08 diciembre 2010

Desde mi rincón analítico... ja!

Hay comienzos que inician con un saludo, otros van seguidos de alguna despedida, el orden no altera los factores, aunque no siempre lo parezca… Cualquiera de las dos opciones vendrá acompañada de algo nuevo.

Cuando salí -bueno me sacaron- de mi aislamiento para ser introducida en el mundo de las relaciones sociales, aprendí que las personas dan demasiada importancia al saludo y muy poco ó casi ningún valor a las despedidas.

De saludos y presentaciones se pueden escribir tratados, todo comienza con un apretón de manos y algún par de frases trilladas socialmente aceptadas; soy tolerante ante la ocasión, pero la verdad es que poco me complace eso de tocar la mano de alguien que no conozco. Los saludos que mayor desagrado me provocan son los de las personas que te extienden la mano empapada en sudor, los que extienden la mano pero solo te dan los dedos y no sabes si saludas a una persona o un muñeco de trapo, los que te atrapan la mano y no sabes si te saludan o quieren triturarte los huesos.

Hay variantes extrañas, muy comunes en los barrios marginados y las cárceles, aquí no solo es tocar la mano tienes que hacer coreografía con ella. Yo prefiero el saludo apache, sin acercamientos ni roses de ningún tipo.

En México es muy común el saludo de presentación acompañado del beso en la mejilla, tampoco comparto ese gusto, más que nada debido a los traumas generados en la infancia y la influencia de Ma-Kymer en mi etapa de crecimiento. La mujer me obligaba a besar a todo pariente que llegaba a casa, no valían los besos en el aire, de esos que haces como que te acercas pero ni tocas nada. ¡Oh no! para ella tenía que haber contacto, era bastante desagradable besar a mis tíos cuando pocas veces se afeitaban o lavaban lacara ya no digamos bañarse. Sin embargo soy un animalillo besucón algo selectivo, muchas son las solicitudes pero pocos los que se hacen merecedores de mis demostraciones de afecto de este tipo…. Y no, tampoco es para llenar solicitud U_U

Las despedidas son una cosa olvidada, para estas no hay libros escritos de cómo decir adiós y revertir los efectos negativos de la primera impresión. De igual forma son diversas y no menos importantes; las hay sin aliento, con llanto exhaustivo y café con piquete, con lágrimas de cocodrilo, apáticas, silenciosas, violentas, resentidas, obligadas, caprichosas, amenazantes, repentinas y las más comunes, las que utilizamos todos a diario… Las que prometen “nos vemos mañana”, “hasta la luego”, “hasta pronto”.

Por ahora no me despido….siempre tengo la mala costumbre de volver.

11 comentarios:

Mar dijo...

Amnnn... extraño la bolsa en la cabeza



bueh... baic

Kymer dijo...

Mar: Creo entender a que te refieres, lamento informarte que no era una bolsa sino una caja U_U

Va pues...me pongo la caja de nuevo.

Mar dijo...

Cierto lo es!!!!
Y ahí está!!!!!!


Todo vuelve a la normalidad. Gracias, hermosa!

sedecrem_18 dijo...

Yo el saludo lo prefiero: una sonrisa(leve, k no crean eh comodi un payaso) y un ligero mov. de cabeza.
Da igual.
Por cierto me gusto la imagen, asi k la tomare, espero no le moleste. ;D

Anónimo dijo...

pós impressionante. Realmente gostei de ler seus posts.

Yuセン dijo...

Hola!
:D

Anónimo dijo...

Mi piace molto il vostro sito. Eccellente il contenuto. Si prega di continuare tale distacco cotent profonda.

Kymer dijo...

Hola Yuセン...gracias por pasar por aquí :)

Anonimo: Hola muchas gracias por tus comentarios...un beso ;)

Anónimo dijo...

Esto fue muy interesante. Me encantó la lectura

Anónimo dijo...

Sólo pensaba que iba a comentar y decir que gran tema, ¿lo de código por sí mismo? Realmente parece excelente!

Kymer dijo...

Gracias a todos por sus comentarios :)