12 diciembre 2011

Me voy y te extrañare...



Y pensar que antes con tanto tiempo para no hacer nada, tenía tanto que contar y ahora con todas las cosas que he estado haciendo tengo tan poco que decir. En el último mes he viajado mucho, más por cuestiones de tramites de la especialidad que por placer, ha valido la pena enfocar toda la energía en ese objetivo, el resultado fue por demás esplendido, me ha tocado la plaza que estaba buscando. Continuo cultivando una relación hermosa con mi novia y de cuando en cuando nos mostramos los defectos nada más para no aburrirnos.

Estoy a semanas de abandonar mi actual empleo para embarcarme en una nueva aventura, no sé si sea el inicio o la continuidad de muchos sueños, solo sé que es lo que deseo y estoy dispuesta a dar lo mejor de mí para que así sea, sin embargo la nostalgia por dejar esa zona de confort, este hospital, aquí en donde todos saben mi nombre, saben quién soy y de lo que soy capaz si me interrumpen la comida, aquí donde no solo aprendí cosas de medicina, sino de la amistad, de la vida…y más que nada de la vida de los demás…porque a como le tupen al chisme. Después de todo fue en este lugar en donde aprendí que vale más atacar a un escuincle desprevenido que tres patadas en un riñón, por muy graciosa que les resulte la anécdota en las reuniones, a mi me sigue doliendo la cicatriz.

En estos días me sorprendo contemplando a mi alrededor, absorta y nostálgica, mirándolo todo a detalle, haciendo un inventario mental, tratando de labrar en la memoria cada detalle de este lugar y de las personas que aquí se encuentran, por estos días me he preguntado ¿a quién echare de menos? Sin lugar a dudas a Gamer, por ahora mi subconsciente se niega a aceptar que ese binomio llego a su fin, sigue creyendo esperanzado que haremos juntos la residencia y seguramente seguirá asi hasta el ultimo día. Separando lo que es obvio, llevo una semana entera buscando en distintos rostros la respuesta de ¿a quién extrañare más?

A las señoras de limpieza, que hacen de todo menos limpiar y que en estos cinco años han tenido la idea errónea que soy su médico pero además su farmacia ambulante, a las señoras de la cocina que en honor a la verdad siempre preparan “comida de hospital” aunque no estemos enfermos; a los señores de mantenimiento que a lo más se mantienen paseándose por el hospital pero no te cambian ni un foco, ¿al personal de enfermería? que con cada día que pasa se vuelve más escueto, todo sea por ahorrarse un par de sueldos; ¿al cuerpo médico y sus temas de futbol?, ¿los comentarios en doble sentido de mi jefe? y que por cinco años majestuosamente he sabido fingir que entiendo; ¿a quien extrañar? ¿A su real majestad con todas las hermanas del cuento?

No, definitivamente no, no son las personas de este lugar en las que más pensare, sin embargo un objeto pasa por mi mente y caigo en cuenta que allá a donde voy no gozare de semejante privilegio, sin lugar a dudas lo que más extrañare será ese diminuto espacio en donde se resguarda el W.C., reconozco que me mala acostumbre a descargar los esfínteres cuando me daba la gana, de ahora en adelante adiós privacidad, a chutarme una fila cada que quiera hacer “pis”.

Estoy a semanas de entregar el trono, y eso sí que me da nostalgia, tanto matarme la neurona y llego a la conclusión que lo que más extrañare de este sitio es el lujo de tener mi propio excusado...???? Buah!

Me voy a la guerra, a luchar por mi causa, me llevare infinidad de recuerdos, la cicatriz del riñón sera mi amuleto, dejare la resonancia de las carcajadas que gustosa consumí y por si acaso también dejare el eco de mis pasos, por si algún día alguien tiene dudas de mi existir ...U_U

15 octubre 2011

Lenguaje femenino...



Anoche tenía toda la intención de postear esto pero me gano el cansancio, caí en estado de coma… he aquí la crónica.

Ahora estoy aquí en lugar de estar allá, ¿en dónde es allá? se preguntara usted, bueno en términos filosóficos el allá bien podría ser el paraíso, pero en estos tiempos de tanta vulgar balacera el “allá” se convirtió en una sencilla sala de cine sin grandes estrenos. Efectivamente estoy aquí en lugar de allá, pero para llegar aquí tuve que dar una vuelta desde más allá.

Y es que es tan difícil adivinar cuando mi novia dice que sí cuando en realidad es no, interpretar el no como un tal vez, y el haz lo que quieras por el haz lo que te digo. Viernes por la noche y aquí estamos estudiando, o mejor dicho yo escribo y me quejo, mientras ella se aprende una sarta de estupideces para una supervisión que tendrá la semana entrante. Costo trabajo llegar al punto de tenerla calmada y que me diera besos entre repaso y repaso, la mujer andaba como orangután depilado a traición, moviendo cajas y diciendo improperios, al parecer ella también tenía ganas de estar allá y no aquí.

Después de decirme que estaba de acuerdo en que sería mejor vernos otro día porque tenía mucho que estudiar, me hizo regresar para estar aquí cuando ya casi llegaba a mas allá, ósea mi casa; por lo que pude aprender esta noche cuando me dice nos vemos otro día básicamente quiere decir: “ven que quiero verte, pero como estoy en mi fase neurótica no puedo expresarlo claramente”. Si, ahora estoy aquí resbalándome en el pequeño sillón, observándola con el rabillo del ojo juguetear con mis dedos mientras me explica un articulo y las bondades de un desparasitante. La mejor noche de viernes, siempre y cuando este con ella, aquí, allá o donde tenga que ser.

Lección 46389: No hay lección que aprender aquí.... así somos las mujeres de que se extrañan.

09 octubre 2011

Primicia...



En el 2012 Kymer iniciara el primer año de residencia para la especialidad, porque han de saber que pase el examen, pase el examen, pase el examen, pase el examen, pase el examen, pase el examen, pase el examen, pase el examen, pase el examen, pase el examen, pase el examen, pase el examen, pase el examen, pase el examen, pase el examen, pase el examen, pase el examen, pase el examen, pase el examen, pase el examen, pase el examen, jajajajajaja ¡Oh sí!

Ahora solo falta ultimar detalles, hacer algunos trámites, dar trescientas vueltas, solicitar la plaza y rezarle a todas las deidades para que sea la que yo quiero. Gracias por todas sus palabras de apoyo, toda esa buena vibra funciono…

07 octubre 2011

Pequeños avances...



El gran día llego… por momentos pensé en los logros de mi juventud, pasajes de una vida plena y feliz abrazada a la consola, de horas eternas dedicadas al extermino de extraterrestres asesinos o la búsqueda de tesoros perdidos, en donde matar panteras y otra sarta de animales a diestra y siniestra está permitido sin cargos de conciencia ni sociedades que protejan a una especie en extinción; ya entrada en gastos, el tiempo me alcanzo hasta para pensar en todas las veces que renegué ante ese nefasto invento del hombre llamado sopa.

Llevaba semanas preparándome, desempolvando el sistema límbico y acostumbrándome a la idea; en su momento Ma-Kymer me lo advirtió, bueno también se mofo de mí hasta el cansancio y ya después me dio algunas bases prácticas, temas que no debería de tratar, como responder sin parecer sargento y diversos tópicos de donde echar mano para causar una buena impresión, ya que al parecer llegar con el trapo puesto y el estetoscopio colgado en el pescuezo me restaba imagen. Sin saber exactamente que decir llegue algo mojada y enlodada, mis nervios de acero pasaron al aserrín en dos segundos, y así mi novia me presento a su madre y contrario a lo que me dijo la mía que no hiciera… saque el tema del clima.

Después de un rato la conversación paso a una charla amena y entretenida, por lo menos para nosotras, mi novia dejo de opinar lo mismo cuando comenzamos a enumerarle los defectos U_U

20 septiembre 2011

Uno de esos días...



