31 diciembre 2010

Gracias 2010


Habrá quienes crean que en el último día del año debería de contar alguna historia con temática amigable y pachanguera; pero la vida no sabe de fechas y celebraciones, las cosas sólo pasan así, sin guión o programación.

El señor X ha muerto esta madrugada, llevaba días respirando más por reflejo que por voluntad; un costal del huesos rígido y arrugado, caricatura cruel y marchita de lo que alguna vez fue un hombre. Su mente se perdió en los recuerdos hasta desvanecerse en laberintos y callejones oscuros, según relata el historial médico.

Se quedo sin fuerzas para cerrar los ojos, y sus lágrimas se evaporaron como gotas de lluvia en el desierto. De su vida poco puedo contar, habrá reído alguna vez y llorado otro tanto como cualquier mortal, igual me gustaría pensar que en algún momento fue feliz.

Contra todos los pronósticos su corazón cansado seguía latiendo, manteniéndolo en un estado de transición obligada entre la vida y la muerte. La dama de negro hizo su entrada triunfal y en más de una ocasión lo dejo relegado, siempre optando por carnes más frescas, cómo renegando del viejo. Quieta y sigilosa lo observaba, lo olía y saboreaba pero por algún motivo que desconozco no se lo llevaba.

Las facciones del señor X me recordaban al quijote, si ese hombre existiera ahora, seguramente sería muy parecido a él. Siempre estuvo solo, no hubo visitas esporádicas de familiares y nadie preguntaba por él, hacían notar lo que con frecuencia se ve en asilos y hospitales, personas que son transformadas en bultos sepultados a destiempo en el baúl de los recuerdos de su progenie.

Anoche nos despedimos en calma, el ruido del monitor nos regalo el silencio, cansado de ser ignorado dejo de tenerle miedo a la figura esquelética y oscura del ente con la guadaña en la mano y exigió lo que por derecho a todos nos corresponde.

Esta noche alzare mi copa en memoria del señor X, el hombre que sin pronunciar palabra me recordó la necesidad de sentir compasión y respeto ante la fragilidad del ser humano.

No puedo publicar la última entrada del año sin agradecer todas las atenciones de las personas que pasan por aquí y se toman la molestia de leerme, los que nutren el blog con sus comentarios y los que como el chino se la pasan nada más “milando”…

Muchas Gracias a todos, mis mejores deseos para este 2011 y todos los que le siguen :)


30 diciembre 2010

En promoción...


El amor no se puede vender.... pero el mío esta en subasta.

Quiero uno de estos para mi cumpleaños


Astro A40 Wireless Headset


PD: Que alguien le diga a Ma-Kymer que aborte la idea de las lentejas para ese día por favor U_U


26 diciembre 2010

Resumen Navideño


Llegue y ya no había nadie sentado a la mesa, todos llevaban coloridos pijamas puestos, según se justificaron optaron por este atuendo en vista de la comodidad que proporciona el elástico después de un banquete.

Restos fríos de lo que sobro se posaron sobre mi plato, probablemente comí recalentado 24 horas antes que el resto del mundo, bebí una copa de vino y suspire…

Si, llegue tarde a la cena… pero valió la pena.

22 diciembre 2010

Ya es hora...


Llego el momento, sabía que tarde que temprano ocurriría pero igual cuesta aceptarlo, ya es tiempo de partir y de partírmela en otro sitio y con otra gente. Iré a donde me lleve el viento o a donde se abra el camino, de igual forma llegare, sea corriendo, saltando o en remolino, tengo las bases para sobrevivir y las ganas de trabajar. Los cambios me cuestan más que a ninguna pero ya es necesario e imposible postergarlo, se me terminaron las escusas para quedarme más tiempo y aumentaron los motivos para largarme más rápido.

No sé si habrá mejores senderos, es un riesgo que debo tomar, de igual forma siempre intentare marcar la diferencia en donde quiera que este; me llevo lo bueno y te archivo lo malo.

En este 2011 Kymer buscara un nuevo trabajo, ya es tiempo de sitios con enfermeras guapas y recepcionistas atentas, coquetas, que usen escote. No pido mucho, con la subdirección de alguna clínica u hospital me doy por bien servida, no me ofrezcan el IMSS porque les perderé el respeto, estas carnes no nacieron para esas fuerzas de carga, que cierto es que aquí hay talento para eso y más, pero ese no es ambiente para mi salud mental.

