22 agosto 2013

No estaba muerta, andaba de guardia...




Más de lo mismo o mucho de todo, a veces me es difícil discernir entre una cosa y la otra. Estoy en calma, contenta, tranquila y como el buen vino…recolectando polvo en el rincón de un cuartucho oscuro, pero así es este servicio, los consultorios carecen de ventanas, vestigio del arquitecto invidente que diseño el lugar. 

La pregunta que me satura la bandeja del correo electrónico por estos días, ¿Que paso Kymer, porque ya no escribes? Si usted fuera yo, optaría por no hacerlo después de meterle mano a más de sesenta señoras parturientas por noche, las guardias las termino con la mano en garra, ¿así quién va a poder sostener un lápiz? Pretextos siempre sobran y esté además de bueno es incapacitante, así que efectivamente archive mis memorias y mis bizarras experiencias para días más tranquilos, pero después, sip hubo un después con suspiro incluido, se apareció una mujer con tremendo recipiente de gomitas, que me puso a temblar, ¿y como no? Si casi me da un coma diabético por zamparme tanta azúcar.

Pero ya aprendí la lección, es mejor mantener las historias románticas al margen, la evidencia se desborda en mi tomo de anécdotas en esa materia, y si bien en base a mi historial podría usted concluir que seguramente, esta también podría resultar ser otra loca de remate con una capa protectora que aún no se desgasta lo suficiente como para mostrar el cobre, las negras intenciones y todos los adjetivos maliciosos que guste usted guste y desea agregar, también podría regalarme el beneficio de la duda y esperar a ver si un día de estos me sale la jugada o la respuesta me da en la cara. 

No lo niego tengo pánico escénico y prefiero evitar la palabra novia, noviazgo y por supuesto calificativos de dimensiones más complejas como: la señora que me da sus carnes o la dueña de mis fantasías sexosas. Así que dejémoslo como el ente que me da felicidad y cerremos el capítulo. Muy bien, entonces hasta ahora va una mano en garra, yo vomitando gomitas hasta por la orejas, guardias en cada esquina que te absorben el alma y te dejan como zombi mientras me dedico a la galaneada en mis ratos libres, una que otra noche bohemia, bodas a la intemperie, bautizos sin agua bendita, bienvenidas de bebes que ni conozco y cuanta fiesta se me ponga en frente, porque el verano se hizo para eso, y si algún día me caso lo haré en diciembre, nada más para llevar la contra y hacerles pasar un mal rato. 

 Dicho todo esto, ahora puedo agradecer la misa que solicito en mi honor una amable lectora ante la sospecha de que mi ausencia se prolongaría hasta el final de los tiempos - y ya estuviera coqueteando con alguna de las once mil vírgenes bajo la mirada despectiva de San Pedro- pues no, aquí sigo, estoy bien, tranquila, contenta, trabajando duro, disfrutando los días, las etapas y preparando el terreno para la mejor de la cosechas.

17 junio 2013

Conquistando a Kymer....



Definitivamente para conquistarme se requiere más que unas palomitas en el cine, no es que sea exigente, pero cuando vienen de un desconocido que pesa más de cien kilos, es para psicoanalizarme y ver qué es lo que estoy haciendo mal, de ser heterosexual y con esos ejemplares llegando a mi puerta... bueno si, seguramente también elegiría andar por la acera de enfrente. Llevo algún tiempo acudiendo al cine sola, cuando se me antoja y a la película que me dé la gana ver, no me agrada mucho, pero prefiero hacerlo a perderme de una buena función. Había tenido mis roses desagradables, como aquel tipo que casi me echa la pierna encima en la función VIP, pero hasta ahora ningún espécimen se me había acercado de esa forma tan directa a quererme ligar en medio de una sala de cine, ante la insistencia no me quedo más que agradecerle y decirle que mi esposo las estabas comprando en la dulcería, la expresión que me regalo fue invaluable, la película un asco. 

No soy mujer de flores, eso que me regalen rosas no es lo mío, son lindas pero no entiendo el detalle, puedo regalarlas sin problema, me encanta hacerlo si eso es lo que inspira a mi pareja y más aún ver las reacciones que provocan; tampoco soy de regalos caros, mas sin embargo me encantan las sorpresas, lo pequeños detalles, mensajes tiernos, hasta una bolsa de gomitas…. Pensándolo bien soy muy fácil, porque con una bolsa de osos de gomita me doy jajajaja. 

Me encanta que me coqueteen, aunque al principio me gusta jugar a la que no me entero de mucho, pero solo para valorar el terreno, después es un no parar… eso me derrite más de lo que estoy dispuesta a admitir. Y al igual que el 50% de la población en general, para mí el estómago también juega un papel importante, es muy atractivo estar con alguien que disfruta de la comida y los sabores tanto como yo, pero verla cocinar… uff eso es una descarga a mis sentidos y ni que decir si es buena cocinera, el detalle de que alguien se preocupe por organizar una cena romántica y cocine solo para ti es equivalente a que me regalen un diamante. 

Últimamente lo estoy intentando, llevo algo cercano a los tres meses preparando algunos platillos, he descubierto que no soy tan mala, puedo seguir una receta al dedillo con resultados favorables, el problema está cuando me surge lo creativa y me da por querer inventar recetas…hace una semanas casi me enveneno yo sola, pero por lo menos atrás quedaron aquellos accidentes catastróficos que solía sufrir cada vez que entraba a la cocina. 

Desde siempre he sido una persona muy visual, así aprendo mejor y en cierta medida también por ahí pueden conquistarme, solo he tenido una novia en mi repertorio de la que puedo decir que se supo aprovechar de todos mis sentidos para atraparme…. nadie como aquella chiquilla del preescolar, -ustedes disculpen pero fui precoz en muchas cosas-. 

Algo que nadie ha hecho por mí es regalarme serenata, a lo más que han llegado es a una canción en la radio de esas pa’ cortar vena en un intento de reconciliación con su rebanada de no me dejes por un lado. Tal vez tanta película de Pedro Infante que miraba con mi abuelo activo algún circuito en mí subconsciente; tampoco lo pongo fácil, esto es algo que nunca he dicho a nadie, supongo que es por eso que nadie ha recurrido a ello. Pero si, lo admito, para conquistarme al máximo una serenata con mariachi con su respectiva dosis de osos de gomitas y me doy entera…… ¡Palomitas a mi…buah!

15 junio 2013

Ante un ataque de pánico...




