros sexosos con la vecina o la novia de algún primo - es cuestión natural.

Habrá quienes prefieran los disfraces, que si jugamos a la doctora y la enfermera o a los policías y ladrones, que si yo me pongo el traje de la batichica y tu nada mas el baby doll uuufff...ejem...ejem coff…cofff (casi…me proyecto), habrá quienes prefieran la emoción de lo prohibido, hacerlo en el auto, en el baño de algún bar, en el almacén o en el cuarto de sabanas, las habrá de lo más comunes y otras tantas veces serán lo más extraño que sus castos oídos pudieran oír; pero al final del día ¿quiénes somos nosotros para tachar de raro el gusto de cada quien con su cada cual?

En mi corta práctica médica (nótese como me quito los años discretamente) he tenido algunos casos en donde dichos encuentros al final no salen del todo bien, hechos de lo más inocentes que terminan en bochorno total, tema de conversación y chiste de una noche de guardia en el hospital.

Situaciones que van desde una reacción alérgica horrible en el área genital por algún gel lubricante…que da el aspecto que aquello se va a caer al suelo en cualquier momento, erecciones prolongadas gracias a los dichosos anillos que después de cuatro horas ni la erección se va ni el anillo se puede remover y el “amiguito” se empieza a poner de un color negro azulado llegándole a berenjena…o aquella historia repetitiva en la que el paciente anda tan tranquilo desnudo por su casa y al tropezar cae con su colita justo sobre un dildo que algún descuidado sin prejuicio dejo por ahí tirado - si, esa historia es legendaria y repetitiva -.

Si nos adentramos en orificios - eso se escucha raro, pero no es más que la verdad - la de cosas “raras” que he podido encontrar: clips, lápices, frascos de crema, linternas, envases de refresco, baterías, alguno que otro reloj y hasta focos…sip hay quienes ya entrados en el juego le ven cara de archivero o cajón de cachivaches a sus hoyitos naturales.

Y ni que decir de aquel lindo par que me visito una noche en traje de cuero porque al caballero se le atoro un poco de piel escrotal y alguna cosita mas en el zipper de la tanga, calzón o taparrabos que cargaba…y ante el hecho ni como quitarse el trajecito dominetrix.

Existen accidentes bastante predecibles que ocurren cuando uno de los personajes tiene frenos en los dientes y se les ocurre ponerse en plan, “estos metales que cargo en la boca jamás te podrían hacer daño alguno” pero en la emoción del momento aquello termina en masacre y es donde entro yo en un intento de zurcir y medio reconstruir los colgajos para que por lo menos quede funcional.eek

La semana pasada me toco una guardia con un toque de fantasía sexosa, no me adentrare en los pormenores del caso, solo diré que el mismo paciente nos advirtió lo que esa noche acontecería, nunca negó sus intenciones sino todo lo contrario, en el pase de visita nos pidió que no se le molestara si escuchábamos “ruiditos” o lo que es lo mismo el catre rechinando a su máxima potencia, poco me hubiera importado si el hombre en cuestión no hubiera sido ingresado bajo sospecha de infarto agudo al miocardio…le di una aspirina, lo persigne para después pasarme toda la noche agarrada del carro rojo y el desfibrilador…por la mañana éramos tres con ojeras y dos con sonrisa de oreja a oreja….y créanme que a mí eso no me hizo ni p%#@ gracia.
evil

PD: Seguro con esto me he ganado la censura...rolleyes

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Saludos Kymer

Kymer dijo...

Saludos quien quiera que seas...:)

Polo dijo...

de vuelta a leer tus escritos.. por que? no lo se

Te quiero.. abrazos doctora (:

espero todo vaya mejor

Esther dijo...

Bichoooo!! si es que te dejo dos dias y mira la que se arma por aqui!no puedes poner esos escritos que te salen admiradoras y me van a quitar el puesto!hoy te dejo el lado bueno del sofá pero quitate las tijeras del bolsillo!!!jejejeje.un besito