Zurzo bien bonito y las traqueotomías me quedan que ni mandadas, lo mismo atiendo un parto que un infarto, a veces le atino y los pacientes mejoran…que más pueden pedir. Llevenme a su hospital mas cercano, soy el alma de las fiestas, galante con las mujeres, tierna con los niños, implacable con los malvados, a no... ese es Kaliman, pero el alma de la fiesta si soy. U_U

17 diciembre 2010

Como lo hago sino me lo enseñaste…


No sé como corresponderte, dejaste pasar tanto tiempo que me conforme con solo ver tu sombra. Ahora intentas acercarte a mí y eso me desconcierta, estoy tan acostumbrada a la distancia y a tu silencio. Tantas veces desechaste mis intentos por ganar tu empatía que me rendí.

¿Porque ahora si estás listo para mí? ahora que ya no me esfuerzo por captar tu atención ¿Qué te ha hecho cambiar de opinión?

Mamá siempre me dijo que me querías mucho, que era yo la que no sabía entenderlo; siempre que me lo decía le sonreía, asentía y guardaba silencio, nunca le dije que el amor que ella me daba no requería de traductor y siempre me era fácil de comprender las facciones que reflejaban su cara, que el refugio de sus brazos y la calidez de sus abrazos era algo que no requería explicación.

Siempre estabas demasiado cansado para escuchar mis locuras y rara vez ponías atención a mis relatos, aun así me interese por aprender las cosas que a ti te gustaban, por escuchar las historias de tu infancia, esas que siempre repetías y acumule en la memoria, te observe durante horas sin que me vieras y fracase una y otra vez en mis intentos para crear lazos afectivos significativos para ambos.

Sé que percibes mi ausencia, pero que quieres que te diga, si hemos vivido en mundos tan diferentes todos estos años. Tú me enseñaste de disciplina, a esforzarme cada vez más, alcanzar objetivos, el respeto a los demás y el valor de las personas, que el trabajo siempre es primero si queremos proveer a la familia, pero nunca me enseñaste a como ser tu hija papá. Sé que estas orgulloso de mis logros y no me alcanzara la vida para agradecerte el apoyo que me diste, fueron tus esfuerzos los que proveyeron mi camino, me regalaste tantas cosas pero nunca atinaste mis deseos, yo solo quería tiempo; ahora te aproximas y pretendes que conversemos, pero te siento tan extraño, tan ajeno a mi mundo que sin quererlo termino poniendo en práctica lo que mejor aprendí de ti.

Yo no fui la hija que tú querías o tú no fuiste el padre que yo esperaba, nuestra relación siempre la marco la distancia, nadie sabe con exactitud porque, solo basta saber que entre tú y yo no hay nada que reclamar, solo somos dos extraños con una forma extraña de quererse…


16 diciembre 2010

Situación de Impacto



Si a un prestador de servicios le dicen “el cliente quedo impactado” puede considerarlo como todo un halago a su labor, así sea una sexoservidora o un arquitecto. Si una enfermera me dice que cierto paciente esta impactado eso no es lo más alentador para nadie, implica tener que enguantarse poner algo de gel lubricante e ir a explorar esa cuevita oscura para destapar el caño.

Hay experiencias que una vez vividas no las quieres volverá repetir, en medicina existen procedimientos que entran dentro de este marco y una de ellas es el manejo del estreñimiento de más de cuatro días de algún adulto mayor. Ordenas rayos x con la esperanza de que se trate de una sub oclusión u oclusión intestinal y venga el cirujano a encargarse, miras la placa con los dedos cruzados y solo vez material suficiente para esculpir al David de cuerpo entero, el abdomen se encuentra distendido que hasta da la impresión de un embarazo de seis meses -hasta estuve tentada a buscarle el foco fetal- digan lo que digan sabes bien que el relleno seguro tiene más de cuatro días.

Empalmas dos cubre bocas para fabricarte una cámara hermética que te cubra hasta las cejas en un efímero intento para quedar libre de olores, tu artefacto termina haciendo efecto invernadero, los gases entran pero no salen, la enfermera se sorprende al ver lagrimas en tus ojos, hace alarde de tu sensibilidad ante el resto del personal, lo que no sabe la muy bruta es que no llorabas por empatía sino porque te estabas aguantando la respiración y por poco te asfixias.

Durante el procedimiento le pides al Dios del Topo para que el paciente no tosa, te pones el guante y te lanzas en estocada; en tu imaginación esperas encontrar un estorbo no más grande que un corcho, la realidad se parece más a un costal de papas; escarbas y escarbas, y aquello sigue dando como maquinilla dispensadora, solo que esta es de aguas negras. Sales de la habitación con cara de nausea y con olor a fosa séptica, te lavas bien las manos, las desinfectas pero solo de recordar en donde han estado tus deditos te dan ganas de cortarla.