Confinada en un diminuto espacio, sin poder moverme, seguramente así debe sentirse estar muerta, la camilla es bastante incómoda y ni qué decir de fría, me siento vulnerable, el batín pediátrico que llevo puesto no ayuda mucho que digamos, casi podría apostar que me lo asignaron a propósito. Soy un bulto a medio cubrir con algo de hipotermia, el meteorólogo anatómico, llámese pezón, me anuncia que la cosa esta muy fría. Sé qué no es un buen momento para tener un ataque de pánico en este estado vulnerable, pero por otro parte que mejor oportunidad que esta para echarlo todo a perder; logro reprimirlo con un efecto meramente placebo recordando todas las cosas que tengo por hacer, parece funcionar en apariencia pero después de unos segundos me doy cuenta que las apariencias engañan, el ataque sigue su curso cual misil ruso, me concentro y repaso mi proceder en la jornada, pero eso es más aburrido que misa de domingo y la gente que me mantiene en estado inanimado exige que me mantenga alerta. 

 Pensar en el futuro tampoco es alentador, no ahora, no mientras estoy así. La puerta de mi confinamiento se abre, de reojo distingo la silueta de una mujer, se acerca de mala gana, no pronuncia palabra alguna, toma mi brazo y me talla con una torunda la piel como cuando se desmugra un calcetín percudido para después proceder a darme la primera estocada de las tres que había planeado para mi ese día, un líquido blanco, espeso y desagradable ingresa a mi cuerpo sin pedir permiso, la mujer abandona nuevamente la habitación, la escucho decir algo entre dientes pero no le entiendo. La camilla se mueve demasiado lento, y constantemente me piden sostener la respiración, el techo es demasiado blanco y aburrido, llorar sólo es una solución momentánea, así que me la reservo para las noches de soledad, estoy sudando frío, se me ocurren dos opciones, efectos secundarios al líquido que pasa por la vena o el pánico tocando mi puerta.

La máquina se detiene otra vez, tengo náusea, de nada valieron mis seis horas de ayuno, es difícil saber si veo borroso porque me quitaron los cristales en la entrada y mi astigmatismo se impone siempre. Quiero moverme, quiero vestirme y largarme de ese lugar, me hormiguea la piel para que lo haga, tengo que concentrarme, tengo que pensar en algo… Y para colmo ese maldito zumbido que me hace pensar en abejas con sus aletas revoloteándolo todo… ¿aletas? Sí, eso parecían los genitales de la paciente que valoré la semana pasada, no me juzguen, juro por Chonita que mi recuerdo es meramente científico, por situaciones ajenas al relato me vi en la necesidad de colocarle una sonda vesical, lo que encontré fue solo una variante anatómica como tantas, unos labios menores que sobresalían de los mayores, sin embargo lo que siguió después fue bastante engorroso; vera usted como mujer y amante sincera de las vaginas…digo de las mujeres, gozo de cierto grado de experiencia en esos terrenos, como médico he tenido la ventaja de estudiar la anatomía femenina de forma más compleja, esos terrenos los conozco al dedillo -jumm ya me albureé yo solita-. Tome la sonda con la mano derecha y con la izquierda separe la cortina que asemejaban los labios para colocarla en el orificio uretral, pero ahí no había nada, retome los pasos, busque puntos de referencia, que si el clítoris por aquí y el introito vaginal por acá y aun así nada, y ahí me tienen dando sondados a ciegas y aquellos prominentes labios aleteando a diestra y siniestra, al final no me quedo más que recurrir a la ayuda de un asistente que detuviera el constante aleteo y en un golpe de suerte me encontré con que el rebuscado agujerito se encontraba en el mismo introito vaginal. Al comentarle esto a mi paciente le causó sorpresa, fue entonces que comprendió las razones de sus infecciones de vías urinarias de repetición, la mujer en la vida había sentido curiosidad de tomar un espejo y ver sus genitales, ya no digamos compararlos con alguna imagen anatómica. 

Y pensar que alguna vez considere convertirme en ginecóloga, ya después cuando comprendí que en gran medida aquello consistía en estar sacando renacuajos como conejos en sombrero de mago desistí, me gustan demasiado las mujeres como para echarme la vida a perder, ahora que me mandaron de nuevo a ese servicio lo comprendí mejor, paso las noches tocando mujeres embarazadas y hasta ahora solo una guapa en dos meses, hasta 60 vaginas por noche, salgo con la mano entumecida. Sip, la población se reproduce con enjundia por mi zona. Y como las noches son eternas y tranquila no soy, hasta me ha dado tiempo de iniciar un protocolo de estudio observacional al que he titulado “Vaginas y Personalidad” mi hipótesis es que la vagina de una mujer refleja su apariencia y carácter, es una tarjeta de presentación autentica y sin prejuicios. De seguir con los resultados como hasta ahora pronto tendré una teoría y material de sobra para publicar, eso si sin fotos, pero algo es algo.

La máquina se detiene, se terminó, al ver que sigo sin moverme el hombre detrás del cristal me lo anuncia a través de un micrófono, había encontrado la forma de relajarme e intimidar a mi ataque de pánico para que se desvaneciera en el aire, todo lo que tengo que hacer es pensar en vaginas, tengo hambre….me lleva, ya me albureé otra vez sin querer... pero como no voy a tener hambre si llevo metida una eternidad en la maquinita y con las seis horas de ayuno que ya traía encima es lo más lógico, me desenchufan el brazo, me visto, aún sigo algo mareada y con el brazo adolorido, me muestran las imágenes en el monitor, hago preguntas sobre lo que estoy viendo, las imagines son muy buenas, les pregunto si me la pueden imprimir tamaño postal para enviarlas a los amigos en navidad…. Pero no se distinguen por ser un grupo muy divertido.

22 mayo 2013

Hablemos de rechazo….


El rechazo es la suma de todo lo que le quieras poner y la resta de lo no te quisieron dar. 

Si lo vemos a través de una rendija, ¿porque tendríamos que sentirnos mal cada vez que somos rechazados? Ya lo se, mi pregunta no suena para nada lógica en este momento, pero por favor siga leyendo. 

Tenemos claro que sin importar el cómo, el cuándo o el dónde a todos nos tocará vivir la experiencia del rechazo… e invariablemente claro está, también la de la muerte. Que para nuestra fortuna por lo regular suelen ocurrir por separado, salvo en ocasiones especiales como en el rechazo de órganos, pero ese tema lo dejaremos para otra ocasión en la que no me encuentre tan desvelada. 

Sabemos que existen culturas que hacen fiestas muy alegres llenas de baile y cantos cada vez que algún integrante entrega el equipo, una expresión sincera para honrar la memoria del que se fue, ¿Y al otro día?… pues al otro día a lo que sigue, tampoco podemos seguir bailándole al muerto. Entonces ¿porque si tenemos opción para dejar de sentirnos mal al ser rechazados seguimos en la misma línea? 

