14 septiembre 2010

"Medico de la Familia"


Lo peor que le puede suceder a un medico es tener a un familiar enfermo, peor aún es tener a ese enfermo en casa, lo más terrible de todo esto es cuando ese enfermo es tu abuela y Ma-Kymer tu madre.

Tengo por regla general mantenerme al margen de los problemas de salud que padece la familia, los oriento, les doy recomendaciones y les aclaro las dudas, siempre procurando mantener cierta distancia, claro que nunca falta la tía que te llama porque el nieto tiene un resfriado, esta estreñido o se metió una semilla de chabacano en el oído -que puedo decir el chamaco esta orejón- el hecho es que para estas cuestiones los parientes no conocen limites y les parece increíble que si curaste la neumonía de tu tía Eurasia no puedas aliviar el cáncer de próstata del tío Ildefonso. La familia es así, los demás médicos tienen especialidades y pueden dedicar años de estudio a ver los efectos de los tacos al pastor en las células cebadas de la mucosa gástrica, pero para ellos tu no debes conocer de limitaciones y lo mismo es tu obligación resolverles desde un parto hasta un infarto.

Un buen día te presentan en sociedad con un titulo rimbombante -y es lo único que dan, porque ni siquiera te invitan a cenar- hacen gala de ti diciéndole a medio mundo que eres “El Médico de la Familia”, notas como tu tía Eduviges te presume con las viejas cotorras de sus amigas, no porque se sienta orgullosa de ti….claro que noooo, sino para que se enteren que cuenta con una esclava a quien llamar en altas horas de la madrugada si la crema facial le provoca urticaria.

Ser el Médico de la Familia esta éticamente permitido, lo que no entiende la prole es que esto es válido siempre y cuando no se trate de tu propia familia. La gente entiende todo a su conveniencia, pero la familia entiende “todas las consultas médicas que quieras sin generar honorarios”. Y claro un día les explicas que no es lo más sano hacerte cargo de sus padecimientos porque infringes en cuestiones éticas que te generan conflictos internos, te salen con que es tu obligación y que para eso hiciste un juramento Hipocrático y te recitan el dichoso juramento entre mezclando los diez mandamientos tomando la pose para hacer honores a la bandera.

Siete días con sus respectivas siete noches fue el tiempo requerido para penetrar en la cabecita de la familia, me canse de decirles -así como dice la canción- que lo que le pasaba a la abuela no iba a desaparecer tomando una pastilla mágica, una semana después una radiografía me da la razón, la viejilla necesita una prótesis de cadera, ¿y qué hace la familia? Pues traérmela a casa para que yo obre milagros y cuide de ella, porque haber trabajado 48 hrs continuas es poca cosa para ellos, y requiero una distracción que me haga levantarme cada cuatro horas y aplicarle medicamentos intravenosos.

La gente ve los hospitales con pavor, como si la existencia de los mismos fuera con el solo propósito de torturar sus cuerpos decrépitos y enfermos -está bien exagero- la sola idea de decirle a alguien que se debe quedar hospitalizado es como decirle que lo dejaremos en un campo de concentración, haremos experimentos con él y después lo echaremos a la cámara de gas. Al día siguiente paso exactamente eso, la abuela prefirió aguantarse el dolor, morderse una bubi y echarse un danzón antes que ser ingresada en el hospital.

Ahora está mejor, sigue sin poder caminar, pero el dolor está controlado, mi tío Celedonio dice que solo es cuestión de una buena sobada y el problema quedara solucionado, claro que si las cosas se remediaran con eso hace mucho tiempo que a mí se me habría quitado este mal carácter -sí, me alburie yo solita, ¿y qué?- por lo que no dudo que me obliguen a participar en alguna ceremonia prehispánica para danzarle al dios del hueso y así se le regenere la cadera por arte de magia, antes muertos que tener un trozo de titanio en el cuerpo.

Hoy la abuela tiene cita médica, esta mañana la vi ensayando sus pasos de baile con su traje de rumbera y algunas cumbias de la Sonora Santanera.

Pues si, soy "el médico de la familia" y hay que joderse....U_U


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Jajaja adoro tu sentido del humor para contar algo tan sin gracia pa tu abuela.....

Besos mil

Mar dijo...

Rumba pa' ti... rumba pa' mí...

Imagínome que cada que te salen con un achaque que "debes" curar, tú sientes un toallazo en la nuca e inmediatamente sales corriendo en busca de ponerte en sintonía con el cosmos.

Noticias a mi imaginario de médico! Ya te había dicho que el 1 de octubre dejaba el vicio... pues bueh, previendo que soy falta de ovarios, me he inscrito en un programa del CEPREP para adictos nicotínicos :D

Seeee... no más flemas y sangre por las mañanas, que el EPOC sea menos! Gracias por la consulta ñ_ñ

Que tengas lindo día, Kym.

Mando abratzo