28 junio 2011

Hablemos de dinero….



Dejo pregunta en el aire… ¿acaso es usted de los que regatea al carnicero o a la cajera del supermercado cuando va a pagar? ¿Acaso regatea cuando va a pagar el servicio telefónico, de internet o cable? No, ¿entonces porque se atreve regatear por mi trabajo?

No sé porque pero este tema todavía algunas veces me resulta un tanto incomodo, en la universidad y en los hospitales te enseñan de todo menos a cobrar por tus servicios, es el tiempo y las metidas de pata las que terminan dándote la mejor de las lecciones, tarde que temprano todos aprendemos a valorar lo que hacemos y a tabular a según qué toque.

Con mucha frecuencia, más de lo que se pudiera creer, me toca lidiar con que el paciente no tiene dinero para pagar la cuenta de hospital, ya no digamos si se trata de una urgencia, casi todos sin excepción cometen el mismo error y se ponen en evidencia. Familiar de paciente que te sale con “haga lo que tenga que hacer, usted no se preocupe por el dinero”, seguro que no tiene ni para comprar cigarros.

Siempre he considerado una obligación el hacerle saber a los familiares del paciente un presupuesto aproximado de los costos de hospitalización, esto con la finalidad de dar oportunidad a que decidan una opción más factible que se ajuste a su situación, una vez estabilizado el paciente casi siempre existe la oportunidad de ser trasladado, sobre todo cuando se trata de un proceso crónico que sin duda absorberá hasta el último peso. Es muy triste ver familias quedar en la calle ante la enfermedad de un ser querido.

El equipo médico no solo debe informar acerca del estado de salud del paciente, su evolución y pronóstico pero también mencionar costos aproximados. Con todo esto aun así estamos atados de manos a las circunstancias y a la buena voluntad. No podemos negarnos a prestar un servicio médico si la vida del paciente está en riesgo, no importando si es rico, pobre, bueno, malo, ciudadano común o político.

La parte fea… si, esto también tiene una parte desagradable, de no ser así esto no sería yo; me extraña que a estas alturas no sepan cual es mi línea, en fin como decía la parte fea es cuando esos adorados pacientes a sabiendas de que no tienen dinero, ni intenciones por pagar la cuenta tocan tu puerta y se meten a la fuerza; quien podría olvidar a aquella señora en expulsivo que llego amenazando “no tengo dinero y no voy a pagar pero quiero que mi hijo nazca en este hospital” él bebe ya venía asomando un ojo, el espectro del gran Hipócrates junto al de tu abuelita hacen aparición, ambos con mirada recriminatoria, recordándote la promesa que alguna vez hiciste, ¿cómo decirle que no?. Este tipo de personas llegan como parvada de zopilotes, les haces de todo y una buena noche de luna llena, amarran las sabanas y se escapan por la ventana de su habitación del hospital…. ¿Así como quieren que Kymer progrese? O_o

23 junio 2011

Del tiempo y otras virtudes...


Estoy viviendo algo nuevo, lindo y agradable con M. pero los tiempos para hablar de cómo nos va con una nueva relación deben ser como cuando se da la noticia de un embarazo, una debe saber esperar por lo menos tres meses para ver si la cosa cuaja. Sin duda la mejor herramienta para conquistar a una mujer es una dosis extra grande de buen humor, una pizca de seguridad y aparentar cierto grado de inteligencia, aunque eso de aparentar se me da fatal, para mi fortuna M. siempre me regala el beneficio de la duda en ese departamento. Curiosamente desde que salgo con ella, me cargo un magnetismo con los enanos de mis pacientes; desde hace varias semanas no se escucha salir de mi consultorio llanto de niño torturado por mis manos, sino todo lo contrario, últimamente transpiro tanta calma y paciencia que hasta tengo admiradores, eso sí, todos por debajo de los cinco años de edad.

Por otra parte, hace ya algunos meses, cuando esperábamos comprar los boletos para la convención del comic en San Diego California, Gamer espero en línea desde horas de la madrugada para hacer la compra. Ahora que intentamos presentar el examen de especialidad nos hemos confiado demasiado, tanto así que el día que decidimos inscribirnos ya no había plazas disponibles en los estados de la republica aledaños a donde vivimos, damas y caballeros el universo nos juega una broma y esta vez la decidía fue su cómplice… pues nada a Chiapas!!