El rechazo precede a la humanidad, los mismos antecesores del homo sapiens lo padecieron desde antes de andar columpiándose como changos, pero bueno ya sabe cómo son de pesados los simios. Quien asegure que es inmune a sus efectos repórtese inmediatamente a la NASA, porque seguramente la cigüeña se equivocó de planeta. Pese a lo que la mayoría cree, la intensidad de los efectos nada tiene que ver con el nivel de seguridad del individuo, esas son patrañas, que lo sepan disimular muy bien, ya es cualidad o habilidad de cada quien; lo cierto es que cuando nos sentimos rechazados, duele y a veces duele mucho. 

Cuando el golpe es fuerte regularmente deja secuelas, seguramente ya en más de una ocasión le fue posible identificar a uno de esos entes, mártires autoproclamados de su propia desgracia que viven anclados al recuerdo de la mala experiencia. Visto con un ojo cínico y lagañoso, podríamos decir que a partir de una experiencia de rechazo solo existen dos corrientes, los que se creyeron todo, esos a quienes su autoestima les fue lanzada de un décimo piso sin previo aviso y los otros, esos a los que les paso exactamente lo mismo que a los anteriores, pero que siempre van por más de lo mismo. 

No hace mucho tiempo atrás conocí a una chica a la que todos la evitaban, cada vez que alguien se le acercaba a preguntarle porque estaba ahí lloraba y pegaba berridos. Teníamos la sala de urgencias a reventar, gente vomitando por aquí, sangrando por allá, infartados, fracturados etc. etc. Y he aquí esta desgraciada mujer que solo se dedica a llorar y a quitarnos el tiempo. La observe por un rato, el cuerpo estaba sentado en aquella sala de espera, pero la mente parecía absorta en un recuerdo. 

Me acerque y me senté a su lado, le ofrecí el único par de pañuelos que me quedaban, aproveche que dicha acción atrajo su atención para hacerle notar los padecimientos de los que se encontraban en la sala, esa de allá tiene cáncer y viene porque no ha parado de vomitar, el de allá se rebano dos dedos, la señora que está en la cama cinco la trajeron inconsciente, creemos que tiene un infarto cerebral, fue entonces cuando me contó el porqué de su visita, tal vez percibió mi interés sincero por ayudarla o tal vez mis malas intenciones por recitarle todos los padecimientos de más de 100 gentes, como saberlo jajajaja. 

Tenía un mes de separada de su última pareja, cuatro años de relación entre rupturas y reencuentros, hacia un mes que lo habían dejado nuevamente, ella lo tomo como una pausa más en su interminable historial de relación tormentosa y bueno él lo tomo como la oportunidad de contraer nuevas nupcias. El golpe había sido demasiado duro, ante la desolación y el llanto inconsolable, sus familiares sin saber que hacer habrían decidido llevarla al hospital. Y aquí estábamos frente a una mujer guapísima –a poco creen que voy por la vida ofreciendo pañuelos a diestra y siniestra- víctima del rechazo, llorando porque un buen día alguien decidió que no era lo suficientemente guapa, lo suficientemente joven o lo suficientemente que se yo…. 

¿Que he aprendido en estos años de práctica, como rechazada amateur? Bueno muy sencillo, ante todo dar las gracias al universo por esa maravillosa oportunidad, tal vez en ese momento no lo veamos así, pero el tiempo casi siempre termina por demostrarnos lo contrario. Aunque tengamos ganas de sacarle los ojos con un pica hielo lo mejor es alejarse cuanto antes, abandonar la escena del crimen, recuerde que el miedo también produce aroma, no intente medidas heroicas cuando no existe nada que salvar. Después busque un lugar tranquilo en donde se pueda encontrar con sus sentimientos, acompáñelo con ron, wisky o tequila a según su gusto, sin abusar que tampoco queremos llegar al nivel de “le voy a llevar serenata” y medite, de preferencia cerca del agua, alguna fuente, mar, riachuelo, canal de agua ó ya de plano enciérrese en el baño y ábrale a la llave, -si va optar por la última opción recomiendo juntarla en un recipiente, que no están los tiempos para desperdiciar- El ruido del agua relaja y calma las ideas asesinas que se le pueden estar ocurriendo, o por lo menos le relaja el esfínter y vacía la vejiga como nunca. 

¿Aún sigue sintiéndose como si le hubieran arrancado los intestinos? Pues claro que sí, estas son recomendaciones no la cura del cáncer. 

1. Sea optimista, no se llega a este nivel sin práctica, ejercite esta disciplina todos los días, con pequeños ejercicios. 
 2. Hoy se siente como si le hubiera arrollado un camión, pero tal vez mañana sienta que solo fue una bicicleta, el tiempo casi siempre lleva a la recuperación. 
 3. Aceptar el rechazo no se trata de aprender a perder, sino de saber voltear hacia nuevos horizontes. Así que deje de darse azotes porque alguien te dijo que no eras lo suficientemente -inserte el calificativo que más le acomode- y a lo que sigue. 
4. Nadie sabe de la que se salvó hasta que no se supera. En 10 años cando te la encuentres de nuevo, obesa, desalineada y con una tonelada de años encima darás gracias a los dioses por quitártela del camino. 
5. No perder el enfoque, hoy te dieron un NO mañana habrá alguien que te de un SI. Quien no esté dispuesto a intentarlo está perdido. 

Y recuerde hoy podría estar jugando con el equipo "perdedor" pero tal vez mañana sea usted  la que dice no, aprenda de sus experiencias y trate a los demás como le gustaría ser tratada,  sin importar sus preferencias una mujer siempre debe comportarse como una dama... :)

19 mayo 2013

Iracunda....



No tengo ganas de hablar de trabajo, al fin de cuentas la gente sigue enfermando de lo mismo, con conocimiento de causa o sin él, al pueblo le vale un sorbete cuidarse la salud; diabéticos, cardiópatas, hipertensos, obesos….y la suma de todo eso. Y si, también hay mocos con episodios de diarreas. 

Bien podría escribir una entrada completa para quejarme de lo insoportable que resulta ser mi compañero de guardia, con sus comentarios sobre sexo y genitales a toda hora del día, podría apostar mi mano derecha al afirmar que a ese tipo no se lo ha tirado nadie en su vida, -pero Ma-Kymer me enseño que no es correcto hacer una apuesta cuando se tiene tanto margen de ventaja, a menos que la chica este guapa  U_U.- Y cuando no habla de sexo, pues habla de todo lo demás…. habla y habla y habla y habla… aun si me ve dormida sobre el escritorio con los ojos cerrados y haciendo como que ronco….el muy imbécil no para de hablar. 

