15 febrero 2010

Habra una vez??



El aire le acariciaba suavemente la cara, su cuerpo se movía al compas del vaivén de las nubes, como péndulo suspendido en la nada, sus pies flotaban desesperados buscando algún punto de apoyo, pero no había sitio a donde ir, su cuerpo colgaba de la colina, todo sería cuestión de tiempo y el final llegaría; su mano derecha se aferraba a la orilla, con la izquierda poco podía hacer, los rayos de sol lastimaban sus ojos y la angustia cegaba su juicio.

Cuando la calma se le extinguía, vio su sombra y la encontró plantada a la orilla, una flor solitaria que también se mecía con el soplar del viento en medio de la nada; y sin más el verla ahí tan cerca le dio tranquilidad, pensó en lo lindo que sería poder estar en la superficie, tomarla entre sus manos y llevársela a casa, mirarla todos los días y así poder llenarse de esperanza; por un instante se aferro a la orilla y a la idea de un futuro, pero la fuerza se le agotaba, ya no era capaz de sostener por más tiempo su peso, con cuidado trato de acariciarla, pero no se dio cuenta de su error hasta que una espina rasgo su piel, acción que le recordó que seguía estando sola y que tarde que temprano habría que dejarse caer, sintió la humedad de la sangre brotar por la herida…sin pensarlo dos veces decidió que lo mejor sería dejar de soñar.
Continuara...

Buscando en agencias de viaje estoy, pero una vez más reconozco que a veces tanto encanto es una maldición…

Me han mandado un presupuesto, y ahora me doy cuenta que el hombre que me atendió se dejo llevar por la apariencia, supongo que mi manera de conducirme por la vida con tanto porte y elegancia le dio la idea de que también soy millonaria, porque me ha mandado un presupuesto digno de una marquesa, tendré que aclararle que aunque difícil de creer nada tengo que ver con la realeza... que yo con alguna banca en el parque me conformo.

No hay comentarios: