08 noviembre 2012

Rumores...





He cambiado de hospital, de aire y de rotación. 21 días, 15 horas y 8 guardias. El cambio ha sido bueno, el trabajo no termina y eso ayuda bastante a mantenerme ocupada. Me va muy bien, descubro recuadros de mi vida y de mi personalidad que no sabia que tenia. La semana pasada acepte una invitación, aparecí en una fiesta de disfraces y me divertí muchísimo, a todos le encanto la idea de mi disfraz, conocí a un montón de gente nueva, me reí hasta las lágrimas y sin darnos cuenta la puesta de sol nos tomo por sorpresa. 

El otro día no tenia ganas de llegar a casa muy a pesar que llevaba ya mas de 32 horas despierta, termine mi jornada y sin mas acudí al café que esta cerca del hospital, pedí lo de siempre, me senté en una mesa y disfrute de las risas de la gente, de mi tranquilidad y hasta de mi cansancio; pasado un tiempo sentí como unos ojos me observaron, me estudiaron y se decidieron por acercárseme, con la mejor de las sonrisas su dueña me pidió compartir mesa, jamás nos habíamos visto pero parecía que nuestro encuentro estaba agendado desde el principio del tiempo, charlamos de nada por mas de dos horas, me hizo preguntas muy locas, le enseñe como son los latidos de su corazón y nos reímos por un rato mas, me recomendó un libro y yo le recomendé vacunarse para la época invernal, nos despedimos con un beso y ninguna de las dos sintió la necesidad de preguntar por el nombre de la otra, no intercambiamos números ni correos, solo me dedique a charlar con una perfecta y encantadora extraña que me conto lo que quiso y escucho todo lo que yo tenia ganas de decirle….. 

No tengo idea de donde salió esa mujer, solo le agradezco infinitamente la calma que me dejo, sigue sin quedarme claro como lo hizo pero me dejo con mucha tranquilidad, en el recuerdo quedo todo el veneno de mentiras y el sabor amargo de la desilusión que venia arrastrando. Ma-Kymer opina que nada tiene que ver esta desconocida, ella prefiere darle el crédito de mi recuperación a mi inteligencia y a la patanes de mi ex. Lo cierto es que soy una mujer afortunada, con una madre maravillosa, a la que se le hace polvo el alma cada vez que vuelvo a casa con el corazón herido y la mirada triste, que me enseño que a la mierda no se le llora ni se le conserva, a menos que lo tuyo sea vender abono, Ouch... U_U

2 comentarios:

--Victoria ** -- dijo...

Excelente comentario de Ma-Kymer :) ... un saludo Kymer !!

ANA LAURA AYALA ARELLANO dijo...

Benditas madres Doctora, son lo mejor que tenemos en la vida... y aquella desconocida ya no lo es tanto, mas bien se ha convertido en un recuerdo bello, las casualidades no existen Doctora... me da gusto que este saliendo adelante...