28 enero 2013

Como dar malas noticias…




No existe una fórmula perfecta, cuando se trata de dar malas noticias a todos nos sale mal, te pasas las horas ideando como hacerlo, buscando la forma más adecuada de sacar el tema, a veces es bueno hacer una pequeña introducción para que la otra parte se vaya preparando de que va la cosa, sacar el tema contando una experiencia propia, -la mayoría se entretienen con las historias ajenas- y así soltar la noticia tan delicadamente como una pluma en el viento, a veces para dar una mala noticia se requieren varias sesiones y entonces no queda más que hacer un itinerario para ir soltando la premisa poco a poco, de esta manera vamos dejando una serie de pistas para que el receptor saque sus propias conclusiones, esta técnica es muy utilizada cuando se quiere despedir a alguien de un empleo, le van cambiando los horarios y la rutina de manera abrupta con el paso de los días y así el sujeto llega a la conclusión de que lo que desea su jefe es su renuncia.

 A veces damos malas noticias sin decir nada, solo la entregamos por escrito, esta técnica le funciona muy bien a los maestros, en lugar de decirte que estas reprobada van y te dan un papelito con un enorme número rojo encerrado en un círculo, como si la mala noticia se fuera escapar de no encerrarla –patanes-. 

Damos malas noticias con la mirada, sobre todo cuando estas charlando con tu vieja amiga y te topas a su novio poniéndole el cuerno, tuerces los ojos y se te cae la mandíbula, ella voltea por instinto y ya está. De un tiempo para acá se ha vuelto una comodidad dar malas noticias a través de las redes sociales, y pasas de estar felizmente casado a en proceso de divorcio en un click, y la mala noticia no es esa… ¿tienen idea lo desagradable que es intentar ser amigo de una pareja que ya no lo es y ver como se pelean por tu amistad? 

Hay infinidad de ritos previos a dar una mala noticia, por lo regular buscamos un lugar tranquilo, libre de personas, ponemos cara de preocupación mezclada con tristeza e incomodidad, le pedimos al receptor que se siente antes de comenzar a hablar, esto damas y caballeros es pura expresión corporal de: “tienes razón, tengo malas noticias para ti”. 

En ocasiones creemos que al dar una noticia de forma abrupta y acelerada, podría llegar a ser menos dolorosa y esto no siempre funciona, después de quedarse medio petrificado y con cara de interrogación el receptor insiste en que repitamos una y otra vez la información en un intento de asimilar lo que le estamos diciendo, entonces no queda más que repetir y lo que iba a ser una mala noticia se multiplica por diez.

Hay circunstancias en las que no te das cuenta que lo que estas a punto de decir a alguien es la peor noticia que puede recibir, sobre todo cuando crees estar segura que se trata de todo lo contario. Decirle a una mujer que está embarazada y felicitarla, cuando lo que menos quiere es eso, -rellene usted aquí la base de las circunstancias-, que si el marido es estéril y por ende es del amante, porque nadie le va a creer que es obra del espíritu santo, o la clásica adolescente hija del pastor de la iglesia que no tiene novio conocido, se la pasa haciendo obras de caridad, canta en el coro de la iglesia y se da baños de pureza los fines de semana. Etc. etc. 

Otras veces solo basta que alguien encienda una luz para saber que hay malas noticias, ejemplo de ello es cuando eres adolescente y te vas de fiesta sin permiso de tus padres, regresas a casa de madrugada, te quitas los zapatos para no hacer ruidos, eres cuidadoso al abrir la puerta, caminas de puntas sosteniendo la respiración para no despertar al perro, entras a tu habitación y va tu padre, que te estaba esperando sentado en la oscuridad y enciende la luz, del susto hasta se te baja la borrachera. 

Y a veces basta un intento de ensayo con una historia de por medio para anunciarle a alguien lo que viene…. Una mala noticia. 

La lluvia tiene la capacidad de calmarlo todo, incluido los servicio de urgencias, salí de ahí pensando que me tomaría un tiempo para ir al baño sin prisas, tome el camino largo a la izquierda del gran pasillo y me dirigí a visitar el cuarto de baño del segundo piso, ese que a diferencia del de urgencias siempre está limpio, huele bien y hasta tiene toallitas, llena de calma, con algunos litros de menos y sintiéndome más liberada, tome el mismo camino de regreso.

Ve usted cómo voy soltando la sopa, ahí tiene mi introducción, con detalles sutiles, relajando al lector pero a la vez inyectando una dosis de curiosidad suficiente para que se quede a saber de qué se trata esto. 

