21 junio 2010

Wake up call


Abrí los ojos y me tomo tiempo descubrir en donde estaba, un minuto después comprendí que la vida no viene con manuales o mapas para guiarnos hacia lo que debemos hacer de nuestra existencia. Nadie nos enseña cómo mantener el equilibrio entre el ahora y el después, a veces nos olvidamos de vivir el hoy preparándonos para el futuro y otras tantas nos perdemos en el presente sin pensar que será de nosotros después de mañana.

Diariamente tomamos decisiones, algunas conscientes y otras por mero reflejo de supervivencia, vamos cargando un costal de sueños e ilusiones porque desde que nacemos se nos implanta la idea que la esperanza muere al último, nos aferramos a la ilusión que tarde que temprano todo caerá sin esfuerzo, olvidándonos que la realidad siempre dicta que para toda acción existe una reacción.

Desperté con el cuerpo entumido, encapsulada en el silencio y la oscuridad, vacié mi costal, asesine a la esperanza y mire a los ojos a la soledad, me conto un chiste que me hizo reír hasta las lagrimas; quiero empezar a caminar otra vez y dejar de viajar en torbellino.

PD: Trabaje horas extras, me manche de sangre -Que quieren, una arteria traviesa a veces pasa- dormí en el suelo, bebí vodka…y desperté.

No hay comentarios: