07 mayo 2010

Una de Sor Juana...



Niños necios que acudís al colegio a que os aporren con piedras y palos, llegáis a mi humilde templo mal heridos y escupiendo insolencias entre llanto y regaño; os atrevéis a patearme las carnes mientras os curo las heridas sangrantes…

Oh juventud imberbe y mal oliente, sepáis entonces que en ese momento con descaro y sin reparo entre los suspiros de mi impaciencia, allá por lo bajo y muy entre dientes, siempre os estaré recordando a vuestra santa madre…

Y preciso avisaros que nunca mis pensamientos serán gratos o sensatos con respecto a vuestra progenitora, mientras en mi cuerpo sigan compareciendo los recuerdos ingratos de las batallas siniestras a las que me arrastráis cuando abusáis de mi descuido o mi nobleza…


Mi inspiración: un libro de Sor Juana y una estocada a traición que recibió esta mañana mi riñón más sensible.....inches escuincles tienen un tino para detectar mi lado frágil.

PD: Si Sor Juani se entera que fue fruto de mi inspiración me da a mi que convulsiona.

2 comentarios:

--vicky-- dijo...

o0 por dios, que sublime tu verso en prosa...me rei a carcajadas,

pobre juanita que ha de estar revolcando en su tumba jajajaa XD

Kymer dijo...

:P gracias guapa!