Anoche ante la obstrucción pensé en ponerle algo de dinamita, si les funciona a los mineros porque a mí no; pero las enfermeras se opusieron rotundamente y me amenazaron con un paro de labores, ante la ofensiva ordene un enema tibio jabonoso con resultados por debajo de lo esperado, la idea del guante paso por la mente de todos pero para no contaminar más el ambiente y escupir los tacos que ya habíamos cenado le administramos un laxante digno de un elefante y es hora que aquello sigue…y sigue… y sigue fluyendo U_U

14 diciembre 2010

Haciendo alusión al título para no variar…


Sobre aviso no hay engaño, en esta ocasión podría decir más incoherencias y estupideces de lo acostumbrado, tengo un súper resfriado y estoy medicada a niveles casi tóxicos.

Este año tampoco me voy invicta, la culpa es mía por confiarme demasiado, el sábado me la pase bebiendo cerveza a la intemperie acompañada de Gamer y Maleta en algo muy parecido a una manifestación sindical de algún país reprimido que no pasa de los veinte habitantes. La velada fue por demás agradable, el despertar no lo fue tanto, un fuerte dolor de cabeza seguido de un ruido estrepitoso que hizo vibrar cada neurona de mi cerebro a niveles dolorosos, despertando mis miedos irracionales de que tal vez el final había llegado y la muerte me tomaría por sorpresa, cruda, en mis jugos y dejándome caer un avión encima -aunque pensándolo bien también pudo haber sido el camión de la basura y gracias a las condiciones insalubres en las que me encontraba me fue imposible de distinguir-

Hace un par de semanas alguien preguntaba ¿a que le tenemos miedo? ¿Qué es lo que nos pone nerviosos? La lista de cosas que me atormentan con remedos ridículos de ansiedad no es más grande y gruesa que el pequeño Larousse, por el contrario mis miedos son muy específicos, en el que más he pensado últimamente es en la posibilidad de que me callera un avión encima, entiéndase no me da miedo volar sino todo lo contrario, no me preocupa que se caiga el enorme pajarraco de metal cuando yo voy arriba, es cuando no estoy en él y escucho que pasa sobre mí que la idea se dispara y comienzo a preocuparme.

Contrario a lo que esta idea les pudiera hacer pensar no vivo cerca del aeropuerto y antes de ser juzgada cabe recordar que en ningún lado está escrito que los miedos solo se basan en fundamentos racionales. La única ventaja que le encuentro a esta gripa es que no huelo nada y por lo tanto tengo dos días sin oler las pesuñas pestilentes de los adolescentes hediondos que llegan a mi consulta. Así que sepan disculparme si al leer esto me escuchan algo gangosa.

Nota mental para Kymer: Nunca beber más de 4 cervezas en una misma velada :(

09 diciembre 2010

Mi cuento de navidad...

La noche se mostraba gélida como todas las noches de invierno, las calles lucían mojadas después de la tormenta y en el cielo no se vislumbraba ni luna, ni estrellas. Despacio cruce la oscuridad del callejón, el silencio ensordecedor era interrumpido por las gotas de lluvia que caían de los techos; a mi izquierda la puerta abierta de una habitación con luz que invitaba al refugio, era eso o subir a la oscuridad a través de la escalera de peldaños carcomidos que se posaba a la derecha.

No tuve tiempo de elegir, apareciste de entre las sombras y ninguna de las dos pronuncio palabra alguna. El negro de la noche protegió tu rostro, solo la luz ilumino tu mano junto con el revólver que llevabas en ella, te reconocí enseguida y ya no me diste tiempo a nada. Una chispa pequeña roso mi aorta y una gota tibia perseguida por un pequeño rio de sangre me recorrió el cuerpo, las piernas perdieron fuerza y de rodillas caí sobre suelo húmedo, por instinto lleve una mano a la herida que sangraba, el dolor de saber que fuiste tú, la mujer que mas amaba la que jalaba del gatillo sin remordimiento ni piedad fue mayor que cualquier otra aflicción vivida. Te marchaste y me diste por muerta. De eso no te culpo, por meses yo también creí que lo estaba.

La cicatriz permanece en su sitio, ahora la veo como una marca más de nacimiento. Es diciembre el que siempre desentierra tu silueta y evoca el aroma asfixiante del perfume que llevabas, es el calendario el que me trae a la memoria tu miserable recuerdo y el de aquella mi triste navidad...

PD: Hay cosas que ni con el Cicraticure se arreglan U_U


08 diciembre 2010

Desde mi rincón analítico... ja!

Hay comienzos que inician con un saludo, otros van seguidos de alguna despedida, el orden no altera los factores, aunque no siempre lo parezca… Cualquiera de las dos opciones vendrá acompañada de algo nuevo.

Cuando salí -bueno me sacaron- de mi aislamiento para ser introducida en el mundo de las relaciones sociales, aprendí que las personas dan demasiada importancia al saludo y muy poco ó casi ningún valor a las despedidas.