Invaluable fue nuestra cara de terror al enterarnos, creí que me daría un infarto, fui víctima del pánico momentáneo y grite tantas palabrotas cual me fue posible, hasta casi llegar a la deshidratación. Veinticuatro horas después de dicho evento nos tomamos las cosas con calma, ahora planeamos prolongar nuestra estancia por esas lindas tierras y tomarnos unos días para hacerle al turista. A decir verdad en estos momentos no nos vendría nada mal algún brote o epidemia para reforzar la economía, que eso de no volar en primera clase si es un sacrificio U_U

17 junio 2011

Intentos...




¿Sería bueno dar una sacudidita para quitar el polvo y las telarañas acumuladas por mi ausencia? Juro por Chonita la de los frijoles que continúo escribiendo casi a diario, la diferencia radican en que me he reservado el derecho a publicar, siempre dedicada a pensar en el bienestar de los demás trato de atormentar al prójimo lo menos posible con mis historias retorcidas y cuentos mochos. En esta ocasión y porque usted lo pidió, ahí le va esta sopa de letras carente de sazón.

Hablando con honestidad a veces me siento como un malabarista encandilado de crucero. Si, uno de esos que se la pasa lanzando pelotitas al aire mientras el resto esperamos a que cambie el semáforo, y que por cierto dicho sea de paso, hace tiempo dejaron de ser novedad y pasaron a convertirse en parte del panorama. Porque ¿a poco no? los días de lluvia resultan más raros y los tiempos de los semáforos parecen prolongarse cuando no te la pasas diciéndole a veinte monos que no quieres que te limpien el parabrisas….

En fin, como decía entre que me preparo para presentar un examen, aprendo a lidiar con alguno que otro drama familiar digno de programa de televisora nacional, cuido de Reinalda, y lavo ajeno los domingos, me está quedando poco tiempo para venir a quejarme de lo que me pasa, lo que no me pasa o en su defecto de lo que me podría pasar pero aun no me ha pasado. Y bueno tampoco puedo quejarme mucho, Mayo fue un mes maravilloso y Junio no se ha quedado atrás, desgraciadamente siempre que vengo a contarle al mundo que estoy conociendo a una mujer el universo se entera y me la despierta del embrujo de mis encantos.

Efectivamente Kymer por estos días está muy dedicada en cortejar a una chica encantadora con la que lleva unas cuantas semanas saliendo. De la víctima ejem… digo de la chica no puedo contar mucho, ya conoce a mi familia y todavía no ha salido huyendo, algo de ganancia tendrá ese dato digo yo.

Ella vive repasando nuestras fechas de nacimiento y yo todos los centímetros que me faltan para alcanzarla cuando insiste en ponerse tacones del doce, ya a pie pelón dos centímetros no son nada, pero con esos zapatos a su lado parezco un gnomo. Estamos en una fase muy temprana en la que mis manías le parecen todo un encanto y a mi sus manías me resultan nada del otro mundo.

Caminamos, charlamos, nos tomamos de la mano, y nos regalamos miradas lascivas. Ha comprobado que beso maravillosamente bien y que nunca he mentido al respecto, por mi parte he comprobado que me encanta pasar el tiempo con ella, que puedo pasar las horas besándola y no importa si el mundo rueda o se detiene. Vamos lento y con freno de mano, la estamos pasando bien y seguramente podremos pasarla mejor. En definitiva esta vez no necesito de veladoras, rezos, conjuros o chamanes, si acaso una vaquita para el boleto de avión de Gamer y de una servidora para trasladarnos a presentar el examen, que es en cualquier otro estado de la república menos en el nuestro U_U

02 junio 2011

Odisea...



Libérame de la penumbra en la que me dejo el recuerdo de tus besos.

Libérame del cuarto oscuro en donde encerraste mi voluntad.

Libérame de la suavidad de tu piel por la que más de mil veces vi mis manos perderse.

Libérame de tus errores y de todos mis reproches.

Libérame de esos sueños que hace siglos dejaron de ser míos.

Libérame por un minuto del martirio de las tantas cicatrices en las que se convirtieron tus caricias.

Libérame del hechizo de tu perfume, de la magia de tus pupilas y de esa tu más perversa sonrisa.

…Absuélveme de tu boca, quédate con todo en lo que me convertí y devuélveme la tercera parte de mí.

01 junio 2011

Un poco de algo...