Es de esas personas irritantes que hacen como que te van a pedir un consejo pero en realidad te están presumiendo lo que les está pasando; que si fulanita me llamo para salir pero como no me conviene mejor le digo que no, después te preguntan qué harías tú en su caso, y al final te das cuenta que lo que menos quieren es escucharte, lo que a el le gusta es tener la atención de todo ser vivo que se encuentre cerca, así sea una mosca. Por lo demás y aunque nos costó trabajo, a mi más que a él…-rectifico, todavía sigo trabajando en ello-, nos adaptamos más o menos bien a la hora de atender a los pacientes. Confieso que desde que descubrí que al ofrecerle comida lo mantengo callado y medio entretenido por mas tiempo, he invertido media quincena comprandole toda sarta de tacos, tortas y garnachas… la gente ya comienza a notarle el sobrepeso U_U. 

Y aunque no puedo decir que esto terminara pronto, ya me conformo con que termine. 

Por otra parte, a veces sientes que te vas…la habitación se vuelve oscura y te resignas a caminar hacia la luz, después viene la hora de visita y te aclaran que es parte de los efectos secundarios. Mi anemia va cediendo, en mi línea de atleta desnutrida aparezco todas las guardias con mi Tupperware con “comida especial”, para conejo o para caballo, da lo mismo  -estúpido riñón te mal miro-  de seguir así me auguro un cuerpazo de nervios para diciembre.... del 2019 :P 

La verdad no hay mayor novedad, por estos días hay una nueva chica en mi vida y es una buena terapia ocupacional, salimos a caminar y damos pequeños paseos, pensé que sería un buen imán para atraer mujeres, pero hasta ahora lo más que se nos ha acercado son niños y señoras de la tercera edad :(

Esta es ella… no se deje engañar por la mirada tierna, ya me dejo sin un zapato. 



Le gustan las croquetas y los tocinitos para cachorro, es muy valiente cuando le toca cita con la médico veterinario, no le gustan los paseos en auto porque se marea y vomita haciendo un batidero en todo el asiento, -eso lo aprendí a la mala-, sabia subir y bajar escaleras pero después de un incidente le quedo algo de estrés postraumático, no tiene muy buen humor por las mañanas –creo que en eso nos parecemos- es muy independiente, sociable y no le importa compartir sus juguetes -ahí no nos parecemos nada - tampoco tiene un pedigrí muy claro, mas bien es una revoltura de todo un poco. La adopte en el mejor momento, aunque si le preguntaran a ella seguramente no podría decir lo mismo, pues a decir verdad me encontraba muy triste cuando lo hice. Hasta ahora vamos bien, ella se adapta a mis horarios y yo a esconderle mis zapatos.

P.D: A la señorita que me echa bronca por no escribir nada en semanas y que dice andar por Alemania, mínimo mandeme una postal..... ya escribí algo, bastante soso no lo niego, pero escribí... :P

22 abril 2013

Salida por resbalón...


Lo tengo bien asumido, esta parte de mí hace mucho que quedo libre de dudas y temores, lo veo tan normal como mis ojos azules –ok, cafés-. Todo comenzó cuando en una de mis tantas idas al médico, mi doctora me comentaba cuanto disfrutaba reírse con mis historias, -no es por presumir pero soy muy buena paciente- después de las preguntas de rigor, el manoseo de la anatomía y repasar el plan de tratamiento, se toma un tiempito para charlar; creo que disfruta demasiado de mis Kymer-aventuras, la señora se ríe que parece que le estuviera haciendo cosquillas. 

Fue en una sesión de esas mientras se secaba las lágrimas de tanto reír, me pregunto: ¿cómo es que con ese sentido del humor tan delicioso que te cargas sigues soltera? 

¿Acaso es necesario que cuente lo que conteste? Sinceramente no lo pensé, tampoco es que me preocupe que lo sepa, es mi médico y ya me ha visto hasta la médula ósea -literal y eso sí que duele- 

Mi respuesta: Todavía no me encuentra la indicada, pero seguro lo hará pronto con tanta pastilla que tengo que tragar ya comienzo a verme fosforescente por las noches…. 

Por milésimas de segundos pude verle la cara de neurona haciendo sinapsis, esa que ponen la mayoría de los amigos que tú piensas que saben porque hasta les presentaste a tu novia en alguna reunión, pero que resulta que no se enteraron por que había mucho ruido y meses después les llamas para contarles que has terminado y te salen con que ellos no tenían ni idea de nada. 

A la siguiente visita muchas malas noticias, el tratamiento ya no estaba funcionando, tanta nausea fue de a gratis, mi organismo estaba dando señales de resistencia ademas de una anemia marca chamuco que explica muy bien mi bajo rendimiento de las últimas semanas, por lo demás mi médico sigue echando carcajadas y ahora hasta me da consejos de ligue. 

La cosa se pone grave cuando tú medico es una señora muy heterosexual de casi sesenta…Seguro que de seguir soletera un día de estos se me aparece algún comando lésbico y me quita el rango, ¿pero que culpa tengo yo de ser un encanto de mujer incomprendido y medio moribunda? Coff…coff… -Efecto de tos de la dama de las Camelias- 

 Acaso mi doctora sabe algo que yo no?




10 abril 2013

Como sacar provecho de la consulta medica...



Pues aquí va, he de confesar que para escribir esta entrada me asesore con varios colegas y todos tenían las mismas quejas los mismos puntos de vista acerca de algunas situaciones en particular. 

Pues bien, ya sobreviviste a la espera, la recepcionista te anuncia que puedes pasar, ahora estas ahí frente al ente con bata blanca que te lleva a recordar como llorabas de niño cada vez que visitabas ese lugar. Pasas a la silla de las confesiones, previo saludo, apapacho y nalgada, -según cada quien se lleve con su médico- y te hacen la pregunta del millón…. 

¿Que lo trae por aquí? ¿Cuál es el motivo de la consulta? ¿En que lo puedo ayudar? 

Las formas de hacerlo son diversas, el objetivo es el mismo, partir de un punto de referencia. Sea claro en la respuesta, tenga prioridades, sabemos que tiene muchas dudas pero no es necesarios expresarlas todas de un jalón, es importante que le permita a su médico llevar un orden, si usted le habla de diez padecimientos a la vez, entonces que no le extrañe que le receten hormonales para regular el ciclo menstrual en lugar del tratamiento para próstata que tanto necesitaba.

Si es la primera vez que visita a este médico es posible que posterior a conocer el motivo de consulta, le haga una serie de preguntas en relación a sus antecedentes personales, heredo-familiares, patológicos etc…etc. 

 - Procure saber a qué es alérgico, de nada sirve que nos diga que unas pastillas rositas y ovaladas le sacan ronchas cada vez que las toma. 