Desde aquella accidentada primera vez paso más de un año, un vago de poca monta, de esos que dan la impresión de tener más vidas que un gato, un rozón de bala le fracturo la tibia, algunos de sus amigos no corrieron la misma suerte. Supongo que son este tipo de situaciones las que determinan la conducta, cambiar o seguir igual. Muchos meses después, aquí estamos otra vez en el abismo oscuro de un par de pupilas dilatadas, la esperanza de una vida que no fue y que no quiso ser nada más que lo que quiso. Hay días en los que me pregunto si esperaba más de mí, un hombre tan joven, debe ser terrible que te declaren muerto, sobre todo cuando la plenitud de la vida que gozabas te hizo creer inmortal.

Aquí yace inerte, cual objeto inanimado, frió, sin latido cardiaco y sin pulsos, percibo su miedo, grito ahogado de negación, capitán temeroso que se niega aceptar que su barco se ha hundido, se aferra al deseo de la vida que ya se le extinguió. Cierro sus ojos, y cubro su rostro con el resto de la sábana blanca, afuera nunca hubo nadie esperando por él. Un último sorbo de café, tal vez un suspiro y me alejo pensando en los ecos de lo que pudo ser, tratando de poner buena cara para que el pequeñín que me espera coopere y me deje suturarle.

No existen segundas oportunidades, vives el presente arando los caminos del futuro.

16 septiembre 2011

En pocas palabras...


No hay mal que dure cien años, ni examen de residencias médicas que no llegue, por fin soy libre… vuelvo a retomar mis viejas costumbres, bueno no todas, decidí renunciar de manera voluntaria a eso de derrochar cientos de miradas lascivas y escurrir litros de babas cuando veo a mujeres en bikini, no porque mi novia sea celosa, claro que no, los celos no son problema en nuestra relación, pero pellizca mejor que una jaiba cazando camarones, entonces más que nada es por mera precaución u_u

Llevo media semana intentado publicar esta entrada, mismo tiempo que llevan interrumpiéndome las buenas intenciones los cientos de escuincles lesionados, más que escolares parecen víctimas de algún bombardeo. Es trabajo, no me quejo, me gusta y lo disfruto mucho, sobre todo cuando logro que algún escuincle no llore muy a pesar de clavarle una aguja con anestésico en la herida, si así de eficaz soy, pura magia….jajajajaja.

Los verdaderos motivos de mi ausencia comenzaron el día que me dispuse a buscar un nuevo reto profesional, una nueva meta, un panorama distinto. Una que goza de los malos tratos y esas ganas sobradas por matar el tiempo fueron las que me llevaron a solicitar una plaza para especialidad. Entonces no me quedo más remedio que ponerme estudiar como energúmena y olvidarme de ciertos placeres, pero eso sí, tan trabajadora y amorosa como siempre, solo que sin tiempo para hacer nada más.

Cuatro o cinco meses después, la culminación de nuestra aventura se dio con un viaje jamás imaginado a tan lejanas tierras, y sin otra opción más para elegir, nos sacrificamos y tomamos dos aviones para arribar a la hermosa Chiapas. Por la madrugada del día martes, horas interminables de aeropuerto, de gente ir y venir con equipajes de colores, de revisiones de maletas, de exploraciones y reconocimientos a la anatomía de Gamer por los agentes aduanales, de sillas incomodas, de azafatas desfilando, de choferes de taxi conduciendo pesimamente mal mientras nosotros hacíamos una plegaria a los dioses para no terminar tan lejos de casa y sin quien identificara los restos.

Miércoles al medio día, por fin en una ciudad extraña que nos recibía con un caos vehicular y calles cerradas por doquier. Los olores eran diferentes, la sensación de tierra mojada, de lluvia fresca y la brisa cálida acariciando nuestra piel nos trastorno un poco. En nuestra primera salida de reconocimiento a la zona terminamos extraviados, la lluvia nos alcanzó para darnos nuestro respectivo abrazo de bienvenida. Una cefalea migrañosa se apodero de mis ideas, entre en pánico no lo niego, tan lejos de casa, jugándome el porvenir, escuchando a Gamer roncar como bendito y a la mujer de los lamentos quejarse amargamente y llamar a recepción en repetidas ocasiones por que el agua caliente no estaba hirviendo, a pesar que hacía calor y teníamos el aire acondicionado a tope. Afortunadamente, como buenos médicos que somos, cargamos a todos lados con una farmacia, el cansancio del viaje y la sarta de chochos que trague, me ayudaron a ignorar la llamada de rey oso a sus oseznos -Gamer seguía roncando y la puerta amaneció rasguñada, no hay otra explicación -.

Jueves, el sol no había aparecido aun, la señora lamentos dormía plácidamente, sigilosos y con mucho estilo nos preparamos para salir, no pudiendo evitar tropezar con algunos muebles al hacerlo. Tomamos un taxi y llegamos a la cita, el lugar como cualquiera, eran los 300 que ya hacían fila los que imponían. Una señora preparaba tacos y se enjuagaba las manos en el agua donde se disponía a lavar la lechuga después de cobrar, los vendedores ambulantes hacían alarde, cualquiera habría creído que se trataba de un concierto de Balleni Rivera, por tanta venta de garnacha, las conversaciones a nuestro alrededor giraban siempre sobre los mismos temas, quejarse de los pacientes, del empleo, del clima o de lo que sea, el chiste es quejarse pues. Una hora y media después la fila avanzaba, nos hicieron quitarnos hasta el reloj, todo aparato de comunicación estaba prohibido, mesas más largas que la de la última cena llenas de computadoras esperaban pacientes por sus víctimas. El jugo gástrico se acumulaba y hacia enardecer las entrañas. Siete horas después, retome mi libertad….

Ahora esperaremos por el resultado final, el panorama parece prometedor, pero prefiero no pensar en ello.

22 julio 2011

Siempre y cuando sea jueves....


Hay días en los que es necesario salir y olvidarse de lo que paso durante la semana, para tales ocasiones los dioses inventaron el Viernes Gay. Existen otros momentos en los que es necesario decir lo que se piensa… gritar en un tono de protesta eufórica lo que nos molesta y así desahogar esa sobrecarga de resentimientos que en ocasiones se acumula; para dichas situaciones mi novia creo -de la nada, si se me permite aclarar- el Jueves de Reclamos. Desgraciadamente y con lo que respecta al día de ayer, me vi imposibilitada para ponerlo en practica, a sabiendas de que me toca guardia y siendo el día que es, M. tuvo la amable idea de aparecerse por mi trabajo y traerme de cenar. Nuevamente mi lista de reclamos solo ha servido para limpiarme la mostaza del bigote U_U


Así que la próxima vez que sea jueves aproveche y enfrente a ese alguien con todas esas dudas que le carcomen el hígado, dígale sus verdades, mejor dicho gríteselas a la cara, recuerde que el jueves siempre se vale hacerlo porque al fin y al cabo para eso se reservo el Jueves de Reclamos.


PD1: Este ha sido solo un ejercicio, por lo que cierta novia mia puede dejar de verme con cara de enfado. Gracias


PD2: ¿El domingo es un buen día para pedir disculpas?

19 julio 2011

Estamos así…



Esta queja tal vez me salga un tanto elegante, en algo tendrá que ver la súper compu que me presto mi hermana, la mia murio momentaneamente en el cumplimiento de su deber. Espero que mi aparición por este polvoriento sitio no vaya dar a hincapié a toda sarta de reclamos, que ya con los de mi novia me basta y sobra para el mes :P

En algunos aspectos mi vida dio un vuelco de 180 grados, en otros todo se mantiene tan igual como siempre, ejemplo de ello es que sigo trabajando como esclava y mi jefa me sigue pagando con galletas de animalitos, sigo diciendo palabrotas mientras juego en la consola, me siguen desagradando las aves y sigo desconfiando de las personas que no pronuncian bien la “s” al hablar.

Debo decir que de un tiempo para acá el universo se ha comportado benévolo y muy atinado conmigo, me ha presentado a una mujer encantadora que me hace muy feliz, me regalo la comprensión y el apoyo de una familia que a veces me vuelve loca, a una tortuga llamada Reinalda a la que le encanta mover piedras después de las tres de la mañana y la amistad de un Gamer que me aconseja y me presta videojuegos incondicionalmente.

