08 mayo 2015

Un día triste.....creo.




El día que comprobé que el universo me escuchaba, fue quizás el día más doloroso de este……..bueno aun no lo clasifico en día, mes o año. 

Para entonces me encontraba en una etapa de transición, del tipo en el que dejas de maldecir y continúas por la vida haciendo como que no ha pasado nada. Un buen día y así de la nada aparecieron fantasmas del pasado, mejor dicho solo uno, que tampoco se trata de ir invocando espíritus chocarreros. 

Si la idiotez es contagiosa la confusión lo es aún más, sin pedirlo o desearlo fui contactada por una persona que en el pasado se tomo el tiempo de lastimarme a conciencia. De pronto me encontré en medio de una tromba de diálogos sin sentido, conversaciones extrañas y recibiendo los buenos días todos los días, como si no hubiera pasado nada, visto desde mi esquina solo me saco el corazón del pecho, lo pisoteo, salto y escupió cuantas veces le dio la gana, para después desaparecer sin decir adiós. Visto desde su ángulo…..pues ahí no podría yo opinar, pero supongo que debió de ser cosa de nada porque aun tenía cara para darme los buenos días y preguntarme como me encontraba. 

Si algo aprendí a muy corta edad es que los mentirosos de profesión no se arrepienten, solo disfrazan las mentiras con un poquito de sazonador, nunca aceptan su responsabilidad y mucho menos reconocen su participación en los hechos. 

Mi espíritu investigador y mi curiosidad son mal consejero, a sabiendas de conocer el guion de mentiras que se desmoronaban cada vez que abría la boca, escuche lo que tenía que decir, que en realidad era poco o casi nada. Seguramente si le preguntaran diría que porque no la deje hablar o tal vez porque se le cayó el celular y se averió o porque cuando estaba a punto de hablar se quedó sin carga U_U 

Yo que soy una dama (no es verdad, pero me gusta creer que lo soy) la deje ser, no exprese o reclame lo que ya sabía. Lo cierto es que esta “relación” nunca fue una ecuación equilibrada donde 1+1=2, no existió igualdad, mucho menos respeto o afecto. Y seguramente si le preguntamos a ella, culpara a la secretaria de educación pública por no haberle enseñado bien las matemáticas, 1+1=3, 4, 5, que se yo. - Bueno si lo sé pero soy una dama ;) – 

Ante tanta insistencia por saber de mi bienestar y uno que otro choro mareador de parte del “fantasmita amigable”, llego a mí la confusión y una tarde como cualquier otra, me puse a llorar, me sentía como cuando tenía cuatro años y Ma-Kymer me dejo olvidada en un camión de pasajeros (léase sobre ese trauma en capítulos previos). Y no es que me pase de buena gente, es que con frecuencia soy idiota, así que entre lágrima y moco me sincere ante el universo. No solo le pedí ayuda, deje el asunto a su cargo, dándole dos opciones lógicas…... 

Todo ocurrió muy rápido, en menos de 24 horas el asunto ya estaba resuelto, sin necesidad de hacer o decir nada, el fantasma me contacto en plan despedida, al parecer se marchaba a un viaje intergaláctico en busca de no sé qué mierdas. 

¿Porque fue un día triste? Supongo que tal vez porque tenía ganas de que ocurriera la primera opción, pero no fue así….. Pero por lo menos ahora sé que algo o alguien me escucha de vez en cuando U_U


1 comentario:

Anónimo dijo...

En la tierra no hay nadie solo sí está cantando (aunque el sonido más que sonido, parezca quejido), así que yo creo que debe haber alguien más que te escuche, además del universo (tu amigo imaginario si cuenta) y si no, por pura salud mental vamos a creer que si xD

Un abrazo tamaño Jo.

Saludos desde mi esquina

Jo.