 - Conozca el nombre de sus enfermedades y fechas de diagnóstico o por lo menos de un aproximado en décadas o quinquenios, que usted me diga que es diabético desde hace “un monton” no me sirve de nada, respuesta común: “Uuuhhh no pues soy diabética desde que tuve a mi última hija” ¿Acaso yo le atendí el parto para saber la fecha de nacimiento de su hija?

- Si usted es de los que tiene un historial quirúrgico más largo que la infancia de Heidi y una memoria más mala que la sopa de Ma-Kymer, entonces recomiendo anotar cada procedimiento en orden cronológico o por fecha aproximada, tome en cuenta que si lo operaron de las amígdalas cuando tenía 8 años no es necesario que me refiera tal cual: “Y el 13 de abril de 1980 una amigdalectomia” –Tampoco sea payaso-. 

- A veces existen detalles de padecimientos, resultados de laboratorios o tratamientos que es importante mencionar. Lo mejor que puede hacer para no omitir nada es llevar una libreta personal con todos esos datos anotados, eso agilizará el interrogatorio y usted obtendrá un tiempo de atención mejor invertido. 

- A preguntas concretas respuestas concretas, nada hace perder más el tiempo que ponerse de acuerdo en simples detalles, ejemplo: 

M: ¿En el último mes ha presentado dolor de cabeza? 
P: Pues a veces siento como que me va a dar… 

La pregunta es muy clara, la respuesta es sí o no, si me das un sí, entonces seguiremos a investigar con que frecuencia, intensidad, síntomas acompañantes etc... Imagine todo un intento de interrogatorio con ese tipo de respuestas ambiguas, ¿Verdad que a usted también le darían ganas de ahorcarlo si lo tuviera enfrente? 

- Un detalle que con frecuencia nos topamos es que nadie sabe el nombre de los medicamentos que toma, lo que la mayoría de los paciente ignoran es que en clase de farmacología no se nos enseñó los colores y formas de las grageas y tabletas, contrario a lo que la población piensa, los tres tomos que nos chutamos para aprobar la materia solo hablaban del nombre de la sal y algunas marcas comerciales, en ninguna parte había una fotografía de la píldora que sirviera para identificarla en futuras referencias. Así que cuando usted menciona una pastillita, chiquita y azul, nuestro cerebro solo ve una pastillita chiquita y azul sin nombre u etiqueta. 

- No basta con hacer un intento para aprender los nombres de los medicamentos y terminar pronunciándolos mal, por favor lleva más de 15 años tragándose una pastilla todas las mañanas, y usted sigue diciendo “Jibencamida” en lugar de Gli-ben-cla-mi-da, cada vez que usted pronuncia mal una capsula pierde su capa entérica y a alguien le da una ulcera U_U

- En ocasiones el motivo de consulta es porque el padecimiento no ha mejorado, como buen paciente en lugar de regresar con el que ya lo vio la semana pasada, decide intentar una segunda opinión. Si no sabes o no puedes decirme lo que ya intentaron otros ¿Cómo esperas que yo obre milagros? Recuerda somos médicos, no videntes, es imposible ver el pasado atreves de la oftalmoscopia. 

- Estamos conscientes de lo incomodo que puede resultar para usted que le estén toqueteando la anatomía, tome en cuenta que si a usted le llega el tufo de sus axilas es probable que a nosotros también, acuda bañado y con ropa limpia y aunque no es nuestro menester verle la ropa interior, nos damos cuenta…. de todoooooo!!! 

- Acuda con ropa cómoda y de fácil acceso, a veces no es necesario que se desnude para realizar la exploración, sobre todo si lo que le duele es la rodilla por ejemplo, bastara con subir el pantalón, esto no siempre es posible sobre todo si acude con un pantalón de mezclilla entubado, y podría estar de acuerdo con usted y decir que le queda de muerte, pero eso poco me ayudara para revisarle la rodilla. Entonces es más que claro, a menos que su intención sea ligarme, no acuda en corset por favor. 

 - Es válido hacer todas las preguntas y aclarar las dudas de su padecimiento, cuando usted comienza a indagar sobre los males de su prima lejana en un intento de consulta sin cuerpo presente, solo logra que su médico le pierda el respeto. 

 Espero que esta información les sea de utilidad, recuerde que el mayor beneficiado es usted, nuestra labor es siempre servirle, estos son algunos detalles que seguramente ayudaran a que  aproveche al máximo su próxima visita médica.

04 abril 2013

Sobreviviendo a la sala de espera…



Y en lo que se deciden sacarme el riñón o esperan a que yo lo termine escupiendo, escribo. 

Anoche mientras mi hemisferio cerebral derecho dormía y se recuperaba de la súper guardia, el izquierdo pensaba en esta entrada, al diablo mi reputación, me sincerare un poco, tal vez con algo de suerte me pidan que escriba un libro sobre el tema, tendré gran éxito en las ventas que me haga ganar lo suficiente como para comprar el PS4 :P

He aquí lo que usted no sabía, nadie la había dicho o de plano usted nunca se enferma y por eso no se entera… 

Es mentira lo del juramento hipocrático, nos puede importar un bledo su salud, el ejercicio de la medicina es un negocio como cualquier otro, usted es mi cliente y yo su proveedor de servicio, la relación se convierte en “especial” porque a diferencia del carnicero, la cajera o el mecánico usted me enseña sus carnes y me confiesa algunos de sus secretos más íntimos a cambio de emitir una opinión y unas cuantas recomendaciones a su favor, tan simple como eso, sin drama o encanto, los médicos no somos súper héroes, -aunque el ego sobre saturado nos haya echo levitar como globo con helio en feria de pueblo- Si usted se cura o encuentra alivio a sus males el mérito no será nuestro, seguramente se lo achacara al milagro de un santo o alguna hierva que le recomendó la vecina, sino por el contrario no se alivia es más que claro el medico no sirve.

Para nosotros funciona casi de la misma forma, si usted se alivia es porque somos unas grandes eminencias que merecen cobrar más de honorarios, pero como somos tan buenos y estamos conscientes de los problemas de la economía hacemos un servicio social a la comunidad manteniendo nuestros precios de 8-10 veces por arriba del salario mínimo. Por el contrario sino se cura fue porque no siguió indicaciones, revolvió la medicina con herbolaria y remedios caseros o de plano surtió en el Simi. 

Y antes de ir corriendo a la CONAMED a acusarme de decir la verdad que nadie dice, pero que todos murmuran, haga favor de leer esto, le puede ser de utilidad en su próxima consulta médica. 

Citas y salas de espera. 