Claro esta que no todo puede ser miel sobre hojuelas, el susto que me lleve cuando Ma-Kymer se entero del tatuaje de mi Baby-Sis, creí que terminaría por amputarle la extremidad. Los desatinos de mi hermano el barbas, nos han dado tema para horas de conversación y cientos de tazas de café, todavía veo como se le pone fosforescente el hígado a Ma-Kymer cada vez que alguien le saca el tema.

He llevado a M. a casa, aguanto estoicamente los interrogatorios de mi madre y las salsas con habanero de mi padre, esta claro que disfruta tanto como ellos el ingerir lumbre con cada alimento, el solo recordarlo me altera la gastritis. Es toda una nueva experiencia llevar a tu novia/pareja a casa y recibir el mismo trato y reconocimiento que mis hermanos con sus respectivos limones. Estoy disfrutando de una armonía increíble mientras construyo las bases de una relación con una mujer por demás fabulosa.

Aunque debo decir que tanta comodidad en la familia a veces perturba, sobre todo cuando haces planes con tu novia para acudir al desfile del día del orgullo gay y tu madre te pide que lleves a tu abuela contigo….WTF??

Si, lo mismo dijimos nosotras, pase las horas tratando de encontrar la escusa perfecta para escabullirme de la encomienda, al final el viejo truco de hacerse que la virgen te habla parecía estar funcionando muy bien, hasta que recibí una llamada doliente de Ma-Kymer, gracias a esto ahora ya tiene un nuevo chunche para el jardín y todos seguimos tan felices como siempre. M y una servidora disfrutaron de una mañana llena de joteria, besos, arrumacos y sol en demasía sin abuela de por medio.

Nota mental importante: la próxima vez me embadurnare de bloqueador solar desde las orejas a los pies…. U_U

28 junio 2011

Hablemos de dinero….



Dejo pregunta en el aire… ¿acaso es usted de los que regatea al carnicero o a la cajera del supermercado cuando va a pagar? ¿Acaso regatea cuando va a pagar el servicio telefónico, de internet o cable? No, ¿entonces porque se atreve regatear por mi trabajo?

No sé porque pero este tema todavía algunas veces me resulta un tanto incomodo, en la universidad y en los hospitales te enseñan de todo menos a cobrar por tus servicios, es el tiempo y las metidas de pata las que terminan dándote la mejor de las lecciones, tarde que temprano todos aprendemos a valorar lo que hacemos y a tabular a según qué toque.

Con mucha frecuencia, más de lo que se pudiera creer, me toca lidiar con que el paciente no tiene dinero para pagar la cuenta de hospital, ya no digamos si se trata de una urgencia, casi todos sin excepción cometen el mismo error y se ponen en evidencia. Familiar de paciente que te sale con “haga lo que tenga que hacer, usted no se preocupe por el dinero”, seguro que no tiene ni para comprar cigarros.

Siempre he considerado una obligación el hacerle saber a los familiares del paciente un presupuesto aproximado de los costos de hospitalización, esto con la finalidad de dar oportunidad a que decidan una opción más factible que se ajuste a su situación, una vez estabilizado el paciente casi siempre existe la oportunidad de ser trasladado, sobre todo cuando se trata de un proceso crónico que sin duda absorberá hasta el último peso. Es muy triste ver familias quedar en la calle ante la enfermedad de un ser querido.

El equipo médico no solo debe informar acerca del estado de salud del paciente, su evolución y pronóstico pero también mencionar costos aproximados. Con todo esto aun así estamos atados de manos a las circunstancias y a la buena voluntad. No podemos negarnos a prestar un servicio médico si la vida del paciente está en riesgo, no importando si es rico, pobre, bueno, malo, ciudadano común o político.

La parte fea… si, esto también tiene una parte desagradable, de no ser así esto no sería yo; me extraña que a estas alturas no sepan cual es mi línea, en fin como decía la parte fea es cuando esos adorados pacientes a sabiendas de que no tienen dinero, ni intenciones por pagar la cuenta tocan tu puerta y se meten a la fuerza; quien podría olvidar a aquella señora en expulsivo que llego amenazando “no tengo dinero y no voy a pagar pero quiero que mi hijo nazca en este hospital” él bebe ya venía asomando un ojo, el espectro del gran Hipócrates junto al de tu abuelita hacen aparición, ambos con mirada recriminatoria, recordándote la promesa que alguna vez hiciste, ¿cómo decirle que no?. Este tipo de personas llegan como parvada de zopilotes, les haces de todo y una buena noche de luna llena, amarran las sabanas y se escapan por la ventana de su habitación del hospital…. ¿Así como quieren que Kymer progrese? O_o

23 junio 2011

Del tiempo y otras virtudes...


Estoy viviendo algo nuevo, lindo y agradable con M. pero los tiempos para hablar de cómo nos va con una nueva relación deben ser como cuando se da la noticia de un embarazo, una debe saber esperar por lo menos tres meses para ver si la cosa cuaja. Sin duda la mejor herramienta para conquistar a una mujer es una dosis extra grande de buen humor, una pizca de seguridad y aparentar cierto grado de inteligencia, aunque eso de aparentar se me da fatal, para mi fortuna M. siempre me regala el beneficio de la duda en ese departamento. Curiosamente desde que salgo con ella, me cargo un magnetismo con los enanos de mis pacientes; desde hace varias semanas no se escucha salir de mi consultorio llanto de niño torturado por mis manos, sino todo lo contrario, últimamente transpiro tanta calma y paciencia que hasta tengo admiradores, eso sí, todos por debajo de los cinco años de edad.

Por otra parte, hace ya algunos meses, cuando esperábamos comprar los boletos para la convención del comic en San Diego California, Gamer espero en línea desde horas de la madrugada para hacer la compra. Ahora que intentamos presentar el examen de especialidad nos hemos confiado demasiado, tanto así que el día que decidimos inscribirnos ya no había plazas disponibles en los estados de la republica aledaños a donde vivimos, damas y caballeros el universo nos juega una broma y esta vez la decidía fue su cómplice… pues nada a Chiapas!!

Invaluable fue nuestra cara de terror al enterarnos, creí que me daría un infarto, fui víctima del pánico momentáneo y grite tantas palabrotas cual me fue posible, hasta casi llegar a la deshidratación. Veinticuatro horas después de dicho evento nos tomamos las cosas con calma, ahora planeamos prolongar nuestra estancia por esas lindas tierras y tomarnos unos días para hacerle al turista. A decir verdad en estos momentos no nos vendría nada mal algún brote o epidemia para reforzar la economía, que eso de no volar en primera clase si es un sacrificio U_U

17 junio 2011

Intentos...




¿Sería bueno dar una sacudidita para quitar el polvo y las telarañas acumuladas por mi ausencia? Juro por Chonita la de los frijoles que continúo escribiendo casi a diario, la diferencia radican en que me he reservado el derecho a publicar, siempre dedicada a pensar en el bienestar de los demás trato de atormentar al prójimo lo menos posible con mis historias retorcidas y cuentos mochos. En esta ocasión y porque usted lo pidió, ahí le va esta sopa de letras carente de sazón.

Hablando con honestidad a veces me siento como un malabarista encandilado de crucero. Si, uno de esos que se la pasa lanzando pelotitas al aire mientras el resto esperamos a que cambie el semáforo, y que por cierto dicho sea de paso, hace tiempo dejaron de ser novedad y pasaron a convertirse en parte del panorama. Porque ¿a poco no? los días de lluvia resultan más raros y los tiempos de los semáforos parecen prolongarse cuando no te la pasas diciéndole a veinte monos que no quieres que te limpien el parabrisas….

En fin, como decía entre que me preparo para presentar un examen, aprendo a lidiar con alguno que otro drama familiar digno de programa de televisora nacional, cuido de Reinalda, y lavo ajeno los domingos, me está quedando poco tiempo para venir a quejarme de lo que me pasa, lo que no me pasa o en su defecto de lo que me podría pasar pero aun no me ha pasado. Y bueno tampoco puedo quejarme mucho, Mayo fue un mes maravilloso y Junio no se ha quedado atrás, desgraciadamente siempre que vengo a contarle al mundo que estoy conociendo a una mujer el universo se entera y me la despierta del embrujo de mis encantos.

