24 agosto 2010

35 min…Primera Parte



 Esta entrada me ha quedado demasiado explicita, dejo a criterio del lector la decisión de continuar leyendo.

16:15 hrs.
Una mujer sin vida tirada en la cama con una herida que le abarca todo el cuello. Yo cargada de adrenalina, el corazón latiendo por las dos y la respiración detenida, las manos y la ropa manchadas de sangre aun sostengo la navaja que le propicio la herida. Cinco testigos mirándolo todo…no me siento bien, la luz me resulta demasiado brillante, estoy aturdida…no entiendo bien lo que acabo de hacer.

14:00 hrs. (entiéndase dos horas antes)
Otro día de trabajo como cualquier otro, veo a algunos pacientes en consulta, repaso los ingresos para enterarme de los casos hospitalizados, larga charla con Gamer y el Francés…risas, muchas risas como siempre.

15:50 hrs.
El teléfono suena…al otro lado la recepcionista me informa que viene en camino una paciente para que la valore. ¿Qué le voy a valorar? ¿Quién es? ¿De qué se trata? Solo atina a decirme que es una paciente post-operada que había sido dada de alta justo cuando llegue yo. No pregunto mas, me quedo con los pocos datos y les comento a mis amigos lo que me acaban de decir, Gamer me dice que es una mujer a la que extirparon la tiroides, es paciente de fulanito y la opero manganito; ¿Bien y porque tengo que ser yo la que la valore? ¿Porque no les llaman a ellos?

En fin, la atenderé y le informare a su médico tratante para que él decida lo que se debe hacer.

16:07 hrs.
Las puertas del elevador se abren y una mujer es empujada en silla de ruedas, apenas puede articular un par de palabras: “no puedo respirar”. Los monitores gritan que sus niveles de oxigeno están por debajo de lo aceptable, su cuello ha perdido las características anatómicas normales, está inflado, tenso… -necesita pasar a quirófano lo antes posible-… la mascarilla y el oxigeno no tienen ningún efecto, su corazón se dispara.

16: 12 hrs.
Me dicen que el cirujano está por llegar, eso no sirve de mucho…Gamer toma la iniciativa, hay que intubar, lo intenta una vez y nada….segundo intento sin éxito….nada está en su lugar, hay una hemorragia en el cuello que comprime y lo deforma todo, no permite pasar el oxigeno suficiente mucho menos un tubo, escuchamos un pitido que nos hace voltear al monitor, el color de la paciente lo grita y el aparatejo nos reprocha -PACIENTE EN PARO- y el tercer intento…fallido.

Gamer suda como jugador de futbol americano, en fracción de segundos nos miramos a los ojos buscando la respuesta para proceder, a lo lejos la voz del Francés se escucha como un eco diciéndonos lo que no teníamos ganas de escuchar; sincronizados giramos a verlo, miramos el cuerpo inerte de la mujer y nos volvemos a regresar la mirada…

“Dame una hoja de bisturí” se me escapa un suspiro, una voz en mi cabeza me reclama ¿Qué vas a hacer?

16:15 hrs.
Una mujer sin vida tirada en la cama con una herida que le abarca todo el cuello. Yo cargada de adrenalina, el corazón latiendo por las dos y la respiración detenida, las manos y la ropa manchadas de sangre aun sostengo la navaja que le propicio la herida. Mientras cinco testigos están mirándolo todo…


PD: La herida le abarcaba casi todo el cuello porque abrí sobre la incisión anterior. Que tampoco voy por la vida degollando mujeres.

1 comentario:

oculta y feliz dijo...

senti escalofrios...esas cosas que pasan...son esas emociones tan paradojicas y a veces reconfortantes...es esa adrenalina la que nos mantiene en la Medicina....