Decía entonces…. Tome el mismo pasillo de regreso, ese que está a la izquierda, solo que ya no estaba libre de extraños, una mujer impaciente esperaba recargada en la puerta de una habitación de descanso, me pregunto si tenía sueño -el reloj marcaba las 3:14 am -, moví la cabeza en señal de negación, con decisión tomo mi mano, me llevo a la habitación y cerró la puerta tras de mí. Llevaba días aprovechando cualquier pretexto para rosarme la piel, cualquier justificación parecía buena para abrazarme, varias veces la pille observándome con lujuria.

¿Ya capto como se teje la historia?, vas dando detalles poco a poco según vaya avanzando el capítulo.

Estaba adentro de una habitación oscura, en medio de la madrugada de una noche gélida y lluviosa, delante de una mujer que no tenía intenciones de darse por vencida. Hacia frió  el cuerpo me pedía algo caliente, ya no había café y el té no se me antojaba…. así que me acosté con tu novia U_U

Y aquí mis queridos lectores no solo hay una mala noticia sino varias, la que es mas evidente, 1. Ahora por el mundo anda una mujer con tremenda ornamenta en la frente -y para variar, no soy yo-. 2. Hacerte la que no te enteras de nada funciona y funciona muy bien, entonces quien cayo en la trampa de quien? 3. Saque usted sus conclusiones, yo sigo soltera y probando ;)



15 enero 2013

Hoy es el día...



Si necesitas un par de manos que te recorran la espalda, yo tengo un par. 
Si necesitas dedos para jugar con tu cabello, yo tengo diez. 
Si necesitas escuchar un suspiro, solo déjame dormir entre tus brazos. 
Si necesitas una dosis de locura, mis pensamientos son tuyos. 
Si necesitas un poco de calor, puedes contar con los 36.5 grados que despide mi cuerpo. 
Si necesitas amor, tengo un corazón disponible. 
Si necesitas hablar, tengo un par de oídos dispuestos a escucharte. 
Y si a pesar de todo no necesitas nada de mí, también puedo desaparecer... pero sinceramente cariño ahora mismo me encuentro necesitando más que nunca de ti y no tengo ni idea de dónde encontrarte. 



Hoy es el día……… 

                                                                                               de mi cumpleaños

08 enero 2013

El placer de no hacer nada...




Año nuevo, vida nue… -Inserte efecto de disco rayado- Nop, misma vida. Comencé el año como mandan los dioses, de vacaciones y sin hacer ABSOLUTAMENTE nada. Este descanso es increíblemente delicioso, en los primeros dos días me he permitido mejorar mi record personal, dormí 48 horas continuas y sin hacer escaras, el resto del tiempo lo he pasado viendo series, películas y leyendo comics, escuchando buena musica, con cel apagado, sin face, sin correo electrónico, en incomunicación total. 

La que me tiene un poco preocupada es Reynalda, al principio creí que se trataba de un propósito de año nuevo bajarle a la ingesta de camarones para recobrar figura, después la creí enferma con resfriado, neumonía o alguna infección de oído -si, a las tortugas también les da eso- pero resulto que tampoco estaba enferma; a la muy inocente se le ha metido en la cabecilla hibernar sin contar con suficientes aptitudes físicas para chutarse un maratón de tres meses, si leyó usted bien -normalmente hibernan de noviembre a marzo-. Mi Reynalda aún está muy inmadura para hacer cosas de adultos, así que en este nuevo régimen que se trae duerme dos días y como me uno, duerme otro tanto hace su rutina de Tai Chi y vuelve a dormir, se pone su turbante y medita un poco… etc. Aunque ahora que lo pienso ¿no se estará haciendo faquir? Por si acaso ya le compre una viborita de goma y su flauta de bambú.

Y la verdad que está siendo un rico descanso físico y metal, no me preocupa nada… bueno está bien, tanto como nada pues…. O.K. ya ratifique, no me preocupa ABSOLUTAMENTE nada, disfruto del silencio, del invierno, del maldito frio que me cristaliza la médula ósea, de las tasas de te hirviendo de Ma-Kymer y las quemaduras de segundo grado que provocan en mis papilas gustativas, de las delicias que prepara últimamente Pa-Kymer en la cocina y de…mejor en otro post, primero tiene que cuajar ;) 

Pronto será mi cumpleaños, Ma-Kymer amenaza con preparar lentejas…otra vez. @#%*$