Efectivamente Kymer por estos días está muy dedicada en cortejar a una chica encantadora con la que lleva unas cuantas semanas saliendo. De la víctima ejem… digo de la chica no puedo contar mucho, ya conoce a mi familia y todavía no ha salido huyendo, algo de ganancia tendrá ese dato digo yo.

Ella vive repasando nuestras fechas de nacimiento y yo todos los centímetros que me faltan para alcanzarla cuando insiste en ponerse tacones del doce, ya a pie pelón dos centímetros no son nada, pero con esos zapatos a su lado parezco un gnomo. Estamos en una fase muy temprana en la que mis manías le parecen todo un encanto y a mi sus manías me resultan nada del otro mundo.

Caminamos, charlamos, nos tomamos de la mano, y nos regalamos miradas lascivas. Ha comprobado que beso maravillosamente bien y que nunca he mentido al respecto, por mi parte he comprobado que me encanta pasar el tiempo con ella, que puedo pasar las horas besándola y no importa si el mundo rueda o se detiene. Vamos lento y con freno de mano, la estamos pasando bien y seguramente podremos pasarla mejor. En definitiva esta vez no necesito de veladoras, rezos, conjuros o chamanes, si acaso una vaquita para el boleto de avión de Gamer y de una servidora para trasladarnos a presentar el examen, que es en cualquier otro estado de la república menos en el nuestro U_U

02 junio 2011

Odisea...



Libérame de la penumbra en la que me dejo el recuerdo de tus besos.

Libérame del cuarto oscuro en donde encerraste mi voluntad.

Libérame de la suavidad de tu piel por la que más de mil veces vi mis manos perderse.

Libérame de tus errores y de todos mis reproches.

Libérame de esos sueños que hace siglos dejaron de ser míos.

Libérame por un minuto del martirio de las tantas cicatrices en las que se convirtieron tus caricias.

Libérame del hechizo de tu perfume, de la magia de tus pupilas y de esa tu más perversa sonrisa.

…Absuélveme de tu boca, quédate con todo en lo que me convertí y devuélveme la tercera parte de mí.

01 junio 2011

Un poco de algo...



Me he escabullido demasiado este último par de semanas, horas para escribir no me sobran y tiempo para vivir me falta. Mis días están llenos de drama, acción, comedia, humor negro y un toque de terror. Estoy viviendo nuevas experiencias sin pretensiones o intenciones de ningún tipo, también estoy tratando de prepararme para un examen, es difícil de compaginar cuando trabajo demasiadas horas a la semana, pero me las estoy arreglando para encontrar el balance.

En el trascurso de esta semana he tenido la oportunidad de comprobar que si seguimos en nuestra línea de seres inconformes, ningún Dios moverá un dedo por nosotros.

Niño con herida en pabellón auricular, con padre inconforme porque lo saque de la sala a la hora de zurcir oreja, no sé de dónde toman la idea que a mí me gusta trabajar con mirones y porra incluida, la maestra del escuincle en la misma línea que el padre, haciéndole promesas al mono llorón que todo saldría bien, cuando en estos casos siempre existe la posibilidad que de la cosa no pegue bien o de plano pegue torcida. Se van con cara de inconformidad porque no les di apapacho, poco les importa las maniobras de rescate que me tuve que inventar para salvar la pieza mientras el escuincle me gritaba a todo pulmón al oído. Una bomba habría sido más fácil de desactivar aun estando con la vejiga a punto de reventar.

Otra cosa seria si yo fuera un Dios y hubiera decidido quitársela en lugar de tratar de salvarla. Entonces si, a pesar de dejarles al escuincle mocho habrían tenido la gracia de vivirme eternamente agradecidos por el hecho de haber movido un par de deditos y haber arrancado el trozo que le sobraba a la decoración. He ahí la incongruencia e inconformidad con la que vive el ser humano.

Segundo ejemplo, paciente femenina de abundantes carnes que sale disparada de un trasporte público en movimiento, cayendo a gran velocidad de nalgas y espaldas planas sobre el asfalto, sufriendo contusión cervical directa con el borde de la acera - casi se desnuca - y para rematar le cae encima una mujer de ocho meses de embarazo que también salió del vehículo en movimiento. Viene a mi quejándose de su imposibilidad para elevar la extremidad izquierda, cada vez que lo intenta a lo más que llega es a formar una alita de pollo. Que si el medico no le resuelve el problema, que si se le inflama un dedo, que si porque será que le duele el cuello un poco, que si debería demandar…

Esta mujer salvo su vida de milagro, tiene suerte de no haber terminado cuadripléjica, pero vive eternamente inconforme porque a un mes del accidente no puede levantar completamente el brazo, y digo yo como para que, tampoco es como que fuera una atleta o se dedicara al levantamiento de pesas, que para pedir algo en la carnicería ya se toma un boletito. Se niega a aceptar la rehabilitación, ella quiere un conjuró que la regrese a como estaba previo al accidente sin tener que mover un dedo.

Que alguien me explique, ¿Que Dios estará dispuesto a prestarle la mínima atención a esta mujer en esa versión apática y quejumbrosa en la que anda? Es bueno que yo sea mortal de haber sido un Dios ya me la hubiera cargado.

No entiendo esa manera tan errática que tienen de pensar. Paciente que sabe que es diabética y aun así se toma un año sabático para dejar el tratamiento en pleno conocimiento de las complicaciones. Ahora orina miel, no siente las piernas y va perdiendo visión de un ojo, y cuando le digo que de seguir en esa línea se va a morir en menos de cinco años se indigna, se asusta, pone cara de sorpresa y pánico, mientras hace pucheros. Pero claro, si el que se lo dice hubiera sido un Dios, lo habría aceptado con resignación porque su voluntad tiene más peso que el valor de su calidad de vida. Por supuesto que si yo le pido que se cuide, que tome sus medicamentos, que haga ejercicio, lo estoy haciendo por molestar, por hacerle la vida pesada, porque seguramente disfruto que no se le pudran las carnes y le vayan rebanando las piernas trozo por trozo. Y si, de haber sido un Dios, también me la hubiera cargado tres hiperglucemias atras.

Conclusión, que buen que no soy un Dios, demos gracias a los dioses por mi Ateísmo crónico y constipado. Esta semana hay que aprender a ser congruentes, a vivir en conformidad… y a pensar que hubiera hecho Kymer ante tal o cual situación si fuera un Dios.

PD1: Era esto o contar mis aventuras de hotel de paso, pero no tengo de que quejarme, estoy conforme :P

PD2: Mar... mis mejores deseos por una pronta recuperación :)

25 mayo 2011

Verde...


Por fin el universo me obligo a tomar mayor responsabilidad en la vida, supongo que agote su paciencia y al final decidió mandármela sin importar mis miedos e inseguridades al respecto. Ahora mi vida tiene otro propósito, debo hacer un buen papel, ella se lo merece, es tan linda y pequeñita mi Reinalda, que me estoy temiendo perderla un día de estos por el drenaje. De hacer no hace mucho que digamos, se la pasa flotando y durmiendo la mayor parte del día. Lo de ella es saber escuchar, mis chistes sobre ranas y cocodrilos le hacen mucha gracia. Nos hemos adaptado muy bien, en tan poco tiempo me he dado cuenta que compartimos algunas manías, a ella también le agrada guardar una patita dentro y tener la otra afuera para regular temperatura como a mí.

Reinalda es el nombre de mi tortuga, es chiquita, coqueta, dormilona y muy lencha.

Por otra parte, en este último par de semanas he tenido oportunidad de poner en práctica algunos de los mejores besos de mi prolongado repertorio. Besar es uno de los mejores vicios, un arte que sale mejor si la musa es una dama hermosa, y en ese departamento he tenido buena fortuna, porque material de inspiración hay en cantidad. Lo malo es todo lo demás, al parecer llevar una revista a una primera cita es un no rotundo… y que por Chonita la de los frijoles es un error que prometo no volver a cometer. La verdad es que esa pobre mujer se va a ganar un premio, porque paciencia me ha tenido bastante, aunque igual y tal vez es cierto que beso delicioso y envicio.... :P

PD: Ok también lleve un ipod….ya lo sé, soy imbécil U_U

18 mayo 2011

Esto debe ser amor...