Quien opine lo contrario miente, a todos nos gustaría que con nada más anunciarnos se nos condujera a la puerta del consultorio sin tener que pasar por el martirio de la sala de espera.  Dejemos una cosa en claro señores “Pacientes” del latín patĭens (“padecer”, “sufrir”), adjetivo que hace referencia a quien tiene PACIENCIA, si esa capacidad de soportar o padecer algo, de hacer cosas minuciosas o de saber esperar, de eso estoy hablando. -

- Cuando acuda a su cita médica anúnciese con la señorita de recepción, la mujer no es adivina, si usted solo entra y se sienta pensara que es algún acompañante más, tampoco es necesario que le anuncie el motivo de su visita, ella poco puede saber sobre las causas del sarpullido inguinal que lo aqueja, no se mantenga de pie en la recepción queriendo conversar, ella no está ahí para entretenerlo mientras usted espera, tiene cientos de cosas que hacer además de atender el teléfono, permítale trabajar y respete su espacio.

- No se queje, jamás se queje delante de la recepcionista sobre la hora de su cita, que si ya le tocaba, que si le falta mucho por pasar, que usted tenia cita a las 2:30 y ya son las 2:50, lo peor que puede hacer es agotar la paciencia de la recepcionista, hacer esto es tan arriesgado como criticar al cocinero antes de que nos sirva el plato. 

- Una visita médica no es el momento para pasarlo en familia, pida a alguien que cuide de sus hijos en casa mientras usted se atiende, tampoco es un día en el salón así que procure encontrarse con sus amigas en algún café después de su cita. Y si de plano no puede evitar llevar a su(s) Hijo(s), recuerde llevar algún libro de colorear, un juguete y algún bocadillo por si le da hambre; si el suyo es como el 85% de los niños de ahora, entonces cerciórese que la consola portátil de videojuegos este cargada y solo por si acaso échese el cargador al bolso, a la recepcionista no le importara que el chamaco se enchufe en alguna esquina si con eso se mantiene inanimado y en silencio.

 - Si quiere ver cómo le salta la vena a la mujer de recepción, entonces le invito a llevar a sus hijos y dejarlos sueltos como chivos de granja, déjelos corretear por todos lados, que griten mientras van saltando a las piernas de los pacientes que también esperan; solo recuerde que yo le advertí con eso de meterse en la cocina de quien le servirá la sopa, después no se aceptan reclamaciones. Las recepcionistas tienen una memoria similar a la de un elefante, pueden pasar meses para que regreses, incluso años pero jamás olvidan una cara, mucho menos una impresión, una vez que entras en la lista negra de una de ellas ya no hay marcha atrás, por más chocolates y regalitos que les des. Que no te sorprenda que cuando vuelvas a llamar para agendar tu próxima cita te den el peor día en el peor horario. 

- Es de mala educación preguntarle al vecino de a lado el motivo de consulta, si quieres conversar lo puedes hacer, pero evita dar recomendaciones de herbolaria y cosas de chamanes o hablar mal del médico que todos están esperando ver, recuerda que la recepcionista tiene la capacidad de hacer 10 cosas a la vez, cuando a ti te parece que está atendiendo una llamada, en realidad está escribiéndole una carta a su novio mientras chatea con su hermana y sube comentarios a facebook, ordena el pedido de suministros, atiende una llamada para una cita y llama a la florería para ordenar una docena de rosas por encargo de su jefe mientras se le ocurre un poema para escribirle a la tarjeta, pero sobre todo también te pone atención a cada cosa que dices, haces o piensas en hacer.

- Un horario de cita no significa nada, solo reserva un espacio de tiempo en un día de trabajo, para que el medico programe mejor su partido de golf. Que te den una cita con horario, no significa que pasaras exactamente a esa hora o en ese tiempo determinado, en días muy saturados, esos ángeles llamados recepcionistas, nos pueden llegar a agendar un paciente cada 15 minutos, sin embargo a cada quien se le da el tiempo que merece considerando sus necesidades y esto siempre lo retrasa todo. 

- Si por alguna razón acudes sin cita solicitando atención, la cosa funciona así: en el momento en que un citado no llegue o este retrasado entras tú, eso puede ser tan rápido como arrancarse una bandita o tan lento como una carrera de caracoles, tendrás que llevar una doble dosis de paciencia y comprensión, que pagues la entrada no te da derecho a mandar en el juego.

- A menos que exista una contraindicación para ello, procura comer bien antes de tu cita, nada pone de mal humor que tener hambre y esperar y esperar y esperar… 

- Es válido llevar tu ipod o reproductor para escuchar música, pero con un volumen moderado, a nadie más que a ti le interesa escuchar los éxitos de los Ángeles Azules.

- Recuerda que las revistas de los consultorios son dignas de cualquier hemeroteca, todas son tan viejas como la imprenta misma y están más manoseadas que un aguacate en oferta, si eres quisquilloso en la lectura, llévate un buen libro o revista favorita, ponte cómodo y olvídate del lugar en el que estas.

- Y cuando por fin hayas concluido tu viacrucis y estés a punto de retirarte, se amable y agradécele al torso detrás del mostrador regalándole una sonrisa, si seguiste mis recomendaciones es posible que ya seas un cliente VIP sin saberlo. 


 Próximamente como sacar el máximo provecho a la consulta médica….


21 marzo 2013

Regresando al muro de los lamentos...



Tenía la intención de escribir pero me sentía tan jodidamente jodida que ni al recreo quería salir, perdone usted el léxico, pero no encontré mejor forma de describirlo, tengo días malos y otros terriblemente malos. En los últimos meses me ha llovido sobre mojado, ya se sabe que los médicos no somos buenos pacientes, así que evitemos recomendaciones sobre el tema. Hasta donde se sabe lo mío no es contagioso, genético o inmunológico… ¿ya dije que no es contagioso? 

Y como eso de echar humo al viento se ha puesto muy de moda, ya ve usted que si sale humo blanco a la hora de fumar el porro es que hay calidad, que si es humo es continuo con su respectivo chillido ya viene el camotero, que si sale de la capilla Sixtina entonces hay Papa nuevo…. Visto lo visto el universo no se quiso quedar atrás y me tomo en cuenta –una vez más- y así en plena vía en una tarde fría, termino con lo que le quedaba de motor a mi querido avispón, la cosa termino en grúa y yo me he convertido en una usuaria más del transporte público… como si tener que lidiar con esta pendejada fuera poca cosa, ahora lo tengo que hacer a golpe de calcetín. 

Profesionalmente me va excelentemente bien, sigo trabajando en mi tesis entre que me muero y no lo hago, a ver si alcanzo a terminarla mínimo para dejarla como legado o ya de perdis pa’ mantener la puerta abierta. El trabajo siempre es un buen aliciente, me ayuda a mantenerme ocupada y a dejar de pensar en lo que no debería o para el caso en lo que no me conviene, el problema es que ahora como R2 trabajamos menos, las jornadas son mucho más cortas y las guardias más distanciadas, según mi médico eso es lo que más me conviene en este momento, mas descanso y menos ajetreo, adiós a mi idea de un nuevo empleo. 

