31 diciembre 2010

Gracias 2010


Habrá quienes crean que en el último día del año debería de contar alguna historia con temática amigable y pachanguera; pero la vida no sabe de fechas y celebraciones, las cosas sólo pasan así, sin guión o programación.

El señor X ha muerto esta madrugada, llevaba días respirando más por reflejo que por voluntad; un costal del huesos rígido y arrugado, caricatura cruel y marchita de lo que alguna vez fue un hombre. Su mente se perdió en los recuerdos hasta desvanecerse en laberintos y callejones oscuros, según relata el historial médico.

Se quedo sin fuerzas para cerrar los ojos, y sus lágrimas se evaporaron como gotas de lluvia en el desierto. De su vida poco puedo contar, habrá reído alguna vez y llorado otro tanto como cualquier mortal, igual me gustaría pensar que en algún momento fue feliz.

Contra todos los pronósticos su corazón cansado seguía latiendo, manteniéndolo en un estado de transición obligada entre la vida y la muerte. La dama de negro hizo su entrada triunfal y en más de una ocasión lo dejo relegado, siempre optando por carnes más frescas, cómo renegando del viejo. Quieta y sigilosa lo observaba, lo olía y saboreaba pero por algún motivo que desconozco no se lo llevaba.

Las facciones del señor X me recordaban al quijote, si ese hombre existiera ahora, seguramente sería muy parecido a él. Siempre estuvo solo, no hubo visitas esporádicas de familiares y nadie preguntaba por él, hacían notar lo que con frecuencia se ve en asilos y hospitales, personas que son transformadas en bultos sepultados a destiempo en el baúl de los recuerdos de su progenie.

Anoche nos despedimos en calma, el ruido del monitor nos regalo el silencio, cansado de ser ignorado dejo de tenerle miedo a la figura esquelética y oscura del ente con la guadaña en la mano y exigió lo que por derecho a todos nos corresponde.

Esta noche alzare mi copa en memoria del señor X, el hombre que sin pronunciar palabra me recordó la necesidad de sentir compasión y respeto ante la fragilidad del ser humano.

No puedo publicar la última entrada del año sin agradecer todas las atenciones de las personas que pasan por aquí y se toman la molestia de leerme, los que nutren el blog con sus comentarios y los que como el chino se la pasan nada más “milando”…

Muchas Gracias a todos, mis mejores deseos para este 2011 y todos los que le siguen :)


5 comentarios:

Lau... dijo...

:D

Anónimo dijo...

GRACIAS POR SER SENSIBLE POR RECORDARME LA FRAGILIDAD HUMANA, Y LA INSENSIBILIDAD DE ALGUNOS.

MLTA

aLe dijo...

Triste pero muy cierto..a eso vamos todos ..
feliz año

La Caribbeña! dijo...

Pues sin comentarios, pero si con mucho para reflexionar, bueno mi doc que este ano sea excelente para usted, y Dios, de la manera que usted lo ves, le permita obetener los anhelos de su corazon. Feliz 2011, besos y abrazos.

La Caribbeña! dijo...

*vea