Es media noche por aquí, y hasta los grillos duermen mientras las enfermeras roncan. Los hospitales vacíos me dan un poco de tranquilidad, eso significa que el pueblo goza de salud y las bacterias incubando están. Auguro como mínimo una epidemia y una buena temporada económica. Mientras me preparo un té caliente de isodine, porque aquí no llegamos a café y tomar pura agua caliente me recuerda a las purgas de Ma-Kymer, relato otra historia traumática para mi pesado costal.

Y que no se alarme mi jefa, en esta ocasión no hablare de sus pezones traviesos, que coquetos se muestran bajo sus panti-blusas -un día de estos se le van a isquemizar los tejidos- y que sin discreción alguna me la paso mirando cada vez que los veo y me saludan -juraría que me mandan guiños-.

En esta ocasión aprovechare para platicar un poco más sobre la dueña del penthouse de este decrepito corazón, ósea Ma-Kymer, por cierto se alquila departamento cardiaco amueblado con vista a las coronarias para la que esté interesada. Informes aquí.

Este día de las madres Ma-Kymer me pidió algo que jamás habría podido imaginar. Todo comenzó hace un año cuando un perro vagamundo y de muy mala estrella llego en paracaídas a la choza de mi abuela. El ingenioso apelativo con el que lo bautizaron tenía más que ver con la enfermedad que cargaba por esos días el can, “el roñas” como todos los que llegan a la choza de la abuela llego para quedarse, pronto se alivió de sus heridas, subió unos cuantos kilos y retomo su porte de bandido enamorado. Ya de paso también se encargó de contagiarme a la abuela de escabiasis, pero bueno esas son sarnas para rascarse en otra entrada.

La vida del Roñas no ha sido fácil, le encanta robarse los chicharrones y trozos de chorizo que decoran los puestos del tianguis, siempre le sale lo valiente cuando ve pasar a algún extraño, hecho que ya le costó una puñalada con varilla, acosador del taquero de la esquina hace meses sufrió una quemadura de segundo grado en el lomo. Siempre aprovechando cualquier descuido para escaparse a la calle y hacer travesuras. En esta ocasión fue la llama de la pasión su peor enemigo, cuando estaba haciendo de las suyas, entiéndase pues en pleno acto sexual canino, lo atacaron a traición. No existen palabras en mi vocabulario para describir a detalle cómo le dejaron.

Genitales le quedaron pocos, una herida en el cuello, costillas rotas y no sé cuántas cosas más. Todos lo daban por muerto, todos opinaban lo mismo, habría que echarlo a dormir… pero bueno, lo mismo dijeron de mi tío Floriano cuando se resbalo de aquel tercer piso. Tengo una familia a la que no le agrada gastar en lo más mínimo en servicios de salud, todavía le encuentra propiedades a las limpias con pirul, los chiqueadores y cataplasmas de aguacate, con lo caro que esta el kilo.

Pero tengo una madre con un corazón hipertrofiado de sensibilidad y bondad, para quien pareciera no haber imposibles. Como pudo llevo al roñas a una clínica veterinaria para someterlo a cirugía, en un descuido del médico veterinario el perro se escapó, su miedo a las agujas fue más fuerte que el dolor de sus heridas. Sin descanso Ma-Kymer paso toda la tarde buscando y preguntando por él, debo decir que no vivimos en una colonia pequeña, más bien una mini ciudad con su propia edición del periódico los domingos y en tratos de lanzar próximamente a la circulación nuestra propia moneda; ni tarde ni perezosa mi madre organizo dos grupos de búsqueda y rescate, y no paro hasta que le encontró.

Ahora el Roñas esta en recuperación, su panorama parece muy alentador y probablemente sea padre pronto. Ma-Kymer me pidió que me hiciera cargo de la cuenta del veterinario, todavía resuello al recordar la factura. Por lo que cobro pareciera que le va incluido el pedigrí, por esa cantidad le hubiera comprado doce perros y un trineo. ¿Pero quién puede decirle no a una progenitora como está en el día de la madre?

Ya me habría gustado a mí que Ma-Kymer se hubiera organizado tan bien, con plan búsqueda y rescate, cuando me olvido en aquel camión de pasajeros…. No se quejen, claramente les dije al principio que sacaría mis traumas.... U_U

16 mayo 2011

El verdadero yo...

Esta es mi apariencia por estos días, mi piel es color naranja, mis ojos rojos como de dragón trasnochado y mi cabello enmarañado. Esta es la percepción que tiene un niño de cinco años de mí. Es un artista al que se le olvido dibujarme una nariz, note usted el detalle de la bata blanca.

PD: Esta me la guardo en la cartera :)

10 mayo 2011

Esto soy yo...




Ando poética/pornográfica, aunque ese no será el tema de discusión de hoy, pero si se me escapa algo, sobre aviso no hay engaño.

A veces me equivoco, y me equivoco bien feo… a veces sorprendo y me desconcierto otro tanto de lograr tal efecto. Mi estado normal es la confusión constante, aunque según me cuentan, parece ser que ese es el estado de toda la humanidad por estos días. No soy un libro abierto, más bien un tomo barato de mecánica popular de esos que te venden en un puesto de revistas con modelo a escala armable.

Tengo días miserables, obstinados y traicioneros, en los que quiero hablarle al mundo y decirle lo que pienso, pero el arte de saber decir las cosas se me da con brusquedad, es entonces que opto por el silencio, ese que me tiene atrapada y viviendo siempre en soledad.

Como cualquiera he vivido momentos en que quiero todo y no tengo nada, con el pasar del tiempo he comprendido que algunas veces al haber perdido gane ventaja. He tocado fondo y para no decaer más, descubrí que es válido canjear un sueño por otro de más accesible realidad. A veces voy dando pasos cortos con tropezones educativos, porque lo que pretendo es llegar.

Los días se tornan más difíciles cuando intento sobrellevar mi empedernida ablepsia emocional, nunca mal intencionada ni nada que no se pueda manejar, pero tan real como la uña que se aferra a mi pulgar. A veces me pierdo, me esfumo en el viento y me escondo entre mares de letras, esas que no reprochan y solo se dejan gobernar. Y pasan los días y siempre regreso a escribir un poco más...

07 mayo 2011

Hotel de poca estrella...


No puedo dormir, por lo menos no en estas condiciones. Llevo cuatro noches seguidas haciendo guardias en el hospital. La actividad de esta noche llego hace unas horas. Un pulgar que amenazaba con dejar la mano que lo vio nacer y una mujer víctima de la violencia domestica del imbécil de su marido.

Ella dice que se resbalo, nunca dijo exactamente con qué, pero es claro que fue contra el puño de su marido. La violencia no tiene cabida en ninguna relación y solo en estos casos me gustaría ser un hombre de 1.80 y 200 libras para partirle la cara a idiotas como esos.

Siguiendo el consejo de Gamer, deje de ver mi estadía prolongada como una cuestión laboral y me enfoque en unas vacaciones en un hotel de paso de esos que apenas llegan a una estrella, el mini catre que clandestinamente y celosamente guardamos en el baño, ahora mismo se posa sobre el suelo, el material ya va cediendo, apenas te recuestas sientes como la esponjita te lleva derechito al pinche suelo duro, tengo la luz del negatoscopio encendida y le da una visión más romántica al consultorio a estas horas de la madrugada. La verdad sea dicha, chamba que no te da para quitarte el bra por las noches es martirio, y ese es el mío.

Las noches de guardia tocan dormir como bombero, esperando un timbrazo que anuncie que hay que salir corriendo. Por más sofocante calor que pueda hacer, hay que dormir vestido y en mi caso con el bra puesto. Que ya es suficiente con que te salga un bulto despeinado, con ojos dormilones y una bata blanca puesta al revés a las 4 am, como para que también ande con la bubi suelta. Además que si me deshago de la prenda, es casi seguro que al salir corriendo me cuelgue el sostén en el cuello en lugar del estetoscopio y no están los tiempos como para ir perdiendo estilo.