Por lo pronto me la he pasado viendo manchas, granos, rochas y toda sarta de porquerías en la piel de los pacientes, ando en el módulo de dermatología y ya veo granos hasta cuando no debería de verlos, ahora que ando en el trasporte público me la paso escaneando a todo el que entre en mi campo visual. Lo único malo es que la consulta me afecta demasiado, me paso el rato rascándome como mono nada más de ver lo que llega.

07 marzo 2013

Claqué...



Después de semanas de encierro viendo como se le expandían los tejidos a cientos de mujeres mientras traían más humanos al mundo, la tortura termino. El año nuevo llego en marzo y con él un nuevo servicio que me permite tener un horario laboral de banquero, el primer año de tortura llego a su fin trayendo consigo nuevos venaditos al bosque, una identificación con nuevo rango me cuelga en el bolsillo, que por cierto me autoriza a cazar venados .

Me acostumbro a las nuevas responsabilidades, lo cierto es que se siente bastante el beneficio. 
No me acostumbro mucho al cambio de compañero de guardia, creo que habla demasiado y me abruma.
Me acostumbro a más días libres y menos noches de guardia. 
No me acostumbro al ácido láctico, ahora que me da tiempo de hacer un poco de ejercicio. Me acostumbro y disfruto mi segundo año de residencia. 
No me acostumbro a todo lo demás, pero al menos lo sigo intentando...

Por lo demás mi Reynalda supero su periodo de hibernación, ahora come todo el día, y hasta chupa las piedras de su acuario. Va creciendo bastante bien, últimamente le ha dado por practicar claqué a las dos de la mañana. Tengo una nueva adquisición en mi pequeño microcosmos, se llama Renata, es pequeña y peluda pero con una personalidad muy dulce, aun esta cachorrita, por ahora duerme, come, mea y caga que da envidia.


14 febrero 2013

Una dosis nunca es suficiente....





El amor es un niño travieso jugando a las escondidillas, cuando menos lo esperamos se aparece de la nada para sorprendernos y hacer de nuestra vida un caos por demás delicioso, con un poco de practica en ocasiones le podemos ver venir así como es el, como una gran locomotora a toda máquina y nosotros haciendo el personaje de la mujer atrapada en las vías. 

El amor puede surgir de la nada, de un roce no previsto, una mirada cautiva o una sonrisa con la dosis exacta para provocar una revolución. Hay quienes lo buscan constantemente, no existe un sitio correcto, una fecha o un horario para hacerlo, pero incluso ellos a veces lo encuentran. 

El amor es el mejor prestidigitador de todos los tiempos, es imposible resistirse a sus encantos, casi siempre encuentra la forma de embaucarnos, una vez que ha llamado tu atención te conviertes en un insecto yendo directo hacia la luz. El amor no siempre suele ser espontaneo a veces también puede surgir por rebosamiento, resultado final de un montón de motivos en una ecuación sin balance aparente, en donde las piezas encajan sin una explicación lógica. 

El amor no siempre dura, cada quien recibe una dosis con fecha de caducidad diferente, a veces nos aferramos e intentamos prolongarlo, pero entonces se convierte en una sustancia toxica, dañina y en el peor de los venenos. Y aunque a veces lo dudemos el amor es una semilla que florece en todos los terrenos, sin importar época del año o características del subsuelo, a veces obtenemos cosechas muy buenas y abundantes y otras veces bueno ustedes ya saben a lo que me refiero.

Solo una cosa es segura con respecto al amor y es que tarde o temprano con invitación o sin ella llegara, cuando lo haga será para darle vueltas a todo, nos hará perder el sentido de la lógica e irremediablemente nos llevara a levitar. 



ADD: Realmente desearía pasar con más frecuencia por aquí, este último par de meses han resultado extenuantes, me han cambiado de servicio, y debo agregar que me gusta menos que el anterior, pero por lo menos falta poco para terminar. He aprobado todos mis exámenes con muy buenas notas -si se me permite alardear un poco-, en una o dos semanas pasare a ser R2, que básicamente significa que seré siendo la misma gata saca chambas, pero con un año más de experiencia y tendré mas subordinados a mi cargo -eso me recuerda que tengo que dar mantenimiento mi látigo-, en realidad soy un encanto de jefa, alimento a mis internos con golosinas y procuro mandaros a dormir de ser posible un par de horas, procuro no enseñarles de medicina porque mi intención es que sean buenos médicos jajajaja, pero por lo menos intento que se rían de su miseria, que si se atreven a reírse de la mía … saco el látigo U_U


28 enero 2013

Como dar malas noticias…




No existe una fórmula perfecta, cuando se trata de dar malas noticias a todos nos sale mal, te pasas las horas ideando como hacerlo, buscando la forma más adecuada de sacar el tema, a veces es bueno hacer una pequeña introducción para que la otra parte se vaya preparando de que va la cosa, sacar el tema contando una experiencia propia, -la mayoría se entretienen con las historias ajenas- y así soltar la noticia tan delicadamente como una pluma en el viento, a veces para dar una mala noticia se requieren varias sesiones y entonces no queda más que hacer un itinerario para ir soltando la premisa poco a poco, de esta manera vamos dejando una serie de pistas para que el receptor saque sus propias conclusiones, esta técnica es muy utilizada cuando se quiere despedir a alguien de un empleo, le van cambiando los horarios y la rutina de manera abrupta con el paso de los días y así el sujeto llega a la conclusión de que lo que desea su jefe es su renuncia.

 A veces damos malas noticias sin decir nada, solo la entregamos por escrito, esta técnica le funciona muy bien a los maestros, en lugar de decirte que estas reprobada van y te dan un papelito con un enorme número rojo encerrado en un círculo, como si la mala noticia se fuera escapar de no encerrarla –patanes-. 

Damos malas noticias con la mirada, sobre todo cuando estas charlando con tu vieja amiga y te topas a su novio poniéndole el cuerno, tuerces los ojos y se te cae la mandíbula, ella voltea por instinto y ya está. De un tiempo para acá se ha vuelto una comodidad dar malas noticias a través de las redes sociales, y pasas de estar felizmente casado a en proceso de divorcio en un click, y la mala noticia no es esa… ¿tienen idea lo desagradable que es intentar ser amigo de una pareja que ya no lo es y ver como se pelean por tu amistad? 

Hay infinidad de ritos previos a dar una mala noticia, por lo regular buscamos un lugar tranquilo, libre de personas, ponemos cara de preocupación mezclada con tristeza e incomodidad, le pedimos al receptor que se siente antes de comenzar a hablar, esto damas y caballeros es pura expresión corporal de: “tienes razón, tengo malas noticias para ti”. 