De saludos y presentaciones se pueden escribir tratados, todo comienza con un apretón de manos y algún par de frases trilladas socialmente aceptadas; soy tolerante ante la ocasión, pero la verdad es que poco me complace eso de tocar la mano de alguien que no conozco. Los saludos que mayor desagrado me provocan son los de las personas que te extienden la mano empapada en sudor, los que extienden la mano pero solo te dan los dedos y no sabes si saludas a una persona o un muñeco de trapo, los que te atrapan la mano y no sabes si te saludan o quieren triturarte los huesos.

Hay variantes extrañas, muy comunes en los barrios marginados y las cárceles, aquí no solo es tocar la mano tienes que hacer coreografía con ella. Yo prefiero el saludo apache, sin acercamientos ni roses de ningún tipo.

En México es muy común el saludo de presentación acompañado del beso en la mejilla, tampoco comparto ese gusto, más que nada debido a los traumas generados en la infancia y la influencia de Ma-Kymer en mi etapa de crecimiento. La mujer me obligaba a besar a todo pariente que llegaba a casa, no valían los besos en el aire, de esos que haces como que te acercas pero ni tocas nada. ¡Oh no! para ella tenía que haber contacto, era bastante desagradable besar a mis tíos cuando pocas veces se afeitaban o lavaban lacara ya no digamos bañarse. Sin embargo soy un animalillo besucón algo selectivo, muchas son las solicitudes pero pocos los que se hacen merecedores de mis demostraciones de afecto de este tipo…. Y no, tampoco es para llenar solicitud U_U

Las despedidas son una cosa olvidada, para estas no hay libros escritos de cómo decir adiós y revertir los efectos negativos de la primera impresión. De igual forma son diversas y no menos importantes; las hay sin aliento, con llanto exhaustivo y café con piquete, con lágrimas de cocodrilo, apáticas, silenciosas, violentas, resentidas, obligadas, caprichosas, amenazantes, repentinas y las más comunes, las que utilizamos todos a diario… Las que prometen “nos vemos mañana”, “hasta la luego”, “hasta pronto”.

Por ahora no me despido….siempre tengo la mala costumbre de volver.

02 diciembre 2010

La geometría del amor...


Una tarde de abril mientras el maestro Euclides se amarraba la sandalia se le ocurrió clasificar a los triángulos por la longitud de sus lados en equilátero, isósceles y escaleno; por la amplitud de sus ángulos en triangulo rectángulo, obtusángulo y acutángulo, el pobre no supo donde acomodar el triangulo de las bermudas y los triángulos amorosos, convirtiéndose en un mito más en la historia, además del chupacabras.

Las mejores enseñanzas que he aprendido me las ha dado la medicina y alguno que otro zape surgido de la mano de Pa-Kymer, mi pragmatismo me incapacitaba para ver mas allá y entender la complejidad de una situación amorosa en donde existen por gusto y en ocasiones hasta por convicción tres protagonistas.

La frase que dice que para entenderlo mejor hay que vivirlo es muy cierta, el otro día tuve la oportunidad de experimentar una situación según creo yo de lo más parecida, seguramente será lo más cercano que estaré en la vida de un triangulo amoroso nuevamente, por lo menos de manera voluntaria.

Dos mujeres debatiéndose con la huesuda y un solo ventilador mecánico funcionando, el equipo médico en medio de las dos, interesados por el bienestar de ambas, no deseábamos hacerle daño a ninguna, mucho menos que nuestras acciones favorecieran a una a costa de perjudicar a la otra. Desenchufar a una para enchufar a la otra, las dos necesitan la maquina, pero solo una podría tenerla.

Nadie me hizo caso cuando aconseje echar una moneda al aire para tomar la decisión afortunadamente, por ahora las dos se recuperan a pasos lentos pero continúan en cuidados intensivos, cada que el tiempo me lo permite me pasó por ahí y les muestro revistas de espectáculos con hombres medio desnudos para que ejerciten los latidos cardiacos, da gusto ver como sanamente les aumenta la frecuencia cardiaca y el brillo les regresa a la mirada.

No me decido por una u otra, deseo que las dos se recuperen pronto y quiero lo mejor para las dos, por el momento tenerme cerca es lo mejor para las tres… Estaré ahí mientras siga circulando por los caminos de la soltería -en algo hay que entretenerse- pero en cuanto caiga alguna seguro no me vuelven a ver ni el polvo U_U

EXTRA

Del triangulo poco queda, mis dos amores han encontrado mejores cosas que hacer, una ya está en platicas con San Pedro a ver si hay acuerdo, la otra ni pregunta por mí. Ahora mismo estoy tan terriblemente aburrida que hasta me atrevería a chatear.