Sí, estoy en un hotelucho de quinta, con las bubis reprimidas desde hace cuatro días, despertando cada hora de las cinco que intento dormir, mirando la luz que se cuela por debajo de la puerta, esperando ver la sombra de un fantasma que no llega, no hay servicio a la habitación, tienen una fonda que vende comida de hospital y temo que la cocinera le escupa encima a mi comida, si ordeno la cena cuando esta comenzando su telenovela, las mucamas no son nada sexys, no dejan mentas debajo de la almohada porque tampoco cuento con una de esas, a veces me invento una con una toalla o de plano me abrazo a mi zapato. No hay bar, solo torundas resecas que alguna vez tuvieron alcohol. Tengo cuatro días sin cenar, a veces me arrullo con el crujir de mis intestinos y después los ahogo con agua.

Estoy en un hotel de una sola estrella, en un catre del que se me salen los pies....

04 mayo 2011

A veces pasa...


Llevo un par de días notando expresiones de extrañes en las caras de mis pacientes en ciertos momentos de la consulta. Hoy descubrí el porque. Verán ustedes, tengo por costumbre untarme un poco de gel anti bacterial en las manos previo a realizar una exploración física. No me había percatado de lo que decía la etiqueta de este discreto envase que reposaba sobre mi escritorio a la vista de todos, menos de la mía.

Efectivamente no me estaba -en lo más mínimo- desinfectando las manos…. Solo me las estaba lubricando.

Encuéntreme en su consultorio más cercano U_U

01 mayo 2011

A dos de tres…



Paso en el baño de mujeres…. Eso dice la canción, eso dicen los testigos y eso podría contarles yo ahora mismo. Afuera se escuchaba el bullicio de un público a la expectativa, mientras el presentador anunciaba a todo pulmón “Lucharan a dos de tres caídas sin límite de tiempo”, adentro dos extrañas descubriéndose entre besos y caricias que exaltaban los sentidos.

Las circunstancias estaban en mi contra, no entiendo de sutilezas cuando una mujer me coquetea y algunas veces necesito traductor. En esta ocasión ella fue bastante inteligente y supo adaptarse a mi perturbada incapacidad para reconocer intuitivamente las señales no verbales. Pero una vez que capte el mensaje aproveche el momento y fui al encuentro, solo para toparme con un obstáculo octogenario en la taquilla de los baños para damas, tardo una eternidad en permitirme la entrada muy a pesar de yo le insistía que se quedara con el vuelto. Por fin logre llegar… para descubrir siete puertas cerradas y la incógnita por saber cuál sería la mía.

El universo se apiado de mí, aunque bromista como siempre nos tocó un privado con la cerradura descompuesta, pasar el rato constantemente sosteniendo la maldita puerta me daba la desventaja de una sola extremidad con la que poco podía hacer, ya no digamos agarrar. Y a pesar de todo eso, fue bastante rico y divertido, recordé algunos catastróficos encuentros del pasado así que en esta ocasión opte por hablar poco y actuar más.

Ya sé que suena a un viejo cliché, una historia bastante antihigiénica si lo pensamos bien, pero cuando se tiene ganas de comerle la boca a una mujer no importa el sitio, que los rudos van perdiendo o que la puerta del maldito baño no cierra.

Afortunadamente apague mi neurona racional; cuando se acercó a mi cuello y me dijo suavemente “hueles rico” de haber estado encendida habría contestado: Estamos en un baño, aquí hasta las colitas de cerdo y chicharon rancio que venden afuera huelen bien. Venturosamente mi neurona sexual estaba al mando deseando silenciar sus labios, la cercanía de su cuerpo, la tentación de lo aparentemente prohibido nublaba la razón y solo me dejaba percibir su delicioso sabor y el adorable aroma de su piel.

La sesión término en tres caídas, me divertí, lo saboreé y pasamos un buen rato entre risas y coqueteos -no percibidos por mí tres cuartas partes del tiempo-.

El monstruo ha despertado y esta vez sin restricciones, me guarde las buenas intenciones en un baúl… voy por sus hermanas, primas y abuelas guapas U_U

PD: Esta entrada fue idea de mi co-protagonista, así que reclámenle a ella por hacerme caer en la tentación jajajajajajajaja. Gracias M.

22 abril 2011

Siete días...



Lo aprendido esta semana.

1. Hay personas que desconocen el significado de la palabra NO.

2. Siempre existe alguien que lo resuelve todo mejor que nosotros.

3. Las dosis de cariño administradas con horario, funcionan mejor para algunos pacientes.

4. El amor lencho es amor del bueno siempre y cuando sobreviva una primera crisis llamada…. síndrome premenstrual.

5. Cuando voy conduciendo y me encuentro con un pésimo conductor, ya no grito ni vocifero palabrotas, solo recuerdo a mi Baby-sis al volante....
Y de cómo los demás tienen que soportarlo U_U

6. El miedo es un potro salvaje al que se le tiene que aprender a domar.

7. Estoy bien… puff, aunque podría estar mejor :P

PD: Las vacaciones de pascua son para los débiles y los bebes que necesitan descanso de sus ajetreadas vidas. Está bien solo digo eso porque me tocó trabajar. Que alguien haga favor de enfermarse como se debe, para que mi sacrificio laboral valga la pena.



19 abril 2011

Seguiré sin deshojar la margarita...



A las masas que leen este blog -tres lindas personas- está bien… cuatro; se acaba de agregar uno más después de que utilice el calificativo “lindo”. Como habrán notado -y alguno que otro ha reclamado- ando más acida que de costumbre, quejándome de todo y de todos sin miramientos, la vena graciosa la perdí en una mano de póker el mes pasado. Lo cierto es que he ando media tristona, con episodios maniaco-pachecos por situaciones de diversa índole, que me abstendré de comentar aquí para no dormir a nadie.

Anoche me entretuve escuchando El Santuariu di la fe, di la igleshia universald -léase con acento brasileiro-, fue entonces que reflexione sobre mi realidad, yo aquí me la paso quejándome hasta de lo que no me hace daño cuando existen cientos de personas en peores condiciones que las mías, y muy a pesar de eso todavía se tienen que chutar el viernes de limpia espiritual todos las semanas.

Probablemente mañana ponga en práctica el ‘acentu brasileiru’ para dar consulta, a ver si me alegra el día. Por lo pronto esta semana he logrado un cambio a un nivel más positivo, el mérito para nada fue mío, mi terapeuta cibernética y los consejos de Gamer me ayudaron a salir del bache. Me lo tomare con calma, definiré la meta y lo viviré un día a la vez.

Si lo logro será extraordinario, sino lo hago pues... es probable que me siga quejando, pero esta vez prometo adoptar un acento extranjero para darle algo de variedad al asunto U_U


16 abril 2011

La vida inútil de un medico recién graduado... Capitulo 2


Toda reacción tiene un efecto, todo final un principio, y si me sigo en esta línea filosófica/pacheca no llegare a ningún sitio con este post. Verán… en el mundo existen médicos, existen charlatanes, pero también existe un binomio muy bonito conocido como: Médicos Charlatanes.

Desesperado por la falta de ingresos, se te ocurre hacer algunos ajustes, despides a la señora de la limpieza y le das nuevas obligaciones a tu secretaria, suspendes el contrato de cable e internet. Tienes hambre de dinero, te frustran los resultados, haber pasado todos eso años dedicado a tu carrera y ahora no te brinda los mas mínimos frutos para sobrevivir.

Tu tía Eduviges te da una idea llamada CONTROL DE PESO, te cuenta como sus amigas gastan cientos de pesos en consultas y tratamientos, pero tú no tienes idea de lo que es una dieta siempre te dormías en clase de nutrición; ante tu desesperación por atraer clientela y viéndolo como un negocio bastante redituable te buscas en el libro de farmacología las principales marcas comerciales de medicamentos reductores de peso, bajas un par de dietas de internet, solicitas un recetario especial para la prescripción de medicamentos controlados y pagas para agregarle con letras enormes tu nueva faceta de “adelgaza gordos” a tu marquesina. Repartes folletos en los cruceros, las avenidas y puentes peatonales y las victimas llegan por docenas (lo cual no es difícil tomando en cuenta que vivimos en un país de gente obesa. Estas feliz y te sientes un Dios, por fin lograste tener la sala de espera llena.

