11 agosto 2015

Alfa y Omega...





Ser yo no ha sido fácil, nunca lo es… soy exigente, desesperada, comprometida, honesta y no miento, si eso también es malo, pues a lo largo de una vida tanta honestidad no siempre se agradece. 

Anoche soñé con un tipo que decía ser el mismo Dios, en mi escepticismo el individuo hacia toda clase de suertes para convencerme de su identidad, yo indiferente le refutaba cada intento de demostrar su divinidad. Al final se molestó un poco conmigo, por si no lo sabían según me explico “Dios”, el tiempo de los sueños tiene un intervalo de medición distinto a la realidad y se va más de prisa, con mi indiferencia ante dicho personaje perdimos horas de sueño que habrían sido utilizadas en algunos tópicos de mayor peso. Sí, hasta el mismísimo creador trabaja bajo una apretada agenda de visitas por estos días. 

Después hablamos de sus sandalias y de lo cómodas que eran, nos refugiamos en la sombra de una montaña, mientras pastores y borregos deambulaban por el sendero, al parecer era martes de tianguis. 

Charlamos sobre algunos temas relacionados con mi persona. Al parecer no le agrada mucho que me la pase renegando de mi presente pues eso le da mala publicidad, ya que según él y sus cálculos el futuro pinta mejor. Cuando le explique los argumentos que justifican mi exasperación y lo que sigue, saco una libretita de entre la túnica que portaba, adjunta a ella había un pequeño lápiz, mojo la punta con la lengua y realizo una anotación, guardo la libretita y saco otra libreta más grande de entre la tela de su vestimenta, paso algunas hojas y repaso lo que parecía una lista con el dedo. Lo único que dijo es que alguien debió enviarle una traducción equivocada sobre mis peticiones. ¿En serio? ¿Estoy atorada en este espacio de tiempo viviendo una vida llena de errores de traducción? 

Así pues heme aquí sin contrato, a medio desempleo, con la consola muerta, en espera de que aparezca mi princesa azul o una cabra pintada de azul (a saber a qué idioma estén traduciendo), al final de una lista estática que no tiene para cuando moverse, holgazaneando mientras bebo una taza de café. 

Y para todos aquellos que desean saber cómo es el todopoderoso, pues les diré…. Dios es un buen tipo, con buen sentido del humor, algo ácido para mi gusto, pero sí….un buen tipo.

05 agosto 2015

Las fases del amor.....



Y a falta de consola no me quedara otra cosa más que derramar mis frustraciones y escribiré sobre la sarta de estupideces que traigo almacenando desde hace meses en la conciencia y alguno que otro rincón. 

Estoy en fase convaleciente aun, con días buenos y otros muy perrunos. La mujer que creo querer y digo creo porque en estos tiempos de inseguridad ya nada es seguro, como decía antes de que yo misma me interrumpiera… la mujer que creo querer está más loca que una cabra, seguramente una cabra me haría más caso que ella. 

¿Estoy sufriendo de mal de amores? Pues a veces sí y otras veces creo que no, pero resulta que sí, ya lo sabemos bien, todo es complicado porque….exactamente no lo sé. 

Hace mucho que mi raciocinio me dijo: Kymer es hora de marcharse, pero entonces ella lo hizo por mí, sí la cabra…digo la mujer o lo que sea. Meses después y la cabr@#a digo la mujer cabra o como sea, regreso. He de reconocerle que penetra mejor que la humedad y cuando menos lo esperas ya tienes un moho épico encima. 

Tengo un poder de atracción más fuerte que un imán para las cabras locas, digo…bueno ya me entendieron. Siempre es el mismo patrón: 

Fase 1 soy un encanto y todo es perfecto. 

Fase 2 la química se palpa como la brisa en una peli de terror y el amor fluye como agua de lluvia en alcantarilla en época de invierno. 

