29 marzo 2011

Vértigo...

Los días se me han vuelto algo vertiginosos, ¿podría ser el efecto de las torundas con alcohol que a diario le exprimo a mi café? ó ¿acaso son efectos secundarios del empacho de amor?

Lo único cierto es que me paso la mitad del tiempo buscando un punto fijo que me sirva de apoyo y la otra mitad tratando de caer con dignidad, si es que existe una caída digna cuando se padece una laberintitis de los mil demonios y se vive la incertidumbre de cada paso, con efecto de carrusel poseído en cada giro de cabeza.

El contagio ha sido inmediato, no solo el centro del equilibrio se vio afectado, también el epicentro de mi genialidad - donde sea que quede eso -. Ahora mismo las ideas dan más vueltas que un mexicano haciendo trámite en ciertas oficinas de gobierno.

A falta de más discursos o enfermedades de las cuales quejarme, dejo mí lista de los tipos de pacientes que existen en el mercado…. inclúyanme en una de estas:

Paciente que busca un médico-mago: Este tipo de paciente cree que va a visitar a un brujo o adivino, espera que le digan que es lo que le pasa y que tratamiento tomar, sin necesidad de explorarlo tan solo con ver su carita asomarse por la puerta.

Paciente que acude a certificar: Es el paciente que cree saber lo que tiene, busco sus síntomas en internet y va con el medico porque quiere que se lo confirme. Y de paso así poder presumir que él lo supo siempre y eso que no se tuvo que chutar los 10 años de medicina que te chutaste tú. Porque en “el internee” está todo….

Paciente con ganas de intimar: La mayoría de las veces a este espécimen no le duele nada, solo tiene ganas de conversar al estilo bohemio; nada más cruzar la puerta comienza a tutearte, practicarte bromas pesadas y te habla como si fueras un viejo amigo de la infancia, de esos a los les dice “wey” antepuesto a cualquier enunciado o pregunta.

Paciente obligado: Es el tipo de paciente poco cooperador llevado a la fuerza o bajo amenazas por el familiar, no habla porque no le da la gana o porque su madre no dejaría hablar ni a un santo, entonces para el caso es lo mismo. El familiar presiona al médico para que reprenda a la víctima por los habitos y costumbres que a la parte entrometida no le parecen sustentables.

Paciente con síndrome de modelo porno: Individuo que no conoce de inhibiciones, le vas a explorar el abdomen, le pasas a la sala de exploración y en lugar de subirse la camisa, te lo encuentras medio desnudo, digo “medio” porque siempre se dejan los calcetines puestos. Esta no es cuestión de géneros yo lo he vivido de manera proporcional.

Paciente inquisidor: No tiene ánimos de aprender, a estos solo les interesa indagar que tanto sabe el galeno, poner en duda y a tela de juicio cada enunciado dicho. La consulta termina por convertirse en un interrogatorio de la Gestapo.

Paciente Coladera: Le explicas lo que padece, una y otra vez como maquina repetidora, le das indicaciones a detalle y la información pasa como liquido en colador, no retiene nada. Para él recordar que tiene amigdalitis es como querer recordar la fórmula de la bomba atómica.

Paciente secretaria: Le entregas la receta con todos los detalles de la ingesta y horarios de cada medicamento, y se dedica a transcribir con su puño y letra lo que claramente imprimió la computadora en el trozo de papel.

Paciente farmacéutico: están interesados en saber para qué sirve cada medicamento en palabras simples, lo anotan al lado del nombre con el fin de tener su propio esquema de medicamentos y soluciones para los diversos problemas de salud, para después prescribir a diestra y siniestra a sus conocidos y familiares.

Paciente dos por uno: Aprovecha la consulta para preguntar tu opinión sobre algún caso o ya de plano descaradamente te piden una receta por algún antibiótico para el hijo de un vecino.

Paciente Fatalista: Viene a verte por una uña enterrada pero el jura que es gangrena y se la pasa despidiéndose de sus familiares.

Paciente: No veoooo….no veo nada…buaaah

Kymer: ¡Pues, abra los ojos!


Ahora ya me puedo retirar a seguir dando vueltas…..

3 comentarios:

Juʌи PʌbLø CʌstЄL dijo...

jajajaja muy buenos todos los perfiles

yo seria del tipo inquisidor con mezcla de farmacéutico, porque siempre le hablo a los doctores con el nombre químico de las medicinas y no con el comercial jajaja

Bueninvento dijo...

te falto el paciente relajado que le vale madres todo...

oculta y feliz dijo...

ja ja ja