Me he escabullido demasiado este último par de semanas, horas para escribir no me sobran y tiempo para vivir me falta. Mis días están llenos de drama, acción, comedia, humor negro y un toque de terror. Estoy viviendo nuevas experiencias sin pretensiones o intenciones de ningún tipo, también estoy tratando de prepararme para un examen, es difícil de compaginar cuando trabajo demasiadas horas a la semana, pero me las estoy arreglando para encontrar el balance.

En el trascurso de esta semana he tenido la oportunidad de comprobar que si seguimos en nuestra línea de seres inconformes, ningún Dios moverá un dedo por nosotros.

Niño con herida en pabellón auricular, con padre inconforme porque lo saque de la sala a la hora de zurcir oreja, no sé de dónde toman la idea que a mí me gusta trabajar con mirones y porra incluida, la maestra del escuincle en la misma línea que el padre, haciéndole promesas al mono llorón que todo saldría bien, cuando en estos casos siempre existe la posibilidad que de la cosa no pegue bien o de plano pegue torcida. Se van con cara de inconformidad porque no les di apapacho, poco les importa las maniobras de rescate que me tuve que inventar para salvar la pieza mientras el escuincle me gritaba a todo pulmón al oído. Una bomba habría sido más fácil de desactivar aun estando con la vejiga a punto de reventar.

Otra cosa seria si yo fuera un Dios y hubiera decidido quitársela en lugar de tratar de salvarla. Entonces si, a pesar de dejarles al escuincle mocho habrían tenido la gracia de vivirme eternamente agradecidos por el hecho de haber movido un par de deditos y haber arrancado el trozo que le sobraba a la decoración. He ahí la incongruencia e inconformidad con la que vive el ser humano.

Segundo ejemplo, paciente femenina de abundantes carnes que sale disparada de un trasporte público en movimiento, cayendo a gran velocidad de nalgas y espaldas planas sobre el asfalto, sufriendo contusión cervical directa con el borde de la acera - casi se desnuca - y para rematar le cae encima una mujer de ocho meses de embarazo que también salió del vehículo en movimiento. Viene a mi quejándose de su imposibilidad para elevar la extremidad izquierda, cada vez que lo intenta a lo más que llega es a formar una alita de pollo. Que si el medico no le resuelve el problema, que si se le inflama un dedo, que si porque será que le duele el cuello un poco, que si debería demandar…

Esta mujer salvo su vida de milagro, tiene suerte de no haber terminado cuadripléjica, pero vive eternamente inconforme porque a un mes del accidente no puede levantar completamente el brazo, y digo yo como para que, tampoco es como que fuera una atleta o se dedicara al levantamiento de pesas, que para pedir algo en la carnicería ya se toma un boletito. Se niega a aceptar la rehabilitación, ella quiere un conjuró que la regrese a como estaba previo al accidente sin tener que mover un dedo.

Que alguien me explique, ¿Que Dios estará dispuesto a prestarle la mínima atención a esta mujer en esa versión apática y quejumbrosa en la que anda? Es bueno que yo sea mortal de haber sido un Dios ya me la hubiera cargado.

No entiendo esa manera tan errática que tienen de pensar. Paciente que sabe que es diabética y aun así se toma un año sabático para dejar el tratamiento en pleno conocimiento de las complicaciones. Ahora orina miel, no siente las piernas y va perdiendo visión de un ojo, y cuando le digo que de seguir en esa línea se va a morir en menos de cinco años se indigna, se asusta, pone cara de sorpresa y pánico, mientras hace pucheros. Pero claro, si el que se lo dice hubiera sido un Dios, lo habría aceptado con resignación porque su voluntad tiene más peso que el valor de su calidad de vida. Por supuesto que si yo le pido que se cuide, que tome sus medicamentos, que haga ejercicio, lo estoy haciendo por molestar, por hacerle la vida pesada, porque seguramente disfruto que no se le pudran las carnes y le vayan rebanando las piernas trozo por trozo. Y si, de haber sido un Dios, también me la hubiera cargado tres hiperglucemias atras.

Conclusión, que buen que no soy un Dios, demos gracias a los dioses por mi Ateísmo crónico y constipado. Esta semana hay que aprender a ser congruentes, a vivir en conformidad… y a pensar que hubiera hecho Kymer ante tal o cual situación si fuera un Dios.

PD1: Era esto o contar mis aventuras de hotel de paso, pero no tengo de que quejarme, estoy conforme :P

PD2: Mar... mis mejores deseos por una pronta recuperación :)