21 julio 2010

Hasta siempre...


Siempre me sorprendió la vitalidad y la gracia con la que intentaba superar la cotidianidad de los días y hacer de las horas momentos de risa y anécdotas extraordinarias. Fiel a su filosofía aplico a su vida los fundamentos que predicaba, vivir y ser feliz sin miedo a los obstáculos. Tenía la capacidad de contagiar esa inquietud sublime y necesaria que lleva a cualquiera a atreverse a realizar sus sueños.

Extraordinario ser humano de ideas claras y convicciones inteligentes, le faltan palabras al diccionario para describir y calificar todo lo que fue y seguirá siendo, mi gran amigo Raúl, mejor conocido en estos lares como el Dr. Francés.
Amigo de los amigos, siempre dispuesto a cooperador para una buena noche de fiesta; lleno mi vida de consejos y experiencias maravillosas que estoy segura conservare para el resto de mis días como el mejor de los tesoros.

La noticia de su partida me helo cada particula del cuerpo, en algún momento me vi llorando sin consuelo como cuando tenía cinco años, sin embargo la realidad pronto toco a mi puerta, una mujer en trabajo de parto solicitaba mi presencia muy a pesar de que yo lo único que quería hacer en ese momento era desplomarme ante la noticia de la muerte de mi amigo. No sé de donde saque la fuerza para colocarme la bata y salir a prestar ayuda; hoy la tristeza se respiro en el hospital, era evidente como rehuíamos al contacto visual en un intento sobrehumano para no derrumbarnos y poder así seguir trabajando.

Sé que el sentimiento es compartido por todos los que tuvimos el privilegio de conocerle o considerlo nuestro amigo, y que no se atreveran a contradecirme si digo que hoy me siento jodidamente triste y con un muy mal sabor de boca ante la perdida.
Sin duda le extrañare, con esa manera tan suya para despedirse que hacía a más de uno poner cara de interrogación…

Besos al perro y patadas al niño mi buen amigo, gracias por iluminar nuestros días con tu luz.



PD: Cambie la canción por esta otra una vez que recordé que al Francés le gustaba mucho. Recuerdo como la cantamos a todo pulmón en aquel bar ante la cara de un Gamer que decía “ya me quiero ir a mi casa” jajajajaja.

Como lo extraño :(

3 comentarios:

The Gamer dijo...

Es dificil de creer que esto pase, ha dejado un gran legado entre las personas que lo conocimos. QPD el Sr Frances.

Ana dijo...

la vida nos da tiempos de reflexion, y nos hace tangible el hecho de ser finitos y mortales....animo amiga ... mejor vivir con lo que dejan de enseñanza.. no crees? ...

hadda dijo...

Aun espero que ente por esa puerta preguntando ¿donde esta angeles y querubines? :( nunca olvidare sus consegos mil gracias doc