El placer de esos días solo te dura seis meses y el vacío nuevamente se apodera nuevamente de tu sala de espera. La mayoría de tus pacientes, incluyéndose tu tía y sus amigas gordas, se han ido en busca de lo imposible, la pastilla mágica que les permita seguir tragando como cerdos y la promesa de que esta los convierta en seres esbeltos.

Con el cambio de rol repentino, de médico general a dietista, ya ni las moscas se pasean por tu consulta, para colmo anuncian con bombo y platillo un Simi-consultorio próximamente, en el supermercado ya tienen médico que regala la consulta en la compra de un kilo de tortillas y un pollo rostizado, los acreedores te acosan y terminas por vender tu medio de transporte para pagar los meses de renta atrasados, andas medio muerto de hambre y sin un peso en la bolsa pero en las reuniones haces alarde que la gente no cabe en tu sale de espera y que hasta estás pensando rentar un local más amplio.

Los meses se convierten en años y al final terminas por pegar balines en las orejas como tratamiento de la obesidad, inyectar rayitos de sol en puntos estratégicos a viejecitos con artrosis, aplicas medicamentos reductores de peso en el brazo como si fueran vacunas -aunque solo se trate de solución fisiológica-, operas apéndices cuando el diagnóstico es una simple infección de vías urinarias, todos los embarazos los terminas en cesáreas electivas porque te dejan más ganancia que un parto, aplicas “células madre” a nivel subdérmico -aunque lo que en realidad estas administrando es un trocito de tocino licuado- y la promesa de curar el cáncer, te inventas brebajes mágicos que lo curan todo, enemas maravillosos de betabel anti envejecimiento, cremas de cebo de cochino anticelulitis…etc., etc., etc.

Hablar sobre este tema es algo muy complejo, pero en pocas palabras, solo se necesita un imbécil con iniciativa, la promesa de algo imposible y un conejillo de indias dispuesto a probar lo que sea. Así que si un día van por la calle y se encuentran un anuncio que promete lo que la ciencia hasta ahora no ha hecho, piénsalo dos veces.

15 abril 2011

La vida inútil de un medico recién graduado...




Y bien… ya terminaste la carrera de medicina, de panzazo y repitiendo materias pero ya tienes un pedazo de cartón con tu foto que te acredita como tal, ademas de licencia para matar incluida con chorro mil números; mismos documentos que tu mama fotocopio y mando laminar en chiquito, ósea tamaño cartera, como si fuera estampita de santo para traer en el bolso y así poder presumir en las reuniones.

En el mundo perfecto que has creado en tu hermosa cabecita, la vida pasa en cámara lenta sin prisas, sin desperfectos, después de todos esos horrorosos días de internado en urgencias y de esas interminables noches en la sala de T.O.C.O. sacando renacuajos por decenas piensas que el universo está listo para premiarte y retribuirte el sacrificio.

Te dan tu carta de liberación del servicio social y una palmada en la espalda si bien te va, cruzas la puerta y te conviertes en medico desempleado con título nuevo bajo el brazo. Decides tomarte un par de días de descanso para gozarla con tus cuates, salir por los antros y emborracharte como vikingo para gritar a los cuatro médicos que ya eres “doitor”. En casa les parece lógico tu proceder y hasta te dan dinero para que despilfarres.

Posterior a tanto goce y descanso presentaras el examen nacional de residencia médicas de especialidad para hacer cirugía de trasplante o neurocirugía espacial que se yo; en tu plan te vas de casa por unos cuatro o seis años más a seguir viviendo a costillas de papá y mamá por unos meses en lo que te dan tu beca, ahora además de tener que seguir manteniéndote y pagando los estudios tienen que pagarte la renta del depa, porque eso de vivir en el hospital te resulta estresante. Tu calidad de vida cada día mejora, eres un medico exitoso, simpático, adorable, el alma de las fiestas, en pocas palabras eres como el Kaliman de la medicina y sin mucho esfuerzo, nada más por ser tú te sale todo a pedir de boca. (Imagínese efecto de disco rayado)

He aquí un poco de realidad…. que para eso está la Dra. Kymer.

Nada más tienes el título en la mano, tu familia se la pasa mandándote a sus conocidos para que les des una consulta gratis. No pasas el examen para hacer una especialidad a la primera, ni a la segunda, menos a la tercera; después de tres años consecutivos de intentarlo sin éxito, en los cuales no trabajas (con el pretexto de que estudiaras hasta que te sangre el cerebro) siguiendo bajo la protección de la chequera de papá, en casa te dan un ultimátum. ¡Ahora tienes que trabajar!... pues temen que lo poco que aprendiste en la universidad se te olvide U_U

Muy a pesar de que eres un holgazán, la familia decide apoyarte y ayudarte a montar un consultorio, que diría la sociedad si te ven trabajando en una carpa ambulante de las del sector salud, desconsolada opina tu madre. Sin tener la menor idea de lo que estás haciendo o lo que te espera, comienzas la travesía de lo que podría ser la peor aventura de tu vida. Ese es el principal problema de las decenas de profesionales que recién egresan, el yo puedo nada más porque estoy bonito y me veo muy chulo con mi trapito puesto.

Intentar montar un consultorio no es nada fácil, la simple ubicación lo dice todo, la consulta médica se rige semejante a los restaurantes, no manejamos estrellas pero si zonas con variación de honorarios a según qué área se esté pisando. Si estas en las afueras de la ciudad, lo ven todo muy limpio y con mucho lujo pensaran que eres caro y nadie entrara; si lo ven muy sencillo en una zona de mucho lujo pensaran que no sabes nada y eres un ser inferior que no merece vivir, mucho menos ponerles un dedo encima y te segregaran hasta quedar exterminado.

Una vez elegida la ubicación existen una serie de requisitos para obtener la licencia sanitaria, registrarse en hacienda, contratos con la empresa del manejo de los residuos peligrosos, el permiso u uso de suelo (como si fueras a buscar petróleo), la aprobación de bomberos y otra sarta de trámites burocráticos, hacer los arreglos necesarios a la estructura del espacio que vas a rentar, decorarlo, contratar una línea telefónica e internet, servicio de cable para que no se enfaden los cientos de pacientes que atenderás diariamente mientras esperan, una lana pal’ cura que te remojara las paredes y otra para la fiesta de inauguración, como si se tratara de la feria del pueblo.

En este caso pasara lo que sucede el 99% de las veces, y es que no se pare nadie a solicitar servicio en semanas. Pasan los meses y tus ingresos son insuficientes para pagar las cuentas. Ahí comienza el trágico descenso hacia la realidad.


PD: Voy a dormir una siesta y regreso a colgar la segunda parte.

12 abril 2011

La vida es así...


Ante lo inexplicable bailemos una cumbia...

Ya tenía dos noches sin dormir como se debe, no es para sorprenderse que casi siempre termino la semana de esa forma. Tal vez fue por eso que me pareció buena idea asistir a una conferencia sobre obesidad al concluir la jornada, para después disfrutar de una cena con alto contenido calórico y dosis gratis de alcohol, cortesía de la empresa que patrocinaba el evento. Pasamos tanta hambre y malos tratos en esos tormentosos años de preparación médica, que no hay galeno en el mundo que se resista a una noche de gorroneada. Si yo les contara la sarta de camarones y canapés que se han desperdiciado en estos eventos, a veces creo que lo que intentan hacer mis colegas en sus platos es una réplica de alguna pirámide, empalman tanta comida en el plato que como mínimo tres camarones cocteleros terminan en el suelo.

Ya en mi hora de salida, trate sin mucho éxito maquillarme las ojeras, me prepare para una charla y una cena en solitario (Gamer canceló su asistencia al evento) guarde el esteto y colgué el disfraz de súper héroe en el perchero, me coloque el abrigo y apague la luz del consultorio, a punto de llegar a la salida me detuvo la recepcionista, la experiencia me ha enseñado que cuando esto sucede no es para nada bueno. En la sala de urgencias un paciente de último momento me esperaba. Estaba más que claro… adiós platica y adiós cena.

