16 febrero 2012

Un poco de algo…



La semana pasada aconteció mi última guardia en el hospital, no sé porque creí que terminaría con fuegos artificiales, confeti, espanta suegras, camillas alegóricas alegremente decoradas -tipo carnaval de Rio-, enfermeras con cuerpazo de nervios de uniformes entallados bailando por todos lados, un banquete de ricos manjares y champaña por todo lo alto.

A cambio solo obtuve una noche aburrida, sabritones, refresco, una colchoneta en el suelo y un intento de siesta nocturna. Esta semana he iniciado nueva rutina, es como regresar al colegio después de unas largas vacaciones; solo que esta es una escuela muy especial, tipo régimen militar y campo de concentración todo en uno. Una semana más y entrare de lleno a las puertas del averno, muy a pesar de que ni siquiera he asomado las narices por ahí todavía ya me están atiborrando de requisitos y trabajos de investigación para cuando quiera salir, que ganas de amargarme la existencia, ahora no solo debo preocuparme por el mañana sino también por lo que ocurrirá de aquí a tres años. Por lo pronto haré lo de siempre y me archivare la preocupación U_U


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Doc. se le extraña un montón por estos lares.

ANA LAURA AYALA ARELLANO dijo...

Se le extraña doc, ojalá pronto se deje ver, escribiendo un poco de su día a día...

Jesus Andrade dijo...

Ya tenia tiempo que no entraba a leer tus aventuras. yo pare de escribir y a pesar que hoy en dia tengo mucho que contar el problema es el tiempo para hacerlo. Te extraño mucho no tienes idea. espero no me hayas reemplazado. y quisiera tener la posibilidad de poder hablar contigo en persona creo que ocupariamos varios dias para ponernos al corriente.