16 diciembre 2010

Situación de Impacto



Si a un prestador de servicios le dicen “el cliente quedo impactado” puede considerarlo como todo un halago a su labor, así sea una sexoservidora o un arquitecto. Si una enfermera me dice que cierto paciente esta impactado eso no es lo más alentador para nadie, implica tener que enguantarse poner algo de gel lubricante e ir a explorar esa cuevita oscura para destapar el caño.

Hay experiencias que una vez vividas no las quieres volverá repetir, en medicina existen procedimientos que entran dentro de este marco y una de ellas es el manejo del estreñimiento de más de cuatro días de algún adulto mayor. Ordenas rayos x con la esperanza de que se trate de una sub oclusión u oclusión intestinal y venga el cirujano a encargarse, miras la placa con los dedos cruzados y solo vez material suficiente para esculpir al David de cuerpo entero, el abdomen se encuentra distendido que hasta da la impresión de un embarazo de seis meses -hasta estuve tentada a buscarle el foco fetal- digan lo que digan sabes bien que el relleno seguro tiene más de cuatro días.

Empalmas dos cubre bocas para fabricarte una cámara hermética que te cubra hasta las cejas en un efímero intento para quedar libre de olores, tu artefacto termina haciendo efecto invernadero, los gases entran pero no salen, la enfermera se sorprende al ver lagrimas en tus ojos, hace alarde de tu sensibilidad ante el resto del personal, lo que no sabe la muy bruta es que no llorabas por empatía sino porque te estabas aguantando la respiración y por poco te asfixias.

Durante el procedimiento le pides al Dios del Topo para que el paciente no tosa, te pones el guante y te lanzas en estocada; en tu imaginación esperas encontrar un estorbo no más grande que un corcho, la realidad se parece más a un costal de papas; escarbas y escarbas, y aquello sigue dando como maquinilla dispensadora, solo que esta es de aguas negras. Sales de la habitación con cara de nausea y con olor a fosa séptica, te lavas bien las manos, las desinfectas pero solo de recordar en donde han estado tus deditos te dan ganas de cortarla.

Anoche ante la obstrucción pensé en ponerle algo de dinamita, si les funciona a los mineros porque a mí no; pero las enfermeras se opusieron rotundamente y me amenazaron con un paro de labores, ante la ofensiva ordene un enema tibio jabonoso con resultados por debajo de lo esperado, la idea del guante paso por la mente de todos pero para no contaminar más el ambiente y escupir los tacos que ya habíamos cenado le administramos un laxante digno de un elefante y es hora que aquello sigue…y sigue… y sigue fluyendo U_U

5 comentarios:

Mir, the lucky bastard dijo...

quién dijo que había que ser físico nuclear para manejar desechos radioactivos... iiaaaac!

Anónimo dijo...

Asquitooooooooooo .......ni en mil años seria doctora y ruego nunca tener la necesidad de asquear a alguien :)

Kymer dijo...

La carita de alivio del ancianito priceless :)

Anónimo dijo...

jajajaja ascoooo. pobre de ti, pero te lo agradece el señor, jajaja. que maneraa de redactarlo. saludos..

lu

Kymer dijo...

Saludos Lu