En ocasiones creemos que al dar una noticia de forma abrupta y acelerada, podría llegar a ser menos dolorosa y esto no siempre funciona, después de quedarse medio petrificado y con cara de interrogación el receptor insiste en que repitamos una y otra vez la información en un intento de asimilar lo que le estamos diciendo, entonces no queda más que repetir y lo que iba a ser una mala noticia se multiplica por diez.

Hay circunstancias en las que no te das cuenta que lo que estas a punto de decir a alguien es la peor noticia que puede recibir, sobre todo cuando crees estar segura que se trata de todo lo contario. Decirle a una mujer que está embarazada y felicitarla, cuando lo que menos quiere es eso, -rellene usted aquí la base de las circunstancias-, que si el marido es estéril y por ende es del amante, porque nadie le va a creer que es obra del espíritu santo, o la clásica adolescente hija del pastor de la iglesia que no tiene novio conocido, se la pasa haciendo obras de caridad, canta en el coro de la iglesia y se da baños de pureza los fines de semana. Etc. etc. 

Otras veces solo basta que alguien encienda una luz para saber que hay malas noticias, ejemplo de ello es cuando eres adolescente y te vas de fiesta sin permiso de tus padres, regresas a casa de madrugada, te quitas los zapatos para no hacer ruidos, eres cuidadoso al abrir la puerta, caminas de puntas sosteniendo la respiración para no despertar al perro, entras a tu habitación y va tu padre, que te estaba esperando sentado en la oscuridad y enciende la luz, del susto hasta se te baja la borrachera. 

Y a veces basta un intento de ensayo con una historia de por medio para anunciarle a alguien lo que viene…. Una mala noticia. 

La lluvia tiene la capacidad de calmarlo todo, incluido los servicio de urgencias, salí de ahí pensando que me tomaría un tiempo para ir al baño sin prisas, tome el camino largo a la izquierda del gran pasillo y me dirigí a visitar el cuarto de baño del segundo piso, ese que a diferencia del de urgencias siempre está limpio, huele bien y hasta tiene toallitas, llena de calma, con algunos litros de menos y sintiéndome más liberada, tome el mismo camino de regreso.

Ve usted cómo voy soltando la sopa, ahí tiene mi introducción, con detalles sutiles, relajando al lector pero a la vez inyectando una dosis de curiosidad suficiente para que se quede a saber de qué se trata esto. 

Decía entonces…. Tome el mismo pasillo de regreso, ese que está a la izquierda, solo que ya no estaba libre de extraños, una mujer impaciente esperaba recargada en la puerta de una habitación de descanso, me pregunto si tenía sueño -el reloj marcaba las 3:14 am -, moví la cabeza en señal de negación, con decisión tomo mi mano, me llevo a la habitación y cerró la puerta tras de mí. Llevaba días aprovechando cualquier pretexto para rosarme la piel, cualquier justificación parecía buena para abrazarme, varias veces la pille observándome con lujuria.

¿Ya capto como se teje la historia?, vas dando detalles poco a poco según vaya avanzando el capítulo.

Estaba adentro de una habitación oscura, en medio de la madrugada de una noche gélida y lluviosa, delante de una mujer que no tenía intenciones de darse por vencida. Hacia frió  el cuerpo me pedía algo caliente, ya no había café y el té no se me antojaba…. así que me acosté con tu novia U_U

Y aquí mis queridos lectores no solo hay una mala noticia sino varias, la que es mas evidente, 1. Ahora por el mundo anda una mujer con tremenda ornamenta en la frente -y para variar, no soy yo-. 2. Hacerte la que no te enteras de nada funciona y funciona muy bien, entonces quien cayo en la trampa de quien? 3. Saque usted sus conclusiones, yo sigo soltera y probando ;)



15 enero 2013

Hoy es el día...



Si necesitas un par de manos que te recorran la espalda, yo tengo un par. 
Si necesitas dedos para jugar con tu cabello, yo tengo diez. 
Si necesitas escuchar un suspiro, solo déjame dormir entre tus brazos. 
Si necesitas una dosis de locura, mis pensamientos son tuyos. 
Si necesitas un poco de calor, puedes contar con los 36.5 grados que despide mi cuerpo. 
Si necesitas amor, tengo un corazón disponible. 
Si necesitas hablar, tengo un par de oídos dispuestos a escucharte. 
Y si a pesar de todo no necesitas nada de mí, también puedo desaparecer... pero sinceramente cariño ahora mismo me encuentro necesitando más que nunca de ti y no tengo ni idea de dónde encontrarte. 



Hoy es el día……… 

                                                                                               de mi cumpleaños

08 enero 2013

El placer de no hacer nada...




Año nuevo, vida nue… -Inserte efecto de disco rayado- Nop, misma vida. Comencé el año como mandan los dioses, de vacaciones y sin hacer ABSOLUTAMENTE nada. Este descanso es increíblemente delicioso, en los primeros dos días me he permitido mejorar mi record personal, dormí 48 horas continuas y sin hacer escaras, el resto del tiempo lo he pasado viendo series, películas y leyendo comics, escuchando buena musica, con cel apagado, sin face, sin correo electrónico, en incomunicación total. 

La que me tiene un poco preocupada es Reynalda, al principio creí que se trataba de un propósito de año nuevo bajarle a la ingesta de camarones para recobrar figura, después la creí enferma con resfriado, neumonía o alguna infección de oído -si, a las tortugas también les da eso- pero resulto que tampoco estaba enferma; a la muy inocente se le ha metido en la cabecilla hibernar sin contar con suficientes aptitudes físicas para chutarse un maratón de tres meses, si leyó usted bien -normalmente hibernan de noviembre a marzo-. Mi Reynalda aún está muy inmadura para hacer cosas de adultos, así que en este nuevo régimen que se trae duerme dos días y como me uno, duerme otro tanto hace su rutina de Tai Chi y vuelve a dormir, se pone su turbante y medita un poco… etc. Aunque ahora que lo pienso ¿no se estará haciendo faquir? Por si acaso ya le compre una viborita de goma y su flauta de bambú.

Y la verdad que está siendo un rico descanso físico y metal, no me preocupa nada… bueno está bien, tanto como nada pues…. O.K. ya ratifique, no me preocupa ABSOLUTAMENTE nada, disfruto del silencio, del invierno, del maldito frio que me cristaliza la médula ósea, de las tasas de te hirviendo de Ma-Kymer y las quemaduras de segundo grado que provocan en mis papilas gustativas, de las delicias que prepara últimamente Pa-Kymer en la cocina y de…mejor en otro post, primero tiene que cuajar ;) 

Pronto será mi cumpleaños, Ma-Kymer amenaza con preparar lentejas…otra vez. @#%*$