03 junio 2010

Manias...


Lo he confirmado, y digo confirmado porque descubierto ya tenía tiempo; no puedo entrar a la oficina de mi jefe sin ponerle las manos a los implantes que tiene sobre el escritorio, siempre están ahí esperando ser manoseados ocho pares de “bubis” de silicona, suaves, delicados y deliciosos al tacto.

En la sala de espera siempre hay mujeres que los llevan puestos, ayer nada menos me tope con un par -de bubis- de lo mas lindas, rellenitas y orgullosas, los dedos me hormiguearon, salí de ahí sin verle la cara a la dueña convencida de que soy un caso perdido, pero mientras tanto seguramente seguiré manoseando las muestras que yacen en el escritorio.

Con suerte entre tanto manoseo me conceden un deseo.

3 comentarios:

ΛgƎиda Ladяidø dijo...

pero pues para eso las hacen, no? para manosearlas..

digo.. ni que fueran para estar en mostrador

Kymer dijo...

Eso no lo discuto, el detalle es que yo las manoseo y me pierdo en mis fantasías sexosas cuando debería estarle poniendo atención a mi jefe jajajajajaja

ΛgƎиda Ladяidø dijo...

velo x el lado positivo, por lo menos hay algo q te gusta de tu trabajo

no todos pueden/podemos decir lo mismo =S