09 octubre 2012

Abismo...







Me espera sentada, se le ve muy tranquila mientras se fuma un cigarrillo, ahí esta paciente al acecho de frenar al tiempo, lista para intentarlo de nuevo, mi derrota es su misión, la melancolía su trofeo. Menuda silueta, siempre va con el vestido decorado con los retazos de mi tristeza, se tatuó mis sollozos e hizo pendientes de mis penas. 

La verdad es que no tengo ganas de escucharla, tampoco quiero tomar una pastilla para no verla, las horas se condensan, se me acerca serena con una sonrisa descarada, puedo verle en la cara el recuerdo de todas nuestras contiendas, infinitas partidas de póquer en las que me aposte la cordura; desvanecí entre telarañas y utopías, me confino a sus deseos y entregue mi voluntad. 

En el recuerdo está como canalla y meticulosa recolecto cada gota de miseria que emano de mis ojos, galardones de mi derrota, ahora solo huellas desgarradas que se palpan en el alma. No quiero verla, no quiero tratos con esa embustera, sé que me espera con la promesa de entregarse a mi causa, me sigue entaconada y coqueta, con exceso de carmín en los labios se pintarrajea una sonrisa y me extiende los brazos. 

Ahí esta de nuevo observando, tejiendo su telaraña mientras va soplando anillos de humo, seductora y cautiva, mi fémina acosadora llamada…Depresión.

No hay comentarios: