18 mayo 2011

Esto debe ser amor...



Es media noche por aquí, y hasta los grillos duermen mientras las enfermeras roncan. Los hospitales vacíos me dan un poco de tranquilidad, eso significa que el pueblo goza de salud y las bacterias incubando están. Auguro como mínimo una epidemia y una buena temporada económica. Mientras me preparo un té caliente de isodine, porque aquí no llegamos a café y tomar pura agua caliente me recuerda a las purgas de Ma-Kymer, relato otra historia traumática para mi pesado costal.

Y que no se alarme mi jefa, en esta ocasión no hablare de sus pezones traviesos, que coquetos se muestran bajo sus panti-blusas -un día de estos se le van a isquemizar los tejidos- y que sin discreción alguna me la paso mirando cada vez que los veo y me saludan -juraría que me mandan guiños-.

En esta ocasión aprovechare para platicar un poco más sobre la dueña del penthouse de este decrepito corazón, ósea Ma-Kymer, por cierto se alquila departamento cardiaco amueblado con vista a las coronarias para la que esté interesada. Informes aquí.

Este día de las madres Ma-Kymer me pidió algo que jamás habría podido imaginar. Todo comenzó hace un año cuando un perro vagamundo y de muy mala estrella llego en paracaídas a la choza de mi abuela. El ingenioso apelativo con el que lo bautizaron tenía más que ver con la enfermedad que cargaba por esos días el can, “el roñas” como todos los que llegan a la choza de la abuela llego para quedarse, pronto se alivió de sus heridas, subió unos cuantos kilos y retomo su porte de bandido enamorado. Ya de paso también se encargó de contagiarme a la abuela de escabiasis, pero bueno esas son sarnas para rascarse en otra entrada.

La vida del Roñas no ha sido fácil, le encanta robarse los chicharrones y trozos de chorizo que decoran los puestos del tianguis, siempre le sale lo valiente cuando ve pasar a algún extraño, hecho que ya le costó una puñalada con varilla, acosador del taquero de la esquina hace meses sufrió una quemadura de segundo grado en el lomo. Siempre aprovechando cualquier descuido para escaparse a la calle y hacer travesuras. En esta ocasión fue la llama de la pasión su peor enemigo, cuando estaba haciendo de las suyas, entiéndase pues en pleno acto sexual canino, lo atacaron a traición. No existen palabras en mi vocabulario para describir a detalle cómo le dejaron.

Genitales le quedaron pocos, una herida en el cuello, costillas rotas y no sé cuántas cosas más. Todos lo daban por muerto, todos opinaban lo mismo, habría que echarlo a dormir… pero bueno, lo mismo dijeron de mi tío Floriano cuando se resbalo de aquel tercer piso. Tengo una familia a la que no le agrada gastar en lo más mínimo en servicios de salud, todavía le encuentra propiedades a las limpias con pirul, los chiqueadores y cataplasmas de aguacate, con lo caro que esta el kilo.

Pero tengo una madre con un corazón hipertrofiado de sensibilidad y bondad, para quien pareciera no haber imposibles. Como pudo llevo al roñas a una clínica veterinaria para someterlo a cirugía, en un descuido del médico veterinario el perro se escapó, su miedo a las agujas fue más fuerte que el dolor de sus heridas. Sin descanso Ma-Kymer paso toda la tarde buscando y preguntando por él, debo decir que no vivimos en una colonia pequeña, más bien una mini ciudad con su propia edición del periódico los domingos y en tratos de lanzar próximamente a la circulación nuestra propia moneda; ni tarde ni perezosa mi madre organizo dos grupos de búsqueda y rescate, y no paro hasta que le encontró.

Ahora el Roñas esta en recuperación, su panorama parece muy alentador y probablemente sea padre pronto. Ma-Kymer me pidió que me hiciera cargo de la cuenta del veterinario, todavía resuello al recordar la factura. Por lo que cobro pareciera que le va incluido el pedigrí, por esa cantidad le hubiera comprado doce perros y un trineo. ¿Pero quién puede decirle no a una progenitora como está en el día de la madre?

Ya me habría gustado a mí que Ma-Kymer se hubiera organizado tan bien, con plan búsqueda y rescate, cuando me olvido en aquel camión de pasajeros…. No se quejen, claramente les dije al principio que sacaría mis traumas.... U_U

6 comentarios:

minapi dijo...

No manches!! eso si debe ser trauma, aunq tb podria ser un buen chantaje cada que te regañaran jaja ntc! una vez cuando niña olvide mi bisi nueva en una tienda, lo bueno q mi bisi nunk me va poder reclamar eso..

La Caribbeña! dijo...

Pero que encanto de mujer es Ma-kymer, que regalo mas lindo el que pidio, debe ser todo un personaje su madre, me la presenta?? ;), nada material, lastima que sea usted a quien le toco pagar la cuenta, pero bueeh! Era el dia de las madres, me imagino que extra usted minimo le dio una caja de chocolates por su corazon tan desinteresado nooo?, jajaja besos ;)

Kymer dijo...

Minapi: Lo es y funciona muy bien U_U jajajajaja

La Caribbeña: Nop, pero le dibuje un elefante con crayolas :)

ANA LAURA AYALA ARELLANO dijo...

excelente texto, saluditos, y vaya que si es un megatrauma el tuyo doctora, jaja ntc, yo estudie una ingenieria !imaginate mi vida¡jajaja

Juʌи PʌbLø CʌstЄL dijo...

el roñas ha de tener complejo de gato porque parece tener 9 vidas jaja

Anónimo dijo...

A MI TAMBIEN ME OLVIDARON Y LUEGO ME ENCONTRO UNA VECINA PARA MI SUERTE XDD...