21 octubre 2012

Caer esta permitido levantarse es obligatorio…






Tirada en la lona, creo que fue un knock out, no es la primera vez y seguramente tampoco la ultima. No es tan malo, también se debe aprender a saborear el dolor, dicen que es parte del perfil de un médico, nos encanta el dolor, el quitarlo es solo un pretexto para justificar nuestra existencia profesional, claro que en estos casos siempre es preferible no ser el paciente. 

Sip, tirada en la lona y medio boqueando, afortunadamente tengo a todo un equipo técnico en mi esquina que se la ha pasado echándome aire con la toalla y proporcionándome toda sarta de bebidas alcohólicas, la resaca se ha vuelto un constante en mi vida, no se en que consiste este “seminario rumbo a la recuperación” que se han inventado, pero los de AA no se cansan de darme folletitos cada vez que me ven pasar por su stand. Anoche le toco al vodka, perdí la cuenta y solo recuerdo que deje a la inhibición sentada en ocho, me adueñe de la pista de baile y sorprendí a mucha gente… que diablos hasta yo me sorprendí. 

Para volver a subir a la cima, el primer paso es levantarse, sacudirse el polvo, escupir un poco de sangre, no mirar hacia atrás, y a pesar del dolor que pueda sentirse en los huesos, es necesario caminar hacia delante, siempre se debe ir hacia delante….las heridas sanaran, las costras siempre terminan por caerse, camino a la cima quiero ir y llegare…

18 octubre 2012

Imperfecta yo....




La locura grita en mi cabeza, siento la fuerza con la que estruja y golpea la puerta de la habitación en donde la deje la ultima vez, un monstruo primitivo que no entiende de razones y que otra vez pretende infestarme la piel. Me estoy bebiendo un tequila, si ya lo se sé ¿Que hace Kymer bebiendo en jueves de madrugada? La verdad es que tengo una infección en el corazón, no se si es espina o espinilla, pero esperemos que esto sea suficiente para que se termine de morir el bicho. 

Ando triste y desvelada, es curioso como puedo comprender al dedillo el ciclo de Krebs y todo los detalles de la formación de la placa ateromatosa, pero del amor y esas cosas de la humanidad me resulta más confuso que una lesbiana besando hombres nada mas por placer. Me estreno de nuevo en la soltería, y pareciera que el universo no tiene nada mejor que hacer mas que ir poniéndome tentaciones, tendré que sacrificarme y beber mas tequila hasta anestesiarme. En este último par de semanas he cruzado distraída por una zona minada, creo que la tristeza me vuelve mas imbécil y no mido el peligro; de verdad que me ha ido muy bien, he salido victoriosa y hasta con mención honorifica, pero para el caso da lo mismo, no tengo ganas de celebrar. 

La disfuncionalidad al final de una relación es como traer un moco atorado en la nariz, todos lo ven pero nadie te dice nada, tú sabes que traes un moco atravesado pero esperas que la magia del clima te lo disuelva o evapore, te haces la loca y cada vez que das la cara al mudo te cubres de manera discreta en un intento de despistar al enemigo, pasa el tiempo y el infeliz se termina secando y haciendo costra, un buen día nada mas por que si te hurgas la nariz y lo arrancas, efectivamente el amor duele como un moco viejo, pegado y reseco…. Bebamos pues un poco mas de tequila, dejemos de ser un moco en nariz ajena, celebremos que me he pintado las canas y escribamos un nuevo capitulo sin prisas.

09 octubre 2012

Abismo...







Me espera sentada, se le ve muy tranquila mientras se fuma un cigarrillo, ahí esta paciente al acecho de frenar al tiempo, lista para intentarlo de nuevo, mi derrota es su misión, la melancolía su trofeo. Menuda silueta, siempre va con el vestido decorado con los retazos de mi tristeza, se tatuó mis sollozos e hizo pendientes de mis penas. 

La verdad es que no tengo ganas de escucharla, tampoco quiero tomar una pastilla para no verla, las horas se condensan, se me acerca serena con una sonrisa descarada, puedo verle en la cara el recuerdo de todas nuestras contiendas, infinitas partidas de póquer en las que me aposte la cordura; desvanecí entre telarañas y utopías, me confino a sus deseos y entregue mi voluntad. 

En el recuerdo está como canalla y meticulosa recolecto cada gota de miseria que emano de mis ojos, galardones de mi derrota, ahora solo huellas desgarradas que se palpan en el alma. No quiero verla, no quiero tratos con esa embustera, sé que me espera con la promesa de entregarse a mi causa, me sigue entaconada y coqueta, con exceso de carmín en los labios se pintarrajea una sonrisa y me extiende los brazos. 

Ahí esta de nuevo observando, tejiendo su telaraña mientras va soplando anillos de humo, seductora y cautiva, mi fémina acosadora llamada…Depresión.