Me encontré con un costalito de huesos tendido en la cama con cara de dolor, sus padres tenían cara de angustia, yo solo cara de fastidio reprimido con ojeras de mapache.

La historia del niño pudo haber sido como la de cualquier escuincle inquieto de 10 años de edad que se la pasa trepando todo lo que se le pone a su paso, solo que este se cayó de una terraza y después le golpeo un ladrillo. Espero que les quede claro cuando digo que no solo el universo lo lanzo de la terraza de un segundo piso, ¡oh no!… también lo remato lanzándole un ladrillazo, pieza desprendida del muro que hacía de barandal divisorio entre la tierra firme y el abismo.

Mientras lo exploraba recordé las leyes de Newton, esa que aplica muy bien a los camarones en las pirámides de canapés de mis colegas ó a los niños que trepan terrazas, también recordé a mi tío Eulalio, y sí, mi tío poco tiene que ver en esta historia, pero que puedo hacer si mis neuronas son así de incoherentes cuando están cansadas.

El tío Eulalio siempre llevaba puesta su gorra de capitán, curiosamente nunca trabajo en la marina, no comía mariscos ni le gustaba el pescado, su profesión siempre había sido la de chofer de camiones, vivía en una área semidesértica a las afueras de la ciudad rodeada de rancherías, pero siempre iba a todas partes orgulloso portando su gorra de capitán.

Ahora que lo pienso nunca lo vi sin ella. De niña creía que su intención era asemejarse a Popeye, solo que esta versión no comía espinacas y fumaba cigarro y no pipa.

Para los que les interese saber y para los que no pues también, quien le manda haber caído tan bajo y chutarse lo que escribo, el tío Eulalio murió de un cáncer de laringe y se llevó su gorra de capitán con él. El niño del ladrillo…. Bueno ese trepara bardas en un par de semanas más, muy a pesar del ladrillazo, en ese cuerpo escuálido y desnutrido habitan huesos fuertes, enriquecidos con maseca, coca cola y sabritones, no se rompió nada, nomas puro magullamiento de las carnes y el pellejo. Nótese mi genialidad y eso que el trapo me lo deje en el perchero cuando lo atendi. U_U

Ante tanta incoherencia y verborrea, ¿Alguien tiene alguna teoría que explique mejor el porqué de la gorra de capitán de mi tío Eulalio?

PD: Cruzando los dedos, para ver si me voy de vacaciones.... Quien se apunta?

04 abril 2011

Sencillamente...




La fe mueve montañas, construye puentes y avenidas, a veces tiene la osadía de rellenar alguno que otro bache en nuestro existir. La humanidad recurre a la fe para lograr lo aparentemente imposible, sobrevivir, sobrellevar, manejar, soportar, perdurar y justificar.

La fe se convierte en la materia prima del consuelo, la esperanza, la ilusión y los millones de sueños que no alcanzan la talla de la realidad.

¿Qué es la fe? ¿Fuerza, energía, poder, reacción química, la esencia de lo divino o tan solo una de las tantas inexplicables cosas que ya estaban aquí cuando llegamos?

Por si misma se convirtió en un buen salvavidas, manto de protección, fuente importante de ingresos, motivo de guerras, disputas, traiciones y muertes.

La fe tiene las habilidades de un buen maestro de yoga, puede ser tan flexible y a la vez tan terriblemente engañosa cual el mejor de los actos de magia, a veces tiene sangre de cirquera y nos regala actos de malabarismo increíbles. Armadura de gigantes, adorno arquitectónico, la fe puede ser tan maleable como la plastilina.

A temprana edad la duda llego a mi vida, la fe… bueno esa venia retrasada, tanto que a veces creo que nunca llego. En clase de catecismo aprendí que a dosis toxicas la fe te convierte en mártir, pero si careces de ella no habrá en el mundo cantidad de ave marías que te lleven a ella por más que el instructor de la doctrina te insista y te rocié la cabeza con agua bendita.

Me costó trabajo entender el concepto emocional, curiosamente las palabras más sencillas siempre tienen los significados más complejos… y sin embargo me sigue resultando tan engorrosa como la primera vez que hizo su aparición.

29 marzo 2011

Vértigo...

Los días se me han vuelto algo vertiginosos, ¿podría ser el efecto de las torundas con alcohol que a diario le exprimo a mi café? ó ¿acaso son efectos secundarios del empacho de amor?

Lo único cierto es que me paso la mitad del tiempo buscando un punto fijo que me sirva de apoyo y la otra mitad tratando de caer con dignidad, si es que existe una caída digna cuando se padece una laberintitis de los mil demonios y se vive la incertidumbre de cada paso, con efecto de carrusel poseído en cada giro de cabeza.

El contagio ha sido inmediato, no solo el centro del equilibrio se vio afectado, también el epicentro de mi genialidad - donde sea que quede eso -. Ahora mismo las ideas dan más vueltas que un mexicano haciendo trámite en ciertas oficinas de gobierno.

A falta de más discursos o enfermedades de las cuales quejarme, dejo mí lista de los tipos de pacientes que existen en el mercado…. inclúyanme en una de estas:

Paciente que busca un médico-mago: Este tipo de paciente cree que va a visitar a un brujo o adivino, espera que le digan que es lo que le pasa y que tratamiento tomar, sin necesidad de explorarlo tan solo con ver su carita asomarse por la puerta.

Paciente que acude a certificar: Es el paciente que cree saber lo que tiene, busco sus síntomas en internet y va con el medico porque quiere que se lo confirme. Y de paso así poder presumir que él lo supo siempre y eso que no se tuvo que chutar los 10 años de medicina que te chutaste tú. Porque en “el internee” está todo….

Paciente con ganas de intimar: La mayoría de las veces a este espécimen no le duele nada, solo tiene ganas de conversar al estilo bohemio; nada más cruzar la puerta comienza a tutearte, practicarte bromas pesadas y te habla como si fueras un viejo amigo de la infancia, de esos a los les dice “wey” antepuesto a cualquier enunciado o pregunta.

Paciente obligado: Es el tipo de paciente poco cooperador llevado a la fuerza o bajo amenazas por el familiar, no habla porque no le da la gana o porque su madre no dejaría hablar ni a un santo, entonces para el caso es lo mismo. El familiar presiona al médico para que reprenda a la víctima por los habitos y costumbres que a la parte entrometida no le parecen sustentables.

Paciente con síndrome de modelo porno: Individuo que no conoce de inhibiciones, le vas a explorar el abdomen, le pasas a la sala de exploración y en lugar de subirse la camisa, te lo encuentras medio desnudo, digo “medio” porque siempre se dejan los calcetines puestos. Esta no es cuestión de géneros yo lo he vivido de manera proporcional.

Paciente inquisidor: No tiene ánimos de aprender, a estos solo les interesa indagar que tanto sabe el galeno, poner en duda y a tela de juicio cada enunciado dicho. La consulta termina por convertirse en un interrogatorio de la Gestapo.

Paciente Coladera: Le explicas lo que padece, una y otra vez como maquina repetidora, le das indicaciones a detalle y la información pasa como liquido en colador, no retiene nada. Para él recordar que tiene amigdalitis es como querer recordar la fórmula de la bomba atómica.

Paciente secretaria: Le entregas la receta con todos los detalles de la ingesta y horarios de cada medicamento, y se dedica a transcribir con su puño y letra lo que claramente imprimió la computadora en el trozo de papel.

Paciente farmacéutico: están interesados en saber para qué sirve cada medicamento en palabras simples, lo anotan al lado del nombre con el fin de tener su propio esquema de medicamentos y soluciones para los diversos problemas de salud, para después prescribir a diestra y siniestra a sus conocidos y familiares.

Paciente dos por uno: Aprovecha la consulta para preguntar tu opinión sobre algún caso o ya de plano descaradamente te piden una receta por algún antibiótico para el hijo de un vecino.

Paciente Fatalista: Viene a verte por una uña enterrada pero el jura que es gangrena y se la pasa despidiéndose de sus familiares.

Paciente: No veoooo….no veo nada…buaaah

Kymer: ¡Pues, abra los ojos!


Ahora ya me puedo retirar a seguir dando vueltas…..