18 agosto 2010

Efecto prolongado...


El silencio de la madrugada me hacia compañía, la oscuridad no alcanzaba para ver estrellas en el cielo, la hora no marcaba ninguna variante para mi, el insomnio tiene la capacidad de desajustarte el reloj interno y hacerte perder la capacidad de distinción entre el día y la noche. La confusión y la tristeza que sentía en ese momento tampoco ayudaban en nada a superar el problema.

Eran las tres de la mañana, sentada en mi habitación frente a esta misma pantalla con una página en blanco y un cursor que parpadeaba insistente a la espera de que escribiera algo; era la primera vez en un año que no sabía sobre que escribir o mejor aún, para qué escribir.

Sin pensarlo dos veces busque una imagen con esas tres letras que lo dicen todo y no explican nada, me parecía increíble tener que aceptar que probablemente ya no tenía más historias que contar y que a lo mucho a lo largo de un año el resumir algunas de mis vivencias solo me había tomado un par de días.

En el último minuto deje la publicación de esa entrada en la bandeja de edición lista para el día siguiente, qué más daba el ahora ó diez horas después, si solo bastaría con dar un click y quedaría terminado.

La mañana trajo color y nuevas sensaciones -algunas más nauseabundas que otras- ver a mi vecina pasearse con un calzón mata pasiones en lugar de la mini tanga que siempre la distingue, me hizo pensar en que no todo está escrito ni todo esta contado y que siempre existirán varias versiones más para una misma locura. Nunca lo había pensado, pero comencé a escribir en este sito por la necesidad de reírme, principalmente de mi misma y de mis “desgracias”, para ponerle una válvula de escape a esa olla de presión en la que algunas veces se convierten mis días de trabajo y a esta cosa que algunos se aferran en llamar vida; porque pagar a un psicólogo seria un lujo que no quiero darme y el visitar a un psiquiatra no está a discusión.

En ese momento entendí que siempre surge algo nuevo que contar, alguna historia cruel que requiera un poco de maldad y humor acido que le dé sazón -mi especialidad-, que el reírme a diario es tan vital para mí como el respirar y claro el quejarme de todo se me da más por deporte que por convicción, por si alguien no lo había notado.

No cuento todo lo que me pasa, porque no todo lo que sucede esta para contarse, pero sé que el escribir me ha resultado una buena terapia, el gran extra -y que jamás imagine tener- son los seguidores a los que les gusta y les entretiene las babosadas que escribo y a quienes agradezco enormemente todos y cada uno de sus comentarios. No estoy lista para tirar la toalla y creo que mientras siga siendo yo, alguna historia bizarra y sin sentido tendré para contar. Aunque aun no me queda claro si eso es bueno o malo…

8 comentarios:

GREÑAS dijo...

Hola Dra.

Hoy solo quiero agradecer, que halla reconsiderado, en que el END no era la mejor opcion.

Puedo decir que su blog es genial! y definitivamente no puede abandonarlo y de paso a nosotras.

Aunque la duda de si es bueno o malo, puedo comentarle que viendole el lado positivo a las cosas, como lo menciono es una sana y economica forma de relajarse, pero viendonos negativas, el problema seria caer en la adiccion, pero definitivamente no es su caso :)

Y mientras siga escribiendo yo seguire siendo su seguidora No.mmm...No.mmm Bueno entre las 25 primeras jeje de eso no hay duda.

Gracias por compartir su blog!

Un abrazo inmenso y un bezaso!

ΛgƎиda Ladяidø dijo...

pues no es que presuma, pero la realidad es que ya llevo varios años con esto de los blogs

he visto muchos llegar e irse, he visto muchos reencarnar, y pocos mantenerse

son etapas, como en todo.. creo q mi mejor consejo es tener claro "para que quiero un blog", de lo contrario pierde sentido para uno mismo y para los demas


yo por mi parte aca sigo fiel a tus letras =)

iShTaR dijo...

Y sabes qué es lop mejor?

NO PAGAS POR ELLA!!!!!!

(la terapia, digo)

:D

Mar dijo...

Yo creo que lo dijo Kierkegaard, y si no es así, ai me avisas: “Pierde menos el que se pierde en la pasión que el que pierde la pasión”.

Esto que estoy diciendo quizá pueda servirnos para saber qué tan intensa es actualmente la pasión con la que vivimos... y escribimos.

Por lo pronto, déjame decirte que es una delicia regresar a tus letras.

Vaya un abrazo apasionado.

Kymer dijo...

Greñas: En mi lapsus considere dejar de escribir influenciada por mi deplorable estado anímico, demos gracias a la vecina y sus calzones de paracaídas porque me hizo recapacitar jajajaja.

Agenda Ladrido: Gracias por tu consejos y por seguir apareciendo por aquí.

iShTaR: Antes que nada te debo una disculpa por no haber dado respuesta a algunos de tus comentarios anteriores, pero créeme que si los leí...y tienes razón lo que me ahorre en sesiones lo invertiré en una camisa de fuerza ultramoderna ;)

Mar: Usted siempre me saca suspiros -armoniosos y constructivos- cuando le leo; efectivamente el padre de existencialismo dijo eso tras efecto de varias cubas -no es cierto jajajaja-

También dijo que la vida no es un problema que tiene que ser resuelto, sino una realidad que debe ser experimentada...pues sigamos viviendo este experimento.

Y la delicia...es verle pasar por aquí ;) Gracias.

Tulipan: Gracias por compartir tu historia, fue una sorpresa muy grata.

Terejuu dijo...

aaahh
mientras leía pensé q sí ibas a cerrar y hasta me sentí mal--
pero bueno, q bueno q no lo harás
de veras :) un abrazoo y un beso!!

Anónimo dijo...

Estimada dra. Kymer no se vaya por favorcito este blog es como mi terapia jeje!! sorry para este punto creo que usted se sentirá como "usada", pero neta me encanta tu blog. Un saludo enorme

Dino

Kymer dijo...

Dino: Mi deseo no es privarte de tu terapia U_U

Poquito usada, pues si jajajajaja

saludos ;)