10 abril 2013

Como sacar provecho de la consulta medica...



Pues aquí va, he de confesar que para escribir esta entrada me asesore con varios colegas y todos tenían las mismas quejas los mismos puntos de vista acerca de algunas situaciones en particular. 

Pues bien, ya sobreviviste a la espera, la recepcionista te anuncia que puedes pasar, ahora estas ahí frente al ente con bata blanca que te lleva a recordar como llorabas de niño cada vez que visitabas ese lugar. Pasas a la silla de las confesiones, previo saludo, apapacho y nalgada, -según cada quien se lleve con su médico- y te hacen la pregunta del millón…. 

¿Que lo trae por aquí? ¿Cuál es el motivo de la consulta? ¿En que lo puedo ayudar? 

Las formas de hacerlo son diversas, el objetivo es el mismo, partir de un punto de referencia. Sea claro en la respuesta, tenga prioridades, sabemos que tiene muchas dudas pero no es necesarios expresarlas todas de un jalón, es importante que le permita a su médico llevar un orden, si usted le habla de diez padecimientos a la vez, entonces que no le extrañe que le receten hormonales para regular el ciclo menstrual en lugar del tratamiento para próstata que tanto necesitaba.

Si es la primera vez que visita a este médico es posible que posterior a conocer el motivo de consulta, le haga una serie de preguntas en relación a sus antecedentes personales, heredo-familiares, patológicos etc…etc. 

 - Procure saber a qué es alérgico, de nada sirve que nos diga que unas pastillas rositas y ovaladas le sacan ronchas cada vez que las toma. 

 - Conozca el nombre de sus enfermedades y fechas de diagnóstico o por lo menos de un aproximado en décadas o quinquenios, que usted me diga que es diabético desde hace “un monton” no me sirve de nada, respuesta común: “Uuuhhh no pues soy diabética desde que tuve a mi última hija” ¿Acaso yo le atendí el parto para saber la fecha de nacimiento de su hija?

- Si usted es de los que tiene un historial quirúrgico más largo que la infancia de Heidi y una memoria más mala que la sopa de Ma-Kymer, entonces recomiendo anotar cada procedimiento en orden cronológico o por fecha aproximada, tome en cuenta que si lo operaron de las amígdalas cuando tenía 8 años no es necesario que me refiera tal cual: “Y el 13 de abril de 1980 una amigdalectomia” –Tampoco sea payaso-. 

- A veces existen detalles de padecimientos, resultados de laboratorios o tratamientos que es importante mencionar. Lo mejor que puede hacer para no omitir nada es llevar una libreta personal con todos esos datos anotados, eso agilizará el interrogatorio y usted obtendrá un tiempo de atención mejor invertido. 

- A preguntas concretas respuestas concretas, nada hace perder más el tiempo que ponerse de acuerdo en simples detalles, ejemplo: 

M: ¿En el último mes ha presentado dolor de cabeza? 
P: Pues a veces siento como que me va a dar… 

La pregunta es muy clara, la respuesta es sí o no, si me das un sí, entonces seguiremos a investigar con que frecuencia, intensidad, síntomas acompañantes etc... Imagine todo un intento de interrogatorio con ese tipo de respuestas ambiguas, ¿Verdad que a usted también le darían ganas de ahorcarlo si lo tuviera enfrente? 

- Un detalle que con frecuencia nos topamos es que nadie sabe el nombre de los medicamentos que toma, lo que la mayoría de los paciente ignoran es que en clase de farmacología no se nos enseñó los colores y formas de las grageas y tabletas, contrario a lo que la población piensa, los tres tomos que nos chutamos para aprobar la materia solo hablaban del nombre de la sal y algunas marcas comerciales, en ninguna parte había una fotografía de la píldora que sirviera para identificarla en futuras referencias. Así que cuando usted menciona una pastillita, chiquita y azul, nuestro cerebro solo ve una pastillita chiquita y azul sin nombre u etiqueta. 

- No basta con hacer un intento para aprender los nombres de los medicamentos y terminar pronunciándolos mal, por favor lleva más de 15 años tragándose una pastilla todas las mañanas, y usted sigue diciendo “Jibencamida” en lugar de Gli-ben-cla-mi-da, cada vez que usted pronuncia mal una capsula pierde su capa entérica y a alguien le da una ulcera U_U

- En ocasiones el motivo de consulta es porque el padecimiento no ha mejorado, como buen paciente en lugar de regresar con el que ya lo vio la semana pasada, decide intentar una segunda opinión. Si no sabes o no puedes decirme lo que ya intentaron otros ¿Cómo esperas que yo obre milagros? Recuerda somos médicos, no videntes, es imposible ver el pasado atreves de la oftalmoscopia. 

- Estamos conscientes de lo incomodo que puede resultar para usted que le estén toqueteando la anatomía, tome en cuenta que si a usted le llega el tufo de sus axilas es probable que a nosotros también, acuda bañado y con ropa limpia y aunque no es nuestro menester verle la ropa interior, nos damos cuenta…. de todoooooo!!! 

- Acuda con ropa cómoda y de fácil acceso, a veces no es necesario que se desnude para realizar la exploración, sobre todo si lo que le duele es la rodilla por ejemplo, bastara con subir el pantalón, esto no siempre es posible sobre todo si acude con un pantalón de mezclilla entubado, y podría estar de acuerdo con usted y decir que le queda de muerte, pero eso poco me ayudara para revisarle la rodilla. Entonces es más que claro, a menos que su intención sea ligarme, no acuda en corset por favor. 

 - Es válido hacer todas las preguntas y aclarar las dudas de su padecimiento, cuando usted comienza a indagar sobre los males de su prima lejana en un intento de consulta sin cuerpo presente, solo logra que su médico le pierda el respeto. 

 Espero que esta información les sea de utilidad, recuerde que el mayor beneficiado es usted, nuestra labor es siempre servirle, estos son algunos detalles que seguramente ayudaran a que  aproveche al máximo su próxima visita médica.

4 comentarios:

Laura dijo...

Saludos doctora:

Gran post, ahora ya se que hacer cuando vaya al medico, son sinceras sugerencias a decir verdad porque creo que la mayoria de nosotros alguna vez ha hecho las cosas que aqui menciona, jajajaja... abrazo grande doctora :)

Manfredo dijo...

Dra. Kymer
Confieso que he leído todos las paginas de su blog con mas atención que Las Mil y una Noche original. En numerosas ocasiones me he sentido tentado de agregar algún comentario, pero la síntesis de estos es que admiro la exultante humanidad que usted manifiesta en sus escritos.
Si por casualidad, se acerca a estos andurriales, Gaiman, Chubut, avíseme que la estaré esperando con un asado de tira y una buena bodega de malbec, chablis, chardonnay u el que sea de su gusto.
Sinceramente suyo
Manfredo

Kymer dijo...

Manfredo:
Muchas gracias por sus lindas palabras, siéntase libre y bienvenido de comentar cuando así lo deseé. Con respecto al asado y al vino cuente conmigo, pues ahora si que no tengo pretextos para no visitar su hermoso país. Un abrazo :)

Anónimo dijo...

No cabe duda que tiene un don para esto de la escritura ja me hizo recordar tantas situaciones que pasan a la hora de la consulta, pacientes que dicen que toman topril en vez de captopril o anbrozol, cisofloxacino, jajaj y tantas otras que de seguro usted ya tambien se sabe .
Muchos saludos.
atte Botzwana :)