25 enero 2011

No vine...me trajeron.


Un saludo afectuoso a mí querida Mar que sin deberla ni temerla ya casi colgaba el calzado… Mando abrazo cargado de glóbulos rojos y hemoglobina, pido al resto de la audiencia cooperacha pa’ las plaquetas o unos buenos tacos de moronga.

En algún momento me dieron ganas de saltar desde el balcón y volar hacia otra parte, pero después recordé algo muy importante que me dijo mi abuelo: “déjate de cosas que te vas a partir un hueso”... bueno yo no dije que mi abuelo fuera sabio.

De nuevo yo por aquí, porque es lo que más me relaja en las noches de guardia, novedades tengo algunas, para aquellas almas preocupadas por mi alimentación, les cuento que el día de mi cumpleaños Ma-Kymer veto a las lentejas y me alimento con carne.

Gamer se compro una portátil pequeñita pero funcional, el pobre hombre se aburría tanto entre consulta y consulta que hasta me pidió prestada una novela, en este lapso de tiempo se chuto un libro completo -aunque él diga que lee muchas “novelas graficas”- para mí los comics no cuentan; sigue utilizando el transporte público y echando de menos las comodidades que brinda el carruaje propio.

La noticia del momento es que seguiremos en nuestra línea de ir torturando niños por lo menos un tiempo más, no sé bien que ocurrió y lo único que importa en este momento es que ya no tendremos que chutarnos tantas inches guardias, había días que no sabía ni como me llamaba y firmaba las recetas como Kymer.

En este tiempo conocí a un mitómano, para los que no sepan que es eso, no se asusten no es nada contagioso y su Kymer estará bien. Este personaje dice tantas mentiras que casi estoy segura que se las cree; en lo particular me entretiene mucho, no sé si miente por necesidad, por costumbre o por vicio pero sigo investigando. Me resulta divertido estudiar el comportamiento humano, sobre todo cuando le das la oportunidad en repetidas ocasiones de ser autentico y continúa en su misma línea de ficción.

A veces no se dan cuenta que al ir escupiendo falacias solo van poniendo plastas y plastas de maquillaje a una serie de aparentes imperfecciones que no son más que otra cosa que la vida misma.

Hoy no me siento poética, voy saliendo de una semana difícil y un inicio de año desgastante, eso si las ganas de triunfar y conquistar a medio mundo...ejem digo conquistar al mundo, siguen ahí como el primer día. Tengo nuevos proyectos entre manos y tengo plena confianza que tarde o temprano se darán en automático, solo necesito como decía aquel gran hombre que para nada era mi abuelo de nombre Kaliman: perseverancia y paciencia mi pequeña Kymer ó te romperás un hueso!!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

DOC. CUIDADO CON EL MITOMANO, YO VIVI EN CARNE PROPIA UNA MUY MAL EXPERIENCIA PERO CON UNA MITOMANA, SON MEJOR PARA VERLOS DE MUUUUUUUUUY LEJOS PUES HACEN DAÑO, BESOS.
MLTA

Mar dijo...

Hermosa, gracias por el correo y por los buenos deseos (si son del tipo "te deseo un buen", mejor).

Pequeño chascarrillo que denote que el ánimo parece elevarse.

Por cierto... te guste o no la onda sado, dame unos 15 azotes por no haberte felicitado a tiempo. Merezco eso y más.
Ya después de que hayas acabado con mi espalda, deja que te abraze por tiempo indefinido, y que remate con un beso lleno de buenaondez.

tulipan dijo...

Que buena onda que te alimentaron con proteína animal jajaja

Coincido contigo este inicio de año ha sido muy caótico, lo bueno que enero ya se va acabar por fin!!!

Hoy recibí un correo un tanto agresivo por llamarlo así, y cuando me fije como llego ese correo a esa persona, me di cuenta que también se fue a tu cuenta, bueno se fue a mucha gente, no se a que le pique, pero lo que tampoco se, es como están mis contactos de esta cuenta, eso si me dio miedo, ya vi y están todos, ahora ya saben mi nombre completo y en donde trabajo, soy una mensa

Esperemos que el resto del año este mejor

Mando abrazos reconfortantes