Fase 3 se desata una crisis en su vida, llámese familiar, existencial, laboral o lo que sea y ahí esta Kymer escuchando toda sarta de estupideces a las dos de la mañana. Ya no hay tiempo para romance, siempre están agotadas y agobiadas en su microcosmos de desolación. 

Fase 4 hay días buenos, de mucho romance y dulzura, con pródromos de que llegaremos a la siguiente fase, en un intento de que esta vez sí funcione me sigo esforzando, pero sus personalidades dementoras (si esos que absorben la alegría de los demás y aparecen en los libros de Harry Potter) no les permiten avanzar más allá. 

Fase 5 soy honesta les digo que la relación no funciona para mí, que les deseo buena vida y buena vibra. A veces termina de forma pacífica y otras con reclamos. 

Fase 6 pasa el tiempo y reaparecen como muertos vivientes, quieren ser amigas pero después pasan al te extraño y al no quiero perderte. 

Fase 1… ¿Es necesario que explique que todo se repite en un círculo o ya me entendieron? 

Ahora mismo estoy en una fase distinta y jamás explorada por mí, una en la que me encuentro sola aunque no por mucho tiempo, una fase en la que creo amar a una mujer que está más loca que una cabra. Una fase en la que camino en una dirección diferente e intento romper los viejos esquemas del amor.

04 agosto 2015

Enigma resuelto...





Creí que ya había logrado superar esta manía de aparecerme en este rincón y quejarme como solo yo sé hacerlo, todo marchaba más o menos bien (mentira, he lidiado con una depresión tremenda que me mantuvo entretenida por un tiempo) hasta que se me tostó la consola de vídeojuegos y me quede a medio triunfo de llevar a Batman a enfrentarse con Enigma. 

Y hablando de acertijos, ¿Qué se supone que debo de hacer cuando una paciente me envía una invitación de Facebook? 

Inserto aquí pausa de dos horas, misma en la que me chuten varios vídeos tutoriales para desarmar consolas y sacar discos atascados. Si pusiéramos más atención a nuestro entorno encontraríamos la respuesta a toda nuestras dudas, por ejemplo hoy termine de comprender porque lo mío no era ser cirujana. 

Desarme la consola, saque el videojuego y cuando lo arme todo de nuevo me doy cuenta que me sobraron piezas y no solo eso, antes del rescate de Batman la consola daba señales de agonía, hacia como que quería arrancar y del foco rojo pasaba al amarillo sin llegar al verde (que es el que todos queremos ver), ahora la cosa esta totalmente muerta.

Imagíneme usted sacándole los intestinos en la mesa de operaciones a un pobre cristiano y resulta que ya cuando todo está cerrado y listo nos damos cuenta que se nos quedó un riñón afuera y unas cuantas piececillas que no sabemos de donde salieron y para colmo aquello que entro haciendo ruidillo ahora no arranca. 

En fin, regresando al misterio de la invitación de amistad de la paciente que esta re-buena…ejem me resbale muy feo, bueno soy mortal y tengo ojos ¿qué pasa? 

Primer punto, mi cuenta no está accesible para que me encuentre cualquiera, solo pueden contactarme si acaso los amigos en común de mis amigos. Segundo punto, no tengo amigos en común con esta mujer. Tercer punto, esta guapa y es muy simpática. Cuarto punto, no sean mal pensados, -hasta acá me encandilo tanta sonrisa colmilluda- la chica tiene una familia con hijo incluido. Quinto punto ¿porque quiere mi amistad? Bueno sí, soy un encanto de mujer, lo sé. Sexto y último punto, ya decía yo que el universo haría una de las suyas conmigo –por 5ta vez en este día- al parecer es una fanática religiosa, de esas que ponen pensamientos y fotos del comisionado en turno a cuidar el rebaño posando con cara de me hizo daño la leche. 

En cuestiones de amistades virtuales soy difícil y selectiva, para muestra la solicitud de amistad de la mismísima Ma-Kymer que permanece estática en la charola de ofrecimientos de mi